«La ventana»: Henry Van Dyke; poema y análisis


«La ventana»: Henry Van Dyke; poema y análisis.




La ventana (The Window) es un poema del escritor norteamericano Henry Van Dyke (1852-1933), publicado en la antología de 1904: Música y otros poemas (Music and Other Poems).

La ventana es, sin lugar a dudas, uno de los mejores poemas de Henry Van Dyke. Sus versos exploran una de las grandes obsesiones de la poesía: la muerte.

El poema de Henry Van Dyke nos invita al interior de una oscura habitación donde un padre vela por la salud de su hija. En ese habitáculo de sombras y funestos presagios, la ventana se transforma en una especie de oráculo que confirma la angustiosa realidad de una tragedia largamente anticipada.



La ventana.
The Window, Henry Van Dyke (1852-1933)

Toda la noche, por una distante campana,
Las horas fueron pasando en la oscuridad,
Mientras los suspiros de ella se elevaron y cayeron,
Y el destello de vida que en su rostro se veía,
Parecía brillar o desvanecerse ¿Quién podría decirlo?
La ventana abierta en la habitación,
Con un fuego de luz dorada,
En las sombras fue hundiéndose,
Como un ojo escrutando la Noche.

¿Qué ves en la Oscuridad, pequeña ventana, y porqué temes?
Veo al jardín cubierto por las formas del miedo.
Frágiles y pálidos fantasmas bajo los árboles,
Balanceándose en el frío aliento nocturno,
Y bajo la frondosa sombra del laurel, la figura de la Muerte.

Las dulces, claras notas del ave vespertina,
Nos hablaron del paso de la Oscuridad;
Tal vez mi amor las haya oído,
Pues en sueños pareció sonreír,
Mientras el rayo del naciente amanecer
Habló de esperanza sin palabras,
Hasta que el esplendor del este palideció
La luz de la lámpara, ahogándola;
Y la ventana abierta lentamente giró
Hacia el interior, desde el ojo de la mañana.

¿Qué ves en el cuarto, pequeña ventana, que hace que brilles majestuosa?
Veo que la niña duerme sobre la almohada, suave y blanca,
Con el rosa de la vida sobre los labios, y el aliento vital sobre el pecho,
Y los brazos de Dios sobre ella, mientras plácidamente descansa.

All night long, by a distant bell,
The passing hours were notched
On the dark, while her breathing rose and fell,
And the spark of life I watched
In her face was glowing or fading, -who could tell?-
And the open window of the room,
With a flare of yellow light,
Was peering out into the gloom,
Like an eye that searched the night.

Oh, what do you see in the dark, little window, and why do you fear?
"I see that the garden is crowded with creeping forms of fear:
Little white ghosts in the locust-tree, that wave in the night-wind's breath,
And low in the leafy laurels the larking shadow of death."

Sweet, clear notes of a waking bird
Told of the passing away
Of the dark, -- and my darling may have heard;
For she smiled in her sleep, while the ray
Of the rising dawn spoke joy without a word,
Till the splendor born in the east outburned
The yellow lamplight, pale and thin,
And the open window slowly turned
To the eye of the morning, looking in.

Oh, what do you see in the room, little window, that makes you so bright?
"I see that a child is asleep on her pillow, soft and white,
With the rose of life on her tips, and the breath of life in her breast,
And the arms of God around her as she quietly takes her rest."


Henry Van Dyke (1852-1933)




Más poemas góticos. I Poemas de Henry Van Dyke.


Más literatura gótica:
El análisis, resumen y traducción al español del poema de Henry Van Dyke: La ventana (The Window), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Y la historia del Espíritu Guardián de los cementerios.
Antología de Gustav Meyrink.
Ensayo de Robert Louis Stevenson.

Primer relato de exorcismos de la historia.
Obras completas de A.C. Doyle.
Poema de Mary Frye.