Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

La verdad detrás del mito.
Relato de E.T.A. Hoffmann.
Relato de Arthur Machen.

Poema de Dylan Thomas.
Fondos de Luis Royo.
Novela de Víctor Hugo.


«¡Embriáguense!»: Charles Baudelaire; poema y análisis


«¡Embriáguense!»: Charles Baudelaire; poema y análisis.




¡Embriáguense! (Enivrez-vous!) es un poema maldito del escritor francés Charles Baudelaire (1821-1867), publicado originalmente en la edición del 7 de febrero de 1864 de la revista Le Figaro, y luego reeditado en la antología de 1869: Pequeños poemas en prosa (Petits poèmes en prose).

¡Embriáguense!, uno de los mejores poemas de Charles Baudelaire, no es un simple elogio de la borrachera, sino de la ebriedad en un sentido más amplio: una celebración de la vida, de los excesos, de las exageraciones, y en general de todas aquellas cosas que nos obligan a asumir un comportamiento que desafíe el paso del tiempo.




¡Embriáguense!
Enivrez-vous!, Charles Baudelaire (1821-1867)

Siempre hay que estar ebrio. Todo se resume a eso: ésta es la única cuestión. Para no sentir el horrible peso del Tiempo que nos quiebra las espaldas y nos hace doblar hacia la tierra, hay que embriagarse sin descanso.

¿De qué? De vino, de poesía o de virtud, como mejor les parezca. Pero embriáguense.

Y si, a veces, sobre los escalones de un palacio, sobre la verde hierba de una zanja, en la soledad huraña de su cuarto, con la ebriedad ya atenuada o desaparecida, ustedes se despiertan y le preguntan al viento, a la ola, a la estrella, al pájaro, al reloj, a todo lo que huye, a todo lo que gime, a todo lo que rueda, a todo lo que canta, a todo lo que habla: qué hora es; y el viento, la ola, la estrella, el pájaro, el reloj, contestarán:

«¡Es hora de embriagarse!»

Para no ser los esclavos del Tiempo, ¡embriáguense, embriáguense sin cesar! De vino, de poesía o de virtud, como mejor les parezca.


Il faut être toujours ivre. Tout est là: c’est l’unique question. Pour ne pas sentir l’horrible fardeau du Temps qui brise vos épaules et vous penche vers la terre, il faut vous enivrer sans trêve.

Mais de quoi? De vin, de poésie ou de vertu, à votre guise. Mais enivrez-vous.

Et si quelquefois, sur les marches d’un palais, sur l’herbe verte d’un fossé, dans la solitude morne de votre chambre, vous vous réveillez, l’ivresse déjà diminuée ou disparue, demandez au vent, à la vague, à l’étoile, à l’oiseau, à l’horloge, à tout ce qui fuit, à tout ce qui gémit, à tout ce qui roule, à tout ce qui chante, à tout ce qui parle, demandez quelle heure il est ; et le vent, la vague, l’étoile, l’oiseau, l’horloge, vous répondront: «Il est l’heure de s’enivrer! Pour n’être pas les esclaves martyrisés du Temps, enivrez-vous; enivrez-vous sans cesse! De vin, de poésie ou de vertu, à votre guise»


Charles Baudelaire (1821-1867)




Poemas góticos. I Poemas de Charles Baudelaire.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de Charles Baudelaire: ¡Embriáguense! (), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios: