«Un año y un día»: Elizabeth Siddal; poema y análisis


«Un año y un día»: Elizabeth Siddal; poema y análisis.




Un año y un día (A Year and a Day) es un poema prerrafaelita de la modelo y escritora inglesa Elizabeth Siddal (1829-1861), compuesto en 1855.

Un año y un día, probablemente uno de los mejores poemas de amor de Elizabeth Siddal, fue escrito durante el auge de su relación sentimental con Dante Gabriel Rossetti; sin embargo, en él se advierten todas las características de una melancolía irreversible.

Algunos especulan que Elizabeth Siddal padecía un severo cuadro de depresión clínica, habida cuenta que años después llegaría a quitarse la vida bebiendo una dosis letal de láudano; no obstante, su obra poética trasciende aquel estado de angustia permanente, de alienación, de inestabilidad, y participa de las más exquisitas joyas de la poesía prerrafaelita.



Un año y un día.
A Year and a Day, Elizabeth Siddal.

Lentos días han pasado haciendo un año,
Lentas horas que hacen un día,
Desde que tomé a mi dulce primer amor
Y lo besé a la manera antigua;
Las verdes hojas acariciaron mis mejillas,
Querido Cristo, en este mes de mayo.

Reposo entre la erguida y húmeda hierba
Que se arquea encima de mi cabeza,
Cubriendo mi rostro perdido,
Cobijándome en ese lecho
Con ternura y amor,
Como la hierba sobre los muertos.

Oscuros espectros de un mal desconocido
Flotan sobre mi mente cansada;
Las informes visiones de mi vida
Pasan como un tren fantasmal;
Algunas corren por mis mejillas,
Penosas lágrimas que caen como rocío.

Una sombra descansa sobre la hierba
Y se posa a mis pies;
Un nuevo rostro aparece entre mis manos.
Querido Cristo, si pudiese llorar mi desdicha
Para que el silencio caiga sobre las hojas de estío
Mientras saludo a este nuevo rostro mío.

Sin embargo, no es sino la memoria
De algo que he visto
En un verano de ensueño,
Entre los verdes tallos pequeños:
El rostro de aquel dulce amor,
Que extraño y lejano parece.

El río siempre corre
Entre mis sábanas de césped,
Las voces de un millar de aves
Que cantan sobre mi cabeza,
Me traerán un triste sueño
Cuando este sueño triste haya muerto.

El silencio cae sobre mi corazón
Y agita todo su dolor.
Estiro mis brazos en el pasto largo
Y vuelvo a dormir,
Vacía de todo amor, de vida,
Como una espiga vencida.


Slow days have passed that make a year,
Slow hours that make a day,
Since I could take my first dear love
And kiss him the old way;
Yet the green leaves touch me on the cheek,
Dear Christ, this month of May.

I lie among the tall green grass
That bends above my head
And covers up my wasted face
And folds me in its bed
Tenderly and lovingly
Like grass above the dead.

Dim phantoms of an unknown ill
Float through my tired brain;
The unformed visions of my life
Pass by in ghostly train;
Some pause to touch me on the cheek,
Some scatter tears like rain.

A shadow falls along the grass
And lingers at my feet;
A new face lies between my hands —
Dear Christ, if I could weep
Tears to shut out the summer leaves
When this new face I greet.

Still it is but the memory
Of something I have seen
In the dreamy summer weather
When the green leaves came between:
The shadow of my dear love’s face —
So far and strange it seems.

The river ever running down
Between its grassy bed,
The voices of a thousand birds
That clang above my head,
Shall bring to me a sadder dream
When this sad dream is dead.

A silence falls upon my heart
And hushes all its pain.
I stretch my hands in the long grass
And fall to sleep again,
There to lie empty of all love
Like beaten corn of grain.


Elizabeth Siddal (1829-1862)




Más poemas góticos. I Poemas de Elizabeth Siddal.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de Elizabeth Siddal: Un año y un día (A Year and a Day), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de John Clare.
Relato de Henry Kuttner.
Poemas de John Clare.

Mitos y leyendas.
Cuentos de Charles Dickens.
Relato de E.T.A. Hoffmann.