Paranormal: ¿Energía Residual o entidades inteligentes?


Paranormal: ¿Energía Residual o entidades inteligentes?




En teoría, existen dos tipos de fenómenos paranormales: aquellos producidos por entidades inteligentes, con distintos niveles de consciencia sobre el entorno, y los que se producen como consecuencia de la Energía Residual (ver: ¿De qué están hechos los espíritus?)

En este tipo de fenómenos no hay una entidad, espíritu o fantasma presente, sino más bien impresiones de energía, una huella residual, si se quiere, capaz de producir cierta actividad en determinados lugares. La Energía Residual generalmente queda impregnada como consecuencia de un evento traumático, como si se tratara de una grabación estancada en el tiempo y el espacio, que se repite a intervalos regulares, por ejemplo, a determinada hora del día (ver: El verdadero significado de los fantasmas)

Probablemente hayas escuchado historias sobre fantasmas o apariciones en lugares específicos (ver: Espíritus y «ambientes cargados»). Estos son ejemplos clásicos de Energía Residual, donde la huella energética grabada por un evento específico se repite una y otra vez a la hora y en el lugar donde se produjo en primer lugar. El evento orginal, entonces, se bloquea en una repetición regular, como un bucle; por lo tanto, los ruidos extraños y otras ocurrencias se producirán de manera bastante predecible.

Hay muchos tipos de apariciones inteligentes y conscientes, de las cuales hemos hablado extensamente en El Espejo Gótico (ver: ¿Los fantasmas saben que están muertos?), pero las Energías Residuales poseen una dinámica tan extraña, a pesar de su carácter cíclico, que resultan muy difíciles de identificar. En la antigüedad se conocía a este fenómeno como Genius Loci, o «Espíritu del Lugar», y no necesariamente tiene que ver con los difuntos. En efecto, la Energía Residual puede pertenecer a quienes vivieron, o aún viven, en determinado lugar.

Es decir que la Energía Residual siempre tiene que ver con sucesos reales, físicos o emocionales, que de algún modo han quedado grabados en el lugar. A veces esta Energía Residual puede permanecer en estado latente durante años, hasta que de repente es liberada por algo tan banal como cambiar la disposición del mobiliario, sobre todo si este es de madera (ver: ¿Los fantasmas son «grabaciones» impresas en la realidad?)

La teoría, que discutiremos más adelante, sostiene que nuestros cuerpos emiten energía, la cual va dejando una huella. Cada vez que nos sentimos felices, tristes, o experimentamos miedo, amor o rencor, creamos una pequeña huella de energía. La mayoría de las veces, su intensidad es despreciable, pero una huella de energía intensa puede durar muchos años, ya sea manifestándose regularmente o en estado de latencia, y hasta recargarse cuando eventos similares a los que la originaron se repiten en el lugar.

Es decir que la Energía Residual de un lugar puede ser agitada por los vivos cuando hacemos, decimos o sentimos algo que se encuentra en la misma vibración (ver: Experiencia aparicional: cuando sentimos que no estamos solos).

Si bien la Energía Residual puede llegar a ser peligrosa, y hasta dañar físicamente, no es inteligente ni consciente, razón por la cual no puede comunicarse. No tiene sentimientos, voluntad propia, y no tiene control sobre nada de lo que produce. De hecho, la Energía Residual es como un reflejo activado por las personas vivas. No necesariamente son energías negativas. Las Energías Residuales pueden sentirse como amigables, hostiles o neutrales, dependiendo de los eventos que las hayan originado.

Una buena forma de reconocer que un fenómeno paranormal es producido por Energía Residual, además de identificar su carácter repetitivo, es la ausencia de una naturaleza engañosa. Es decir, no muestra ningún signo de inteligencia, y menos aún de consciencia de su entorno. Los eventos solo se repiten, como un video en bucle, pero eso no ayuda demasiado para entender la causa, precisamente porque el evento puede ser completamente ilógico y carente de cualquier significado.

Muchos investigadores paranormales afirman que pueden detectar los campos eléctricos creados por fantasmas o entidades; y si bien es cierto que los procesos metabólicos de cualquier organismo vivo generan corrientes eléctricas de muy bajo nivel, esto no puede aplicarse a lo paranormal. Si el organismo muere —una persona, digamos—, la energía electromagnética se detiene porque su fuente ha dejado de producirla, al igual que una bombilla que se apaga cuando se corta el suministro de energía eléctrica.

Es decir que la mayor parte de la «energía» que deja una persona muerta tarda años en volver a entrar en el medio ambiente, el resto se disipa poco después de la muerte y realmente no podría detectarse años más tarde con estos populares dispositivos utilizados por los investigadores paranormales. Detectar un campo eletromagnético no significa que este sea producido por un fantasma, ni siquiera por Energía Residual. Quienes utilizan estos dispositivos demuestran tener tan poco conocimiento sobre lo paranormal como escasa comprensión de la ciencia básica.

La Energía Residual se puede comparar mejor con una especie de eco que representa un evento que ha tenido lugar en el pasado. Uno no puede comunicarse activamente con este evento, y de ahí que sea relativamente difícil determinar si un evento paranormal es consecuencia de Energía Residual o de una entidad inteligente. En otras épocas, los médiums hacían ciertas preguntas para determinar la inteligencia de una entidad. Si no había respuesta, o esta estaba completamente fuera de contexto, se creía que se trataba de Energía Residual, pero no se puede ser concluyente al respecto. Hay entidades engañosas capaces de disimular su presencia si así lo desean.

Si bien los fenómenos paranormales producidos por Energía Residual son algo difíciles de describir, son muy comunes; mucho más que la presencia de una entidad inteligente. Este tipo de impresiones psíquicas varían en su carga, de manera tal que pueden manifestarse de forma casi imperceptible, a veces como una ligera sensación de inquietud o miedo, y otras mediante apariciones espectaculares pero de muy corta duración. Estos eventos pueden sentirse, verse u oírse repitiendo la misma actividad. De hecho, se cree que los típicos pasos incorpóreos, y muchos ruidos asociados a los fantasmas tienen su origen en la Energía Residual (ver: Escucho sonidos del pasado)

En el caso de las apariciones también puede determinarse fácilmente si se trata de Energía Residual o de una entidad inteligente: la actividad paranormal se repite, sin interacción o respuesta al entorno actual. El espíritu de la persona sencillamente no está ahí, pero sí su huella, como una fotografía congelada en el tiempo; de manera tal que no hay conexión alguna con el presente.

Las entidades inteligentes siempre están relacionadas con el presente. Son conscientes del entorno, y pueden comunicarse o interferir con los vivos. Este tipo de manifestaciones siempre tienen una intención, aunque se expresen de forma caótica de acuerdo a nuestra lógica. Las entidades inteligentes también pueden tener un comportamiento repetitivo, generalmente reviviendo recuerdos o eventos traumáticos, pero tienden a llamar la atención de las personas vivas: ocultar objetos, puertas que se abren y cierran, ruidos extraños, bruscos cambios de temperatura, perturbación de dispositivos eléctricos, son ejemplos de entidades inteligentes que están tratando de llamar la atención de alguien para comunicarse con ella (ver: Un espíritu está tratando de comunicarse conmigo)

La Energía Residual no tiene estas variaciones, y habitualmente se libera o se activa de la siguiente forma:

a- Las apariciones son como imágenes en movimiento, normalmente en los mismos lugares, por ejemplo, sentadas en el mismo sillón o caminando por el mismo pasillo, y siempre haciendo el mismo movimiento una y otra vez. Parecen no notar a las personas vivas que los rodean (ver: Parásitos astrales y las «malas energías»)

b- Son comunes los sonidos extraños, como pasos, voces y golpes aleatorios (ver: Un golpe: «SÍ»; dos golpes: «NO»; tres golpes: «DÉJAME ENTRAR»).

c- Puede haber altos niveles de humedad en el lugar. Por alguna razón, la Energía Residual se activa más fácilmente en este tipo de ambientes (ver: Infección Astral: casas tomadas por los espíritus).

d- Los eventos no necesariamente son visuales y auditivos: a menudo se reproducen como olores que no tienen una causa aparente (ver: Entidades que se manifiestan a través del olor).

e- Los fenómenos se activan más frecuentemente durante una tormenta, temperaturas bajas y en la proximidad de fuentes de energía eléctrica, incluso en la proximidad de personas vivas.

La Energía Residual, decíamos, puede no ser causada por un evento traumático y/o violento. Ciertos lugares públicos, desde hoteles a cementerios, pueden actuar como baterías de almacenamiento, registrando impresiones que luego, a medida que pasan los años, vuelven a aparecer como si un proyector hubiera empezado a funcionar de repente. Nadie parece saber exactamente cómo podría funcionar esto, pero hay muchas teorías al respecto.

Algunas teorías proponen que la Energía Residual está de algún modo relacionada con las condiciones atmosféricas. Incluso se ha sugerido que la presión barométrica puede tener algo que ver con la brusca activación de fenómenos no inteligentes. De hecho, algunos han notado un aumento de la actividad paranormal en los meses de invierno, cuando hay más electricidad estática en el aire (ver: Los «Puntos Fríos» y los fantasmas). También podría tener algo que ver con las fases de la luna, sostienen otros. Lo cierto es que nadie lo sabe con certeza.

Hace algunas décadas, la teoría más popular era la Cinta de Piedra como posible explicación de la Energía Residual. Esta idea sostiene que ciertos materiales podrían absorber este tipo de energía emocional y luego reproducirla nuevamente más tarde al ser activada por un factor externo. Tal vez por eso la mayoría de edificios y casas embrujadas son estructuras antiguas. El principal problema con la Teoría de la Cinta de Piedra es que nadie ha explicado satisfactoriamente cómo se registra o graba la energía en un lugar determinado, o cómo la materia puede retenerla.

La Teoría de la Cinta de Piedra, es decir, la posibilidad de que algunos eventos mentales puedan proyectarse en forma de energía, grabarse en la materia, y luego reproducirse en determinadas condiciones, es atractiva, desde luego. La idea de que los elementos ambientales y físicos son capaces de almacenar rastros de pensamientos y emociones humanas abre una puerta interesante a lo paranormal, pero no hay nada concluyente al respecto. Sin embargo, si algunas palabras pueden quedar grabadas a fuego en nosotros, quizás también dejen una impresión permanente en el lugar, aunque se vuelvan inaudibles con el tiempo.

Otra teoría vincula a la Energía Residual con el agua, probablemente porque muchos sitios supuestamente embrujados están cerca de ríos, lagos, o tienen una fuente de agua subterránea cercana. Dado que el agua es un gran conductor de electricidad, quizás también pueda ser un conductor de energía paranormal, pero este tipo de silogismos rara vez tienen una base sólida. Sin embargo, algunos experimentos han demostrado que el agua reacciona a los estímulos emocionales, generando cristales de formas singulares en reacción, por ejemplo, a una plegaria o una melodía; e incluso reteniendo fragmentos despreciables de las sustancias con las que ha estado en contacto.

En cierto modo, el agua tiene memoria, y en ese caso podría ser un buen lugar para almacenar Energía Residual. No es difícil imaginar que el agua que existe dentro de los objetos cotidianos pueda tener una memoria grabada en sus moléculas. Esto funcionaría de la misma manera con la Energía Residual: es necesario que el agua se agite fuertemente durante la etapa de dilución de una sustancia, es decir, cuando el agua imprime sus recuerdos, liberando una gran cantidad de energía cinética, y hasta cargándose electromagnéticamente por este movimiento.

Pensemos por ejemplo en los experimentos de Masaru Emoto, que examinó el efecto físico de las oraciones, la música y el medio ambiente en la estructura del agua. Por ejemplo, al ser expuesta a emociones negativas, el agua se congelaba en cristales ásperos e irregulares; pero cuando se la exponía a emociones positivas, incluso música y poesía, el agua formaba cristales simétricos y más elaborados.

¿Estos experimentos pueden aplicarse al tema de las Energías Residuales?

Sería temerario afirmarlo, y absurdo negarlo de plano. Comparemos la agitación del agua en los experimentos de Emoto con un evento traumático que de algún modo agita el espacio físico. Es posible que este evento pueda dejar una huella en el agua del lugar, no solo en estado líquido, sino la que está presente en la madera, las paredes, y las personas.

Teniendo todo esto en cuenta como una posibilidad, de ningún modo como una certeza, podemos analizar de otro modo el hecho de que la mayoría de los fantasmas residuales parecen ser más activos después del movimiento causado por renovaciones o remodelaciones. Dentro de algunas estructuras, el agua puede quedar atrapada sin evaporarse, como dentro de una pared o en un mueble de madera. Tal vez el movimiento de esos objetos, o derribar una simple pared, puede liberar esta Energía Residual de formas completamente inesperadas (ver: El Cadáver Astral que tu consciencia dejará atrás)

Todo parece indicar que la Energía Residual eventualmente se desvanece con los años, como si la batería que la almacena simplemente se gastara. Y si la Energía Residual realmente está relacionada con algún tipo de memoria del agua, entonces la duración del fenómeno está directamente relacionado a la presencia de las moléculas originales grabadas o impresas. Ahora bien, las moléculas originales de agua tal vez pueden haber pasado su memoria a moléculas vecinas, pero con cada copia sucesiva se volverá menos definida, como un recuerdo que se vuelve más y más difuso (ver: Teoría del fin de la realidad: ¿los fantasmas son una falla en la programación del universo?)




Consultorio Paranormal. I Fenómenos paranormales.


Más Consultorio Paranormal:
El artículo: Paranormal: ¿Energía Residual o entidades inteligentes? fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción, enviar consultas o compartir tu experiencia, escríbenos a elespejogotico@gmail.com

2 comentarios:

Poky999 dijo...

Excelente artículo para ver el efecto de la madera en los hogares.
Quizás por ello los diseñadores prefieren evitar el exceso de madera en los hogares, en psicoanálisis es simbología de personas estrictas y rígidas con sus ideales, rechazadoras del cambio. Tal vez, por eso se propicia a la acumulación de energías negativas.

Unknown dijo...

Qué buen artículo voy qué buena página. Un saludo desde Reynosa, México!



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Libro y análisis.
Relato de Allison V. Harding.
Análisis de «La Casa Maldita» de Lovecraft.

Análisis de «Salem's Lot».
Relato de John D. Swain.
Análisis de «Dagón».