«Caronte»: Lord Dunsany; relato y análisis


«Caronte»: Lord Dunsany; relato y análisis.




Caronte (Charon) es un relato fantástico del escritor inglés Lord Dunsany (1878-1957) publicado en la antología de 1915: Cincuenta y un cuentos (Fifty-One Tales) —donde también aparecerían: El sueño del rey Karna-Vootra (The Dream of King Karna-Vootra), Solo los inmortales (Alone the Immortals) y Cómo el enemigo llegó a Thlurana (How the Enemy Came to Thlūnrāna)—, cuya influencia se extendería a autores de la talla de J.R.R. Tolkien y H.P. Lovecraft.

Caronte, uno de los mejores cuentos de Lord Dunsany, hace referencia a uno de los personajes más desdichados de la mitología griega.

Los olímpicos le asignaron una tarea agotadora: cruzar incesantemente la laguna Estigia con su bote para transportar las almas de los muertos que al Hades.

Una y otra vez el fatigado Caronte toma sus remos a lo largo de incontables milenios; millones de personas han realizado su viaje final hacia el descanso eterno, mientras que él, con los brazos destrozados por el esfuerzo, está privado de todo reposo... hasta que por fin sucede lo imposible: el último hombre de la Tierra sube a bordo.



Caronte.
Charon, Lord Dunsany (1878-1957)

Caronte se inclinó hacia delante y remó. Todas las cosas del mundo eran una con su infinito cansancio.

Para él, la cuestión no se reducía a simples años o siglos, sino a ilimitados flujos de tiempo, y a una antigua pesadez y a un punzante dolor en los brazos, que se habían convertido en parte de un laberinto creado por los dioses y en un pedazo de Eternidad.

Si los dioses le hubieran enviado siquiera un viento contrario esto habría dividido todo el tiempo en su memoria en dos fragmentos iguales.

Tan grises resultaban las cosas donde él estaba, que si alguna luminosidad se demoraba entre los muertos, en el rostro de alguna reina como Cleopatra, sus ojos no podrían percibirla.

Era extraño que actualmente los muertos estuvieran llegando en tales cantidades. Llegaban de a miles cuando acostumbraban a llegar de a cincuenta. No era la obligación ni el deseo de Caronte considerar el porqué de estas cosas en su alma sombría. Caronte sólo se inclinaba hacia adelante, y remaba.

Entonces nadie arribó a sus costas por un tiempo. No era usual que los dioses no enviasen a nadie desde la Tierra; pero claro, los Dioses saben.

Entonces un hombre llegó solo. Y una pequeña sombra se sentó estremeciéndose en una playa solitaria y el gran bote negro zarpó. Sólo un pasajero; los dioses saben. Y un Caronte enorme y abatido remó y remó junto al pequeño, silencioso y tembloroso espíritu.

Y el sonido del río era como un poderoso suspiro lanzado por Aflicción, en el comienzo, entre sus hermanas, y que no pudo morir como los ecos del dolor humano que se apagan en las colinas terrestres, sino que era tan antiguo como el tiempo y el dolor en los brazos de Caronte.

Entonces, desde el gris y tranquilo río, el bote se materializó en la costa de Dis y la pequeña sombra, aún estremeciéndose, puso pie en tierra, y Caronte volteó el bote para dirigirse fatigosamente al mundo. Entonces la pequeña sombra habló, había sido un hombre.

«Soy el último», dijo.

Nunca nadie había hecho sonreír a Caronte, nunca nadie lo había hecho llorar.

Lord Dunsany (1878-1957)



Caronte: Lord Dunsany (lectura)



Más relatos de Lord Dunsany. I Relatos góticos.



Más literatura gótica:
El resumen y análisis del relato de Lord Dunsany: Caronte (Charon) fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

JeffShadesofMay dijo...


¡Me encantó! En especial el contraste de emociones del final.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de August Derleth.
Antología de Alphonse Daudet.
Relato de Clark Ashton Smith.

Concepto platónico de tierra viviente.
Antología de Thomas Carew.
Índice de poemas.