«Los arrecifes de coral»: Horacio Quiroga; poemas y relatos


«Los arrecifes de coral»: Horacio Quiroga; poemas y relatos.




Los arrecifes de coral (Los arrecifes de coral) es una antología del escritor uruguayo Horacio Quiroga (1878-1937), publicada en 1901.

El libro agrupa algunos de los cuentos de Horacio Quiroga menos conocidos —cuatro, para ser más precisos: Venida del primogénito, Jesucristo, Cuento y El guardabosque comediante—, que hasta entonces solo habían aparecido en revistas y periódicos.

Pero el rasgo más interesante de Los arrecifes de coral es que, además de sus relatos, contiene dieciocho poemas de Horacio Quiroga y alrededor de treina piezas de prosa lírica, entre los cuales vale la pena destacar: El ataúd flotante, El juglar triste, Italiana y Los crepúsculos del jardin.

Es importante señalar que Los arrecifes de coral es el primer libro de Horacio Quiroga. El autor lo dedicó a Leopoldo Lugones, cuya influencia resulta más que evidente, aunque en el libro también sobrevuela la presencia de otros poetas malditos, como Charles Baudelaire, Paul Verlaine, Catulle Mendès, y Rubén Darío; entre otros.

También es justo decir que los poemas de Horacio Quiroga en Los arrecifes de coral no son sus piezas más logradas. Se advierte en ellas a un genio todavía inmaduro, inmerso en el laberinto del decadentismo. Solo en los cuatro relatos incluídos en la colección ponen de manifiesto el verdadero maestro que vendría después.

Antes de pasar directamente al breve relato que da título al libro, compartimos un breve poema: El ataúd flotante.


Yo tenía un poco de dolor de cabeza.
En el humo azulado de la azul tetera
flotaba como un alma o una idea severa.
Tenía también —no mucho— un poco de tristeza.
Y tu alma flotaba dentro de la pieza
como un humo azulado de alma verdadera
llena de desgracia de no ser la primera
de aquel amor que creó mi eterna pereza.




Los arrecifes de coral.
Los arrecifes de coral, Horacio Quiroga (1878-1937)

Te había arrojado al mar; y en aquella noche de luna, tan propicia para los raudales de lágrimas, te ibas alejando de la orilla en el féretro en que había escondido tu cuerpo.

Avanzabas lentamente. Con el reloj en la mano, los minutos que iban tras de ti eran eternos, la medianoche estaba próxima; y bajo la gruta marina que iba a absorberte, una mortuoria claridad de basalto acogía el reflejo azulado de tu ataúd.

De pronto, la noche se oscureció y dejé de verte. Ibas a desaparecer. Entonces, levantando en las tinieblas mi brazo que oscilaba de delante hacia atrás, a guisa de faro remoto, brilló la piedra de mi sortija. Y bajo la tempestad que caía sobre nosotros, el fuego sombrío del rubí atrajo lentamente tu ataúd.


Horacio Quiroga (1793-1864)




Libros de poemas. I Libros de Horacio Quiroga.


El análisis y resumen del libro de Horacio Quiroga: Los arrecifes de coral (Los arrecifes de coral), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Concepto platónico de tierra viviente.
Antología de Thomas Carew.
Relato de Clark Ashton Smith.

Poema de Mary Coleridge.
Antología de Sara Teasdale.
Índice de poemas.