La esposa del demonio: la mujer que se casó con el diablo


La esposa del demonio: la mujer que se casó con el diablo.




Guillemette Babin fue acusada y condenada por brujería. Durante su proceso judicial confesó, entre otros detalles escandalosos, cómo se convirtió en la favorita del Príncipe de las Tinieblas y cómo, bajo ese oscuro patrocinio, voló entre las nubes y la luna para encontrarse con sus hermanas de la noche.

Citamos literalmente la extraña confesión de Guillemette Babin:


—Al recibir la llamada de mi Señor y Dueño, la piel me comenzó a arder. Se volvió más blanca que la leche. Él me había hablado anunciando que me esperaba, y me dirigió éstas palabras:

Mendiga ayer, hoy reinarás. Juguete de los hombres, serás la amada de Satán.
Nadie como tú conocerá el placer y gemirás con espanto al amar,
recibiendo en vuestra alma el poder de destruir.



Inmediatamente, me arranqué las ropas hasta quedar totalmente desnuda. Tomé el bálsamo que mi Señor me había otorgado y unté mi cuerpo con él.

Después cerré mis ojos y me dispuse a esperar la caricia de un rayo de luna.

A los pocos minutos, cuando la luz cayó sobre mí, mi cuerpo se elevó y partió velozmente por la ventana. Llegué a las nubes en un instante y seguí cabalgando, viendo cómo otras hermanas acudían al Sabbath, procedentes de todos los rincones de la región.

Ellas gritaron, saludándome, porque en mi frente reconocieron la señal: yo era la favorita de Satanás.

Y yo respondí con carcajadas, agradeciendo la dulce envidia que sentían, enorgulleciéndome de saber que la fiesta era en mi honor.

Mi cuerpo descendió sobre un claro del bosque, dónde ya se habían reunido siete veces siete brujas y trece magos.

Satanás no estaba aún presente y su altar estaba cubierto sólo por la piel de un macho cabrío negro.

Me reuní con ellas, agradeciendo con sonrisas la falsa cortesía con la que me recibieron por ser la elegida de nuestro Señor y Amo.

Pocos minutos después llegaron todas las Hermanas. El gran Mago se adelantó entonces hacia el centro del altar y me hizo señas de que me adelantase.

Tenía en las manos un gallo negro, con cresta roja, que se agitaba sin mover las alas.

Me tendí sobre el frío altar y el mago alzó el gallo sobre mi cuerpo. Luego, mientras él entonaba las letanías satánicas, que todos coreaban con devoción, degolló al gallo y dejó que la sangre cayese por mis pechos, derramándose sobre mi vientre y mis caderas.

Entonces se oyó un tronar muy profundo y todos guardaron respetuoso silencio.

El Gran Mago anunció:

—¡El Señor acude a la cita! ¡El invencible viene a nosotros!

Un coro de voces acompañó las palabras del Mago.

Todos avanzaron brincando hacia el altar. Pasaron las manos por mi cuerpo, empapándose en la sangre todavía tibia. Después comenzaron a besarse entre ellos.

El gran mago se inclinó sobre mí y murmuró:

—Ha llegado para ti el gran momento. Ésta es vuestra hora. ¿Estás dispuesta a ser poseída por vuestro Dueño?

Apenas respondí afirmativamente, ante mis ojos se apareció el propio Satanás.

Sus ojos brillaban como tizones, y el vello que lo cubría era negro como la noche. Su aliento era ardiente y abrasó mi boca cuando me besó. Luego mis labios se cerraron y de mi garganta brotó un grito terrible.

Mi Señor me estaba poseyendo.

Sentí cómo las escamas de su sexo eran suaves y a la vez lacerantes. No grité de dolor, sino por el supremo placer que me atravesaba. Mi cuerpo se hundió en la dicha. Primero fue un estremecimiento de frío, luego de calor. Ya era suya.

Mi Amo había tomado violenta posesión de mí. Ya le pertenecía por completo. Me había penetrado bruscamente, produciendo el dolor de mil desgarramientos internos, pero a la vez me llenaba colmando todos mis vacíos, no dejando lugar más que para su presencia.

Aulló, se retorció, lanzó profundis alaridos; y yo lo imité en un eco.

Todos mis deseos se sumergieron en aquel éxtasis de goce y horror.

Cuando él me dejó, la calma volvió a mí poco a poco. Estaba extenuada y me sentía herida, pero a la vez orgullosa de haber sido el altar de mi Señor.

El rugir de las olas que me habían sepultado dejó paso a un rumor, que aún sonaba distante, pero que iba haciéndose más y más intenso a medida que me recobraba.

El gran mago vino hacia mí y me tomó de las manos, ayudándome a incorporarme; y me dijo:

—Contempla ahora a los que son ya tus siervos. Saben que eres su esposa, y te reconocerán como su reina.

Miré a mi alrededor y vi que todos, brujos y brujas, estaban abrazados, enlazados, revolcándose por el suelo.

Se unían en las formas más insólitas y prohibidas. Unas brujas copulaban entre ellas, siendo al mismo tiempo sodomizadas por los brujos. Dos de éstos se unían como perros rabiosos, besados a un tiempo por las hermanas más viejas y desdentadas, que aullaban bestialmente para que alguien las poseyera.

El mago lanzó un rugido que dominó la reunión. Todos los gemidos se apagaron. Las gargantas quedaron mudas.

Nadie osó siquiera moverse cuando él habló:

—Satán, nuestro Padre, acaba de darnos una Reina. ¡Venid y adoradle!

Recitando las letanías se pusieron en fila y vinieron hacia mí, uno tras otro.

Los brujos primero, las hermanas después.

Todos se arrodillaron para colocar las palmas de sus manos en mi cintura y luego besar el altar consagrado por aquella cópula infernal.

Docenas de ávidas lenguas me rindieron homenaje. Y yo, la Reina, sintiéndome Elegida, experimenté el privilegio de una dicha que ni las torturas ni las hogueras podrán quitarme.

Era su esposa.

Después, brujos y brujas se alejaron y partieron hacia las nubes. Abandonaron el claro del bosque. El gran mago me rindió una última pleitesía y me acompañó por los aires. Cabalgamos sobre la noche hasta regresar a mi casa.

Llegué cuando las luces del amanecer comenzaban a insinuarse en el cielo, apenas entré por la ventana, caí al suelo, desvanecida.


El sueño se ha vuelto confuso, incierto, y no sé que pensar. Nunca antes una pesadilla había dejado en mi piel trémula un recordatorio de sudores y goces inconfesables.


Ahora cuento las lunas, lentas y solitarias, hasta reunirme nuevamente con mi esposo.




Más diccionario demonológico. I Feminología: la mujer en el mito.


Más diccionario demonológico:
El artículo: La esposa del demonio: la mujer que se casó con el diablo fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

8 comentarios:

Qυïмεяα dijo...

Hola querido amigo!

Bueno, lo primero, feliz año...y disculparme por mi larga ausencia. Las cosas por aquí no tornan un cáliz más claro que el año pasado, pero aún así me acuerdo de tí. No podía olvidar tus palabras...eso nunca.

Veo que tu pequeño rincón ya no es tan pequeño. Me alegro de ver que va funcionando, tal y como desearías y tal y como te mereces. Siempre es bueno saber que existe un puente entre este mundo y el Mundo Desconocido, y me alegro de que ese puente seas tú.

He elegido esta entrada porque, una vez más, consigue evocar un viaje lejano, junto a gente lejana, en el mundo de lo Prohibido y del Olvido. Aunque sea de espectadora, conseguí ver claramente la imagen de todos aquellos que devotamente esperan a su mito. Fascinante.

Como siempre, tus palabras no pasan desapercibidas.

Una vez más te pido disculpas por mi ausencia, y sobretodo, te doy las gracias...por estar ahí.

Un beso de tu lectora y amiga.

Anónimo dijo...

Los rituales Satanicos son autenticos en el sentido protocolar.Toda esa sangre,sacrificios,altares,brujos,brujas,placer,sexo y terror.Me quedo sorprendido.

luisa dijo...

todo esto me parece facinate porque aunque todos los seres humanos nos vemos envueltos en el placer de tener sexo con alguien que no este en neustro alcanse porque aunque no lo aceptemos todos tenemos deseos sexuales porque no con alguien como el??? no?? pues ami me parece que a tener sexo entonces y lo dice una mujer que ha pasado por hombres y mujeres

honorina dijo...

Daketa satanica::::megusto todo lo que escriven felicidades atodo akel ser oscuro

Joven*Bohemio dijo...

Me encantó... es lo que estaba buscando, lo que deseaba leer, imaginar y sentir el miembro hacia la esposa del diablo... me fascino.. sin palabras.

Anónimo dijo...

:O Dio algo de miedo, a mi parecer... Es algo sumamente fuerte al imaginarlo. Amo esta pagina!
Pero esto que acabo de leer me perturbo :O jamas supe de eso...
Muchos saludos!

Anónimo dijo...

meh, hubiera usado la apariencia que tenía cuando era lindo. peludo no se vale

Anónimo dijo...

Esto es real? Teng una amiga q asegura ser la mujer del diablo,ella dice q es su destino,a mi tmbn me perturba y tng curiosidad,puede ser? Es real?



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Mitología.
Relato de Emilia Pardo Bazán.
Cuentos de Alphonse Daudet.

Origen y significado.
Relato de H.P. Lovecraft y C.M. Eddy, Jr.
Poemas de Thomas Carew.