Astartea, el ángel del infierno

Astartea, el ángel del infierno.


Astartea figura en los catálogos infernales como esposa de Astaroth.

A diferencia de su marido, proverbialmente aborrecible, Astartea es elegante y atractiva.

En su Dictionnaire Infernal, Colin de Plancy nos informa objetivamente que Astartea luce unos soberbios cuernos retráctiles, prueba contundente de su fertilidad.

Asimilada a los cultos babilónicos de Ishtar, los fenicios la colocaron al frente de los ritos venéreos y consideraron su vientre como el centro del universo.

Siguiendo esta línea mítica, el demonólogo añade que Astartea sólo tuvo dos hijos: el Deseo y el Amor.

Su matrimonio con el desdichado Astaroth puede resultar incongruente a primera vista, pero sin dudas obedece a un procedimiento hierogámico común a muchas cosmogonías. 

Si el principio masculino proporciona riquezas, es decir, aquello que se disfruta a la luz del sol; su mujer, señora de los placeres nocturnos, lo sería en cambio de la luna y sus secretos.

Esta asociación entre opuestos es acaso la más antigua intuición de la dialéctica que pueda rastrearse culturalmente. Y su presencia habitual en las parejas infernales parece confirmar la relación del diablo con la poesía y la inteligencia, si es que de hecho existe alguna diferencia entre ambas.


Más diccionario demonológico. I Demonios Femeninos.


Más mitología:
El artículo: Astartea, el ángel del infierno fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com