Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Consejos de un boticario medieval.
Relato de Lord Dunsany.
Obras completas de Robert H. Benson.

Misterios.
Relato de M.R. James.
Obras completas de Gustav Meyrink.


Ogros


Ogros.

Continuamos nuestro peregrinaje mitológico persiguiendo a una de las criaturas más nombradas y menos conocidas del bestiario universal: los Ogros.




Si tomásemos todas las historias sobre Ogros podríamos definirlos en los siguientes términos:

Un Ogro es un inmenso, cruel y ávido monstruo de características humanoides. Su hábitat natural es el cuento de hadas, aunque se presume un pasado más ominoso. Se alimentan de carne humana, viva, cuando la consiguen. Al igual que los Trolls, han pasado a engrosar nuestra lengua, y muchas otras, para definir a alguien embrutecido, tosco, y de tendencias ermitañas.

La primera mención a los Ogros es de Chrétien de Troyes, y proviene del poema romántico del siglo XII: Perceval, la historia del Grial (Perceval, le conte du Graal).


Y está escrito que él volverá
a todos los reinos de Logres,
conocido como la tierra de ogros,
y los destruirá con la lanza.

Et s'est escrit que il ert ancore
que toz li reaumes de Logres,
qui ja dis fu la terre as ogres,
ert destruite par cele lance.


Los Ogros de este poema tal vez sean a los ogros mencionados por Geoffrey de Monmouth en su Historia de los Reyes de Britania (History of the Kings of Britain), donde se los ubica como los primeros habitantes de britania, mucho antes de los primeros asentamientos humanos, relacionándolos con los gigantes Gog y Magog, tal vez con el río Oiagros, padre de Orfeo.

Pero la palabra "Ogro", en aquellos tiempos, era un refinamiento literario. Recién adquirió popularidad de la mano de dos gigantes de la literatura francesa: Charles Perrault (1628–1703) y Marie-Catherine Jumelle de Berneville, Condesa de Aulnoy (1650–1705). Otros, menos inclinados por la teoría literaria, vociferan que los Ogros provienen de la palabra Hongrois, que significa "húngaros", pueblo al que se le atribuía una naturaleza bestial. Pero la palabra siguió su camino, como siempre, ignorando las especulaciones de los sabios. En Italia, por ejemplo, Giambattista Basile (1575–1632) -uno de los primeros recopiladores de La Bella Durmiente- utilizó una versión napolitana: Uerco, y, en ocasiones, Orco (nombre que hace sonar las campanas de todo lector de Tolkien), y se ramificó implacablemente de la mano de Ludovico Ariosto.

El propio J.R.R. Tolkien utilizó la palabra Ogro en El Hobbit (The Hobbit), mostrándolos como descomunales criaturas que se lanzan rocas en la ladera de un monte. Bilblo los vé y toma nota mental sobre ellos, pero ni la historia, ni Bilblo, quizá, volvieron a preocuparse de ellos.

En Francia, casi por regla general, se descarta el origen latino o anglosajón de la palabra Ogro, incluso hay quienes proponen que el mito de los Ogros proviene, en realidad, de una ficcionalización de los crímenes perpetrados por el abominable Gilles de Rais, aunque esta conjetura disparatada no merece mayores análisis.

El mejor camino, y el más acertado, para desentrañar la esencia íntima de un mito, es utilizar las herramientas que nos provee la lingüística. Desandar el camino de las evoluciones gramaticales y fonéticas es un verdadero viaje en el tiempo, con las conveniencias, a menudo tristes, de todo viaje que se realiza con la mente.

Viajemos entonces.


De Francia nos quedamos con las palabras Ogre, de Chrétien, y el Hogres, usado en las primeras versiones francesas de las Mil y Una Noches, con la intención de describir a un gigante devorador de hombres. Si nos desviamos hacia oriente, vemos la versión bizantina Ogur, una voz despectiva hacia los húngaros. Más cerca, el Orcus latino, con implicaciones más poéticas que prácticas. De todos los caminos posibles el indicado es el que provee el inglés antiguo Orcneas, usado en Beowulf aunque con un pasado seguramente más prolífico. Esta versión de los Ogros está íntimamente relacionada con la raíz indoeuropea Orc, cuyo significado, hipotético, por cierto, tiene relación con lo aberrante, lo antinatural, lo que proviene de las esferas más densas del horror ancestral.

Hombres más sabios que nosotros aseguran que la palabra Ogro define un temor cambiante, un horror que adquiere distintas formas, todas infernales, pero con un vértice comprensible unívoco, para todos los que han temblado en la oscuridad. Los Ogros son, en definitiva, algo que cambia, un viejo y descascarado jirón del averno que muta constantemente, una máscara, si se quiere, del verdadero espanto que se esconde tras los párpados cerrados.

Aelfwine.



El artículo: Ogros fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios: