Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Edgar Allan Poe.
Poema de Robert Herrick.
Libro prohibido.

Poema de Robert Browning.
Relato de W.H. Hodgson.
Poema de John Keats.


El Señor Oscuro: H.P. Lovecraft y la tradición mágica tifoniana

El Señor Oscuro: H.P. Lovecraft, Kenneth Grant y la tradición mágica tifoniana (The Dark Lord: H.P. Lovecraft, Kenneth Grant, and the Typhonian Tradition in Magic) es un libro prohibido del investigador Peter Levenda -autor de Fuerzas siniestras: el grimorio de la política americana (Sinister Forces: A Grimoire of American Political)-, publicado en 2013.

El Señor Oscuro examina la vida y obra de uno de los ocultistas más afines al pensamiento de Aleister Crowley, Kenneth Grant, quien descubrió, o creyó descubrir, un universo escondido detrás de los materiales fundamentales que Aleister Crowley bautizó como El Eón de Horus (Aeon of Horus).

Este universo paralelo no solo atraviesa el esoterismo propiamente dicho, por ejemplo, en la obra de Jack Parsons: El libro de Babalon (The Book of Babalon) o de Austin Osman Spare: El libro del placer: psicología del éxtasis (The Book of Pleasure: Psychology of Ecstasy); sino los relatos de terror de uno de los autores más influyentes de su tiempo: 

H.P. Lovecraft.

El Señor Oscuro debate acerca de una posibilidad inquietante: que el Necronomicón de H.P. Lovecraft sea algo más que una elaborada y horrorosa pieza de ficción.

Para ello, este libro maldito compara las obras de H.P. Lovecraft y Kenneth Grant; sus temas, sus conceptos, sus manifestaciones del principio del mal en el universo, gestando una nueva forma de concebir a los Mitos de Cthulhu.

En este contexto, El Señor Oscuro facilita una hipótesis muy interesante, que de hecho no se aleja en absoluto de una teoría psicológica del mal y sus influencias

H.P. Lovecraft, los Mitos de Cthulhu y, principalmente su libro apócrifo por excelencia, el Necronomicón, son menos una ficción que la visión de un hombre sobre el horror absoluto que vaga, o duerme, en la oscuridad del cosmos.

De ninguna forma se estima que H.P. Lovecraft sea una especie de profeta, tal como lo es para la Orden Tifoniana; sino un artista capaz de percibir el principio del Mal y establecerlo como la fuerza motora de su obra.

Para probar que este principio realmente existe, es imprescindible encontrar distintas manifestaciones. Para ello, El Señor Oscuro compara las obras de Kenneth Grant, H.P. Lovecraft y Aleister Crowley, encontrando convergencias realmente insospechadas; como si una misma visión, un mismo principio, inalterable en sí mismo, se desarrollara alternativamente a través de la imaginación de los hombres.

Si el Mal, el Horror Absoluto, pudiese percibirse siquiera de forma velada, ¿cómo trasmitiríamos ese encuentro?

Es lógico pensar que el ocultista de pura raza, como Kenneth Grant o Aleister Crowley, se sirvieran de él para forjar un sistema místico; y que un autor, como H.P. Lovecraft, se apoyara en él para dar rienda suelta al miedo más atávico de todos: el miedo a lo desconocido.


Más libros prohibidos. I Más sobre H.P. Lovecraft.


Más literatura gótica:
El resumen del libro: El Señor Oscuro: H.P. Lovecraft, Kenneth Grant y la tradición mágica tifoniana (The Dark Lord: H.P. Lovecraft, Kenneth Grant, and the Typhonian Tradition in Magic) fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com