¿Qué pasó con las Ent-Mujeres?


¿Qué pasó con las Ent Mujeres?




¿La desaparición de las Ent-Mujeres [Ent-Wives] durante o incluso antes de la Guerra de la Última Alianza está relacionada con la aparición de los Trolls?

El razonamiento aquí sería: dado que los Orcos eran fundamentalmente Elfos corrompidos por las fuerzas oscuras, es lícito preguntarse si acaso Sauron o Morgoth esclavizaron a las Ent-Mujeres para convertirlas en Trolls en un proceso análogo de ingeniería genética [ver: Morgoth y la ingeniería genética que creó a los Orcos]

Bárbol dice que las Ent-Mujeres comenzaron a alejarse de los Ents porque les gustaba sembrar y cuidar sus jardines, mientras que los Ents preferían los bosques y preferían dejar que las cosas siguieran su curso natural. En este punto, Bárbol sostiene que las Ent-Mujeres se establecieron en una región que más tarde se convertiría en las Tierras Pardas [Brown Lands], al otro lado del Anduin, y que los Ents todavía las visitaban cuando estaban allí [ver: ¿Quién [o qué] era el Viejo Hombre-Sauce?]

También sabemos que las Ent-Mujeres, a diferencia de las Ents, interactuaron con la raza de los Hombres y les enseñaron mucho sobre el arte de la agricultura. Al parecer, ellas vivieron en paz hasta que Sauron destruyó sus jardines, tras lo cual desaparecieron. Los Ents las buscaron pero nunca las encontraron. Los Elfos, conmovidos, crearon canciones sobre el día en que los Ents y las Ent-Mujeres se encontrarían. De hecho, en El retorno del rey, Bárbol le pide a los Hobbits que no se olvidaran de enviarle un mensaje si oían alguna noticia de las Ent-Mujeres en sus tierras.

La única Ent-Mujer que conocemos con nombre propio es Fimbrethil [Wandlimb], la esposa desaparecida de Bárbol. Según su descripción, Fimbrethil era muy hermosa a sus ojos, pero ya entrada en edad, y marcada por el tiempo y el trabajo, encorvada y tostada por el sol. En la época en la que transcurre la acción de Las Dos Torres, Bárbol llevaba más de 3,000 años sin saber nada de Fimbrethil [ver: La diversidad de género en «El Señor de los Anillos»].

El propio Tolkien pasó mucho tiempo meditando qué pasó con las Ent-Mujeres, pero nunca llegó a una conclusión definitiva. De hecho, en la Carta 144 declaró:


[Creo que, de hecho, las Ent-Mujeres han desaparecido para siempre, siendo destruidas con sus jardines en la Guerra de la Última Alianza.]


Por otro lado, los Trolls fueron creados por Morgoth en la Primera Edad, mucho antes de que las Ent-Mujeres desaparecieran. Sin embargo, ¿es probable que fueran corrompidas para perfeccionar o crear una nueva raza de Trolls, ya que Morgoth evidentemente pretendía que estos fueran una burla de los Ents? Si esto es así, esta nueva raza de Trolls podría ser los Olog-Hai. Resulta significativo que estos Trolls aparecieran al final de la Tercera Edad al sur de Mirkwood, en las fronteras montañosas de Mordor, muy cerca de las Tierras Pardas. Pero realmente no hay evidencia de que los Olog-Hai fueran algo más que Trolls especialmente entrenados, de la misma manera que los Uruk-hai eran Orcos de elite. Ciertamente no hay evidencia de que los Olog-hai tengan alguna conexión con las Ent-Mujeres [ver: Gandalf y la tercera ley de Clarke: la magia como forma avazada de tecnología]

Por otra parte, en El Hobbit se dice que los Trolls regresan a la piedra de la que están hechos cuando los golpea la luz del sol. Tengamos en cuenta que El Hobbit representa una versión simplificada de la mitología de Tolkien: Morgoth no podía crear vida a partir de materia inerte, ya que nunca poseyó la Llama Imperecedera. Morgoth y Sauron solo podían transformar la vida existente en nuevas formas, corrompiéndolas. En este contexto, la procedencia de los Trolls dada en El Hobbit es simplemente la literalización de una forma de hablar, algo así como decir del polvo al polvo.

El principal testimonio sobre el destino de las Ent-Mujeres es el de Bárbol, quien sostiene que ellas se mudaron al Este. Si continuaron moviéndose en esa dirección podríamos tener que buscarlas en el lejano oriente de la Tierra Media, con el que nadie, ni siquiera Tolkien, estaba familiarizado; de modo que este camino está cerrado para nosotros.

A pesar de la respuesta aceptada anteriormente, Tolkien dejó algunas insinuaciones sobre el posible destino de las Ent-Mujers. Por ejemplo, en una conversación entre Sam Gamgee y Ted Arenas. En el primer capítulo de La Comunidad del Anillo, Sam comenta una extraña experiencia que tuvo su primo Hal:


[Pero, ¿qué pasa con estos árboles-hombre, estos gigantes, como se les podría llamar? Dicen que uno más grande que un árbol fue visto más allá de los Páramos del Norte no hace mucho. Pero este era tan grande como un olmo, y caminaba, siete metros de una zancada.]


Hal [si tomamos su testimonio seriamente] afirma haber visto un gigante arbóreo que se parecía a un olmo, no solo en tamaño sino también en apariencia real. Ciertamente parece una criatura similar a un Ent merodeando cerca de la frontera norte de la Comarca. De hecho, sabemos que esta zona no sería desagradable para los Ents. Durante el episodio de Fangorn, Merry y Pippin le cuentan a Bárbol sobre la Comarca, y este dice que a las Ent-Mujeres les hubiera gustado esa tierra. Esto, combinado con el avistamiento del primo de Sam, ha llevado a algunos a especular que las Ent-Mujeres pueden haber vivido cerca de la Comarca.

Hay muchas teorías especulativas sobre lo que vio Hal. Una de ellas es que podría haber sido una Ent-Mujer; sin embargo, estas tendían a tener una apariencia más florida y más pequeña que un olmo, y dudo que tuvieran una zancada de siete metros. Tampoco podemos descartar que Hal haya visto a un Ent buscando a las Ent-Mujeres. Siempre me pareció que el viaje de este Ent solitario, si eso es lo que era, hubiese sido toda una historia en sí misma.

Ahora bien, la idea de que los Trolls son esencialmente Ent-Mujeres mutiladas no parece posible, teniendo en cuenta que los Trolls se introdujeron mucho antes de los eventos de la Guerra del Anillo, época en la que las Ent-Mujeres desaparecieron. De hecho, los Trolls estaban presentes en la Primera Edad y ya formaban parte de los ejércitos de Morgoth. Sin embargo, esto no significa que los Trolls no sean Ents atrapados, torturados y mutilados por Morgoth en la Primera Edad.

Es importante tener en cuenta que Tolkien, en ninguna carta o nota publicada póstumamente, afirma que los Trolls sean una burla o parodia de los Ents, no explícitamente al menos. El único que hace esa afirmación es Bárbol [es asombrosa la cantidad de gente que confunde las opiniones de un personaje con las del autor], y sus declaraciones difícilmente son el final de la discusión. En los apéndices de El Señor de los Anillos, Tolkien afirma que los Trolls eran originalmente una raza comparada con las bestias en lugar de seres más sensibles como el hombre. En Mitos transformados (Myths Transformed), un capítulo de El Anillo de Morgoth (Morgoth's Ring), Tolkien nuevamente sugiere que los Trolls existían antes de que Morgoth se topara con ellos, pero que fueron manipulados para convertirlos en las criaturas con las que estamos familiarizados [ver: Sauroniano: análisis de la Lengua Negra de Mordor]

Entonces, Tolkien es explícito al afirmar que los Trolls existían por derecho propio, pero que fueron manipulados por Morgoth. No es necesario sumergirse en el laberinto de notas publicadas por Christopher para descubrir esto; de hecho, en el Apéndice F de El Señor de los Anillos se dice de los Trolls que:


[En sus comienzos, en el crepúsculo de los Días Antiguos, eran criaturas de naturaleza torpe y no tenían más lenguaje que las bestias. Pero Sauron los había utilizado, enseñándoles lo poco que podían aprender y aumentando su ingenio con la maldad.]


En una larga carta de septiembre de 1954, citada en una nota de El Anillo de Morgoth, Tolkien volvió a mencionar sus dudas sobre los orígenes de los Trolls:


[No estoy seguro acerca de los Trolls. Creo que son meras falsificaciones, y por lo tanto (aunque aquí, por supuesto, solo estoy usando elementos de la antigua creación de mitos bárbaros) regresan a meras imágenes de piedra cuando no están en la oscuridad. Pero hay otros tipos de Trolls además de estos bastante ridículos, aunque brutales, Trolls de Piedra, para los cuales se sugieren otros orígenes. Por supuesto, cuando haces hablar a los Trolls les estás dando un poder, que en nuestro mundo (probablemente) connota la posesión de un alma.]


Tolkien continúa hablando de los Trolls en Mitos transformados, y afirma que estos son similares a los Orcos en naturaleza, pero diferentes físicamente, que pueden haber sido perversiones de tipos humanos y, por lo tanto, no Ents; con lo cual podemos descartar la teoría de que las Ents-Mujeres fueron transformadas en Trolls:


[Los Elfos habrían clasificado a las criaturas llamadas trolls (en El Hobbit y El Señor de los Anillos) como Orcos, en carácter y origen, pero eran más grandes y más lentos. Parecería evidente que eran corrupciones de tipos humanos primitivos.]


Parece que el propio Tolkien no estaba seguro del origen de los Trolls. Pero una cosa de la que podemos estar seguros es que no eran Elfos mutilados, y podemos estar casi seguros de que no eran Ent-Mujeres pervertidos a través de la tortura, aunque ciertamente sí son una burla de los Ents.

Para aquellos que padecen la habitual condición de confundir las afirmaciones de un personaje con las del autor, el propio Tolkien dejó un comentario pertinente cuando respondió una pregunta sobre los Trolls en la Carta 153:


[Bárbol es un personaje de mi historia, no yo; y aunque tiene una gran memoria y algo de sabiduría terrenal, no es uno de los Sabios, y hay muchas cosas que no sabe ni comprende.]


Esto es para todos los que se apoyen en las declaraciones de Bárbol en Las Dos Torres como si fueran una especie de verdad revelada.


[Quizás no sepas lo fuertes que somos. ¿Tal vez hayas oído hablar de los Trolls? Son muy fuertes. Pero los Trolls son sólo falsificaciones, hechas por el Enemigo en la Gran Oscuridad, burlándose de los Ents, como los Orcos lo son de los Elfos.]


Bárbol claramente está tratando de de describir las similitudes en la creación de Trolls y Orcos. Además, compara a los Trolls como un intento más bien patético de aproximarse a la forma de los Ents, pero no dice que Morgoth hubiera capturado ningún Ent. Como dice Tolkien, los conocimientos de Bárbol son limitados. Por ejemplo, Bárbol no sabía qué era un Hobbit y, en general, no estaba muy al tanto de las actividades de Saruman en el patio trasero de Fangorn, razón por la cual no parece ser una fuente confiable [ver: El misterioso Anillo de Saruman]. También podría ser una hipérbole, con el paralelo de los Orcos-Elfos sirviendo para reforzar el punto de que los Trolls fueron creados como una contraparte de los Ents, pero no necesariamente creados a partir de los Ents.

Además, podemos convenir que Bárbol era un poco... hablador [o al menos mucho más locuaz que la mayoría de los Ents]. Suele usar muchas hipérboles y metáforas, y, como explicó Tolkien, no era necesariamente sabio en cuestiones que excedían las preocupaciones naturales de los Ents.

Otro punto que resulta importante aclarar es la falsa concepción que se tiene sobre el aspecto de los Ents. En primer lugar, eran mucho más humanoides de lo que se piensa comúnmente [es mejor sacarse de la cabeza todo lo que hayamos visto en las películas de Peter Jackson]. Bárbol [en esto podemos darle crédito ya que habla de su propia raza] comparó la similitud entre los Ents y sus árboles con los pastores y sus ovejas en Las Dos Torres:


[Las ovejas se vuelven como los pastores y los pastores como las ovejas, se dice; pero lentamente. Es más rápido y más cercano con árboles y los Ents.]


Bárbol aclara que estas similitudes podrían haberse vuelto más pronunciadas para los Ents y sus árboles. Esto sugeriría que eran, en su mayoría, humanoides, aunque se parecían a árboles. En segundo lugar, mientras que la piel de Bárbol se describe como una corteza [bark-like], también se describe explícitamente como suave, como la piel humana:


[Era difícil decir si estaba revestida con cosas como corteza verde y gris, o si esa era su piel. De todos modos, los brazos, a poca distancia del tronco, no estaban arrugados, sino cubiertos de una piel lisa y marrón.]


En tercer lugar, los Ents se describen [repetidamente] como algo parecido a un Troll:


[Descubrieron que estaban mirando un rostro de lo más extraordinario. Pertenecía a una figura grande, parecida a un hombre, casi a un Troll, de al menos catorce pies de altura, muy robusta, con una cabeza alta y casi sin cuello.]


Además, los Ents poseen fëar y, como tales, son seres sintientes. Si esto afecta su reproducción es una incógnita. Pero está claro que tienen libre albedrío y, en este contexto, lo más probable es que no se reproduzcan a través de los medios pasivos que uno esperaría de un árbol.


[Todos tienen su valor —dijo Yavanna—. Pero los Kelvar pueden huir o defenderse, mientras que los Olvar que crecen no pueden. Y entre estos tengo a los árboles entre los más queridos. Lentos en el crecimiento, rápidos serán en la tala, y a menos que paguen tributo con fruta sobre rama, poco se lamentará su muerte. ¡Ojalá los árboles hablaran en nombre de todas las cosas que tienen raíces y castiguen a quienes les hacen daño!]

Manwë responde:

[Este es un pensamiento extraño —dijo Manwë—. Oh Kementári, Eru ha hablado, diciendo: ¡He aquí! Cuando los Niños despierten, entonces el pensamiento de Yavanna también despertará, y convocará espíritus de lejos, y ellos irán entre los Kelvar y los Olvar, y algunos morarán allí, y serán tenidos en reverencia, y su justa ira será temida. El Silmarillion, Capítulo 2: De Aulë y Yavanna]


En resumen, Tolkien no proporciona una respuesta definitiva sobre el destino de las Ent-Mujeres dentro de la historia. Sin embargo, comentó sobre el asunto en varias cartas, y aunque tuvo cuidado de decir creo y no lo sé, el tono de estos comentarios es en general pesimista. Además, Tolkien no parece haber cambiado de opinión con el tiempo. Lo siguiente fue escrito en 1954 [antes de la publicación de El Señor de los Anillos] en la Carta 179:


[Lo que les sucedió (a las Ent-Mujeres) no se resuelve en este libro. Creo que, de hecho, las Ent-Mujeres desaparecieron para siempre, siendo destruidas con sus jardines en la Guerra de la Última Alianza (Segunda Edad 3429-3441) cuando Sauron siguió una política de tierra arrasada y quemó sus territorios contra el avance de los Aliados por el Anduin. Sobrevivieron solo en la agricultura transmitida a los hombres (y hobbits). Algunas, por supuesto, pueden haber huido al Este, o incluso haberse convertido en esclavas. Si alguna sobreviviera, de hecho estaría muy alejada de los Ents, y cualquier acercamiento sería difícil, a menos que la experiencia de la agricultura industrializada y militarizada las hubiera vuelto un poco más anárquicas. Eso espero. No lo sé.]


Nótese que la referencia a la «política de tierra arrasada» de Sauron hace que la destrucción de las tierras donde vivían las Ent-Mujeres parezca un asunto mucho más serio, deliberado y estratégico en términos militares de lo que es evidente en la historia principal, en la que Bárbol simplemente dice que «la guerra había pasado por allí».

La siguiente referencia sobre la canción del Ent y la Ent-Mujer recitada por Bárbol a Merry y Pippin fue escrita en 1972, el último año de vida de Tolkien, en la Carta 419:


[En cuanto a las Ent-Mujeres, no lo sé. Pero creo que en Las Dos Torres está claro que, para los Ents, no habría una reunión en la historia, pero los Ents y sus esposas, siendo criaturas racionales, encontrarían algún paraíso terrenal al final de este mundo: más allá del cual ni siquiera la sabiduría de los Elfos podría vislumbrar.]


Si bien los comentarios de Tolkien no son demasiado esperanzadores, aún queda el misterio sin resolver de la conversación entre Sam y Ted en El Dragón Volador; para muchos una evidencia de la supervivencia de las Ent-Mujeres. Ahora bien, esta conversación tiene lugar al principio de la historia, cuando su tono aún era parecido al de El Hobbit. Cuando se lee por primera vez, la reacción natural es aceptarlo como otro asunto misceláneo de un cuento de hadas. Sin embargo, cuando la historia madura, al cruzarnos con los Ents es imposible volver a leer esta conversación sin pensar en ellos. Esta impresión se ve reforzada por las propias palabras de Bárbol a Merry y Pippin:


[Les hizo describir la Comarca y su país una y otra vez. Dijo algo extraño en este punto.

—¿Nunca han visto, hm, ningún Ent por ahí, ¿verdad? —preguntó—. Bueno, no Ents, debería decir Ent-Mujeres.

—¿Ent-Mujeres? —dijo Pippin—. ¿Son como tú en absoluto?

—Sí, hm, bueno no: realmente no lo sé ahora —dijo Bárbol pensativo—. Pero les gustaría tu país, así que me lo preguntaba.
]


En conjunto, estas dos conversaciones hacen que la idea de que lo que Halfast vio fue una Ent-Mujer parezca al menos plausible. Sin embargo, hasta donde se puede determinar, Tolkien nunca conectó explícitamente el asunto con las Ent-Mujeres; de hecho, nunca lo mencionó en absoluto. Así que solo nos quedan especulaciones estériles. El hecho de que una criatura sea descrita como «tan grande como un olmo» no prueba nada de una forma u otra. Por lo que sabemos todo podría ser una invención de Hal, pero también que un Ent de catorce pies de altura pueda parecer gigantesco para un hobbit desprevenido, y que la historia haya sido un tanto... exagerada, para impresionar a los parroquianos de El Dragón Volador.

Tampoco es útil el análisis textual aquí. El propio Tolkien, en una discusión sobre sus métodos de invención, mencionó que la aventura de Bárbol no fue totalmente planeada hasta que llegó a ese punto de la historia:


[Hace mucho que dejé de inventar. Solo espero hasta que parezca saber lo que realmente sucedió. O hasta que se escriba solo. Por lo tanto, aunque supe durante años que Frodo se encontraría con una aventura de árboles en algún lugar del Gran Río, no recuerdo haber inventado a los Ents hasta que aparecieron. Por fin llegué al grano y escribí el capítulo Bárbol sin el recuerdo de ningún pensamiento anterior. Luego, por supuesto, supe que la aventura no le correspondía a Frodo. Cartas, 231]


Los borradores de Tolkien confirman que la conversación entre Sam y Ted se escribió mucho antes de que los Ents entraran en la historia. Por lo tanto, Tolkien no podría haberlos tenido en cuenta en ese momento [al menos conscientemente], de modo que la conversación en la posada debe haber sido originalmente un elemento casual y vagamente fantástico. Por otro lado, también podemos utilizar a Tolkien para responderse a sí mismo aprovechando un comentario acerca de Tom Bombadil [ver: El misterio de Tom Bombadil], quien también entró temprano en la historia:


[No lo habría dejado si no tuviera algún tipo de función. Cartas, 178)]


De esto se desprende algo evidente: todo lo que Tolkien no eliminó en los primeros capítulos se dejó allí por una razón. En este contexto, sería absurdo pensar que Tolkien simplemente ignaba lo sugerente que sería la conversación entre Sam y Ted cuando el lector encontrara a los Ents más adelante.

Las opiniones de Tolkien fueron variando a lo largo de los años. Sus especulaciones posteriores, vertidas en cartas, siempre son más oscuras de lo que vemos en la Tierra Media. Personalmente creo que las emociones de Tolkien suelen entrar en conflicto con sus pensamientos. En otras palabras, era un hombre sentimental al escribir pero más duro cuando analizaba estas cuestiones luego de varios años. Tanto es así que Bill, el pony, logra regresar a casa; Sombragris puede ir a Occidente con Gandalf; en las historias tardías de Cuentos Inconclusos se muestra a un Isildur usando el Anillo Único con mucha más desgana y reserva de lo que sugeriría el Consejo de Elrond [ver: ¿Qué significa realmente la inscripción en el Anillo Único?]; y hasta fabrica un artilugio legal muy cuestionable para que Galadriel pueda ser absuelta de toda culpa en los crímenes de Fëanor.

Teniendo en cuenta todo esto [y además el hecho de que Tolkien era un amante de los árboles], podemos deducir que, a pesar del pesimismo que reina en sus cartas cuando toca el tema, el autor eligió conservar en la historia oficial al menos la esperanza de que los Ents y las Ent-Mujeres se encontraran algún día. No sabemos dónde, ni cuándo, pero definitivamente nos hubiera encantado leer esa historia.




Tierra Media. I Taller gótico.


Más literatura gótica:
El artículo: ¿Qué pasó con las Ent Mujeres? fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de H. Russell Wakefield.
Poema de Richard Wilbur.
Las pesadillas infantiles de Lovecraf.

Relato de Everil Worrell.
Análisis de «La Casa del Juez» de Bram Stoker.
Relato de Leonora Carrington.