¿Fantasmas o deslizamientos de tiempo?


¿Fantasmas o deslizamientos de tiempo?




Hoy regresamos al Consultorio Paranormal de El Espejo Gótico, como siempre, con la experiencia personal de uno de nuestros lectores, y al final con algunas observaciones, en este caso, sobre los fantasmas y los deslizamientos de tiempo (ver: Cómo tu futuro puede afectar tu pasado)


***

Nunca sentí miedo en mi casa, aunque sucedieron un par de cosas extrañas ahí. Nada del otro mundo, solo cosas raras, inexplicables, podríamos decir, pero que definitivamente no me produjeron miedo.

La experiencia que quiero compartir con El Espejo Gótico ocurrió en marzo. Estaba sola en casa, preparando la cena. Nuestra cocina es muy larga pero estrecha, de manera que colocamos algunos estantes en el lavadero para almacenar ollas y sartenes, pero no comida, ya que a veces tenemos la visita de una o dos cucarachas ocasionales. Recuerdo que estaba pelando papas cuando la luz del lavadero, que da a la cocina, disminuyó su intensidad. Perfecto, pensé, un apagón, o mejor dicho, un bajón de tensión, ya que la luz todavía estaba encendida pero no con toda su fuerza. De repente, la luz se hizo cada vez más brillante, quiero decir, mucho más de lo que esa bombilla podría brillar. Me di vuelta para agarrar mi teléfono, que estaba sobre la mesada, en caso de que la luz se cortara. Entonces tuve un pensamiento extraño, pero muy claro, como una voz gritando en mi cabeza: Alguien está detrás mío (ver: Siento que hay alguien detrás mío)

Giré la cabeza muy despacio y, efectivamente, había alguien en la puerta del lavadero. Un hombre. No parecía ser enteramente sólido, como si algo de la luz del lavadero lo atravesara.

Lo extraño es que no sentí miedo. Solo nos miramos durante unos segundos, y en su rostro me pareció notar un gesto de sorpresa, incluso de perplejidad, como si estuviera diciendo ¡Ella me ve! (ver: Si los ves, Ellos te ven)

El segundo pasó y la aparición, o lo que sea que haya sido, se desvaneció cuando la luz volvió a su brillo normal. No creo que haya sido un fantasma, sino más bien como si alguien, en su propia realidad, de algún modo se hubiese cruzado con la mía. Creo que por eso se sorprendió de que lo viera. Fue extraño pero no particularmente aterrador. Me gustaría saber qué opina la gente de El Espejo Gótico sobre esto.

***



Hay una teoría interesante al respecto sobre los Deslizamientos de Tiempo, o Time-Slip [algunos lo llaman anomalías dimensionales], la cual postula que, en ciertas circunstancias, podemos compartir el mismo espacio físico con el pasado. Sin ir más lejos, aquí en El Espejo Gótico hemos publicado varias experiencias con este denominador común: el encuentro con un ser que nos mira «como hubiera visto un fantasma» (ver: ¿De qué están hechos los espíritus?)

Los fantasmas son un fenómeno multifacético que abarca una enorme variedad de eventos, y una porción de esos encuentros con fantasmas podrían explicarse como individuos que aparecen fuera de su ubicación o tiempo normal. En este sentido, este tipo de apariciones también parecen modificar el entorno del testigo, como en el caso de la luz del lavadero de nuestra amiga. De todos modos, el interrogante está abierto: ¿puede el deslizamiento del tiempo explicar el fenómeno de las apariciones? (ver: Señales de que hay un espíritu en tu casa)

A veces, el deslizamiento de tiempo ocurre únicamente a nivel espacial, quiero decir, como si entráramos en una habitación de nuestra casa y encontráramos como esta se veía hace muchos años. Ahora bien, los fantasmas y los deslizamientos del tiempo difieren fundamentalmente en un punto. En las historias de fantasmas, los espíritus atraviesan el tiempo y aparecen en todos los períodos posteriores a su muerte. Podríamos considerarlos como viajeros del tiempo en una sola dirección. En cambio, los deslizamientos de tiempo permiten que los vivos experimenten otro período de tiempo en el mismo espacio (ver: El verdadero significado de los fantasmas)

Naturalmente, no es una cuestión que pueda resolverse empleando el razonamiento. Nadie sabe si los que experimentan este fenómeno realmente viajan a otra época, o si son visitados desde otro tiempo. Quizás el continuo espacio-tiempo simplemente sufre algunos saltos ocasionales, los cuales nos permiten vislumbrar brevemente versiones anteriores del espacio que ocupamos.

El fenómeno de las apariciones fantasmagóticas es un tema que probablemente nunca lleguemos a resolver. Lo que constituye una experiencia real para una persona puede ser explicada por medios naturales por otra. En otras palabras, se trata de un fenómeno subjetivo. Pero, ¿qué tal si estamos analizando a los fantasmas de manera incorrecta? ¿Qué tal si, lejos de ser evidencia de vida eterna, o al menos del alma después de la muerte física, los fantasmas son simplemente otros seres conscientes como nosotros, viviendo en una capa diferente de tiempo y espacio?

Después de todo, Albert Einstein sugirió que el tiempo era como un río, una corriente que parece llevarnos hacia adelante. Y, al igual que un río, Einstein creía que teóricamente era posible que esa corriente serpenteara formando remolinos, y tal vez incluso fluyera hacia atrás a veces (ver: Einstein, la Relatividad y los Antiguos)

Aemás, Einstein predijo que la gravedad es un producto de cuerpos enormes, como la Tierra, que curvan el espacio-tiempo. La ilustración típica es una bola colocada sobre una sábana; esta se dobla con el peso de la bola y estira el tiempo, o lo contrae. Lo que es aún más extraordinario es que el espacio, en realidad, se está doblando hacia una dimensión diferente. Pero, ¿qué tiene esto que ver con los fantasmas?

Tal vez el presente es un concepto erróneo. Según la teoría del deslizamiento del tiempo, ciertos lugares podrían producir una especie de fuga entre las capas del tiempo. Esta fuga suele ser auditiva: golpes, pasos, voces, los cuales son los fenómenos más comúnmente reportados en el ámbito paranormal. ¿Será que las ondas sonoras viajan mejor a través del tiempo por razones que no conocemos? (ver: Un golpe: «SÍ»; dos golpes: «NO»; tres golpes: «DÉJAME ENTRAR»)

Entonces, si aceptamos como punto de partida que el tiempo puede no ser lineal, sino más bien expandirse en múltiples direcciones, a veces superponiéndose sobre el mismo espacio físico, entonces eso ofrecería una excelente explicación para el avistamientos de estos fantasmas que parecen tan desconcertados como quien los observa. Y si fuese posible para nosotros, los vivos, comunicarnos con el otro lado, ¿no sería posible que aquellos que viven en otras capas de tiempo y espacio hagan lo mismo?

Es decir que cuando alguien se dispone a jugar a la Ouija (ver: Ouija: errores frecuentes, peligros y consecuencias), o simplemente participa de una sesión espiritista, y pregunta si hay alguien allí que desee comunicarse, quizás pueda contactarse con una persona, o un grupo de personas, que viven en otro tiempo, tal vez ellos mismos tratando de comunicarse con lo que creen que son las almas de los muertos (ver: Un espíritu está tratando de comunicarse conmigo)

Si bien es una teoría interesante, lejos está de ser precisa. Hay algunos agujeros evidentes cuando intentamos aplicar la noción de deslizamientos de tiempo sobre los fenómenos paranormales. Por ejemplo, ¿por qué nosotros, en el presente, nunca recibimos visitas de aquellos que viven en un período de tiempo futuro? Porque, si la teoría fuese correcta, estamos viviendo simultáneamente en el pasado, el presente y el futuro; y eso implica que algo del futuro también debería poder filtrarse hasta nosotros (ver: ¿Los fantasmas saben que están muertos?)

Bueno, quizás sí estemos recibiendo esas visitas, solo que no las asociamos con el futuro. Podría ser que la Gente Sombra y otro tipo de apariciones en realidad sean formas de vida superiores que simplemente se mueven a través del tiempo, quizás explorando lugares con alta concentración de energía emocional (ver: Gente Sombra, el Horla, y el portal interdimensional de Maupassant)

En teoría, la física sugiere que es posible viajar atrás en el tiempo pasando por agujero de gusano. Lo improbable es que tengamos un agujero de gusano en el lavadero de casa; aunque de hecho este puede ser de tamaño micróscópico, subatómico, y requerir una enorme cantidad de energía para mantenerse estable. Independientemente de eso, la teoría del deslizamiento del tiempo parte de la premisa de que el tiempo no es lineal como lo experimentamos, y eso sí puede aplicarse al resbaladizo terreno de lo paranormal (ver: ¿Porqué los fantasmas atraviesan las paredes pero insisten en golpear a la puerta?)

Si el tiempo no es lineal, no es imposible que una persona pueda moverse en el tiempo de la misma forma en que nos movemos de una habitación a otra en nuestra casa. ¿Esto explica la presencia de fantasmas que se mueven y actúan completamente ajenos a la presencia del observador? No necesariamente, en estos casos tal vez estemos captando solo una instantánea de otro tiempo, que por la razón que sea ha quedado grabada en el lugar físico. Esto se conoce como aparición residual, es decir, donde el supuesto espíritu repite lo mismo una y otra vez, como una película que se reproduce constantemente (ver: ¿Energía Residual o entidades inteligentes?)

Como teoría tiene fallas, muchas, de hecho, pero no deja de ser interesante.

El desplazamiento de tiempo, decíamos, está directamente relacionado con la teoría de la relatividad especial de Einstein, la cual establece que el espacio y el tiempo están conectados, que el tiempo se acelera en ciertas condiciones, o se ralentiza, y que la gravedad deforma el espacio-tiempo. Es decir que, en teoría, es posible que un instante del tiempo pasado pueda entrometerse espontáneamente en el presente.

Algunas personas afirman haber experimentado deslizamientos de tiempo donde una escena del pasado irrumpió en su presente durante unos segundos o minutos. Otros alegan estar completamente inmersos en el lugar visitado. En ambos casos, la periferia del centro donde se produce el fenómeno parece borrosa, poco iluminada, como fuera de foco, y donde los sonidos se oyen como amortiguados (ver: Los «Puntos Fríos» y los fantasmas). Ahora bien, si ocurriera un evento traumático, ¿la energía producida no podría funcionar de una manera que no conocemos, quizás quedar almacenada en el lugar, independientemente del tiempo? (ver: ¿Los fantasmas son «grabaciones» impresas en la realidad?)

Y más concretamente, ¿qué tal si las visiones de fantasmas o los súbitos sentimientos de terror [el pelo erizado, la piel de gallina cuando sentimos una presencia extraña estando solos] en realidad son causados por esta energía que se mueve en el tiempo pero no de manera lineal? Interesante, sin dudas, pero esta posibilidad posee algunas fallas fundamentales. ¿Por qué entonces no vemos más fantasmas de hombres de Neandertal, por ejemplo? Además, es oportuno recordar que la Tierra está orbitando alrededor del sol, el cual tampoco está estacionario, por lo que es prácticamente imposible que algo se superponga en nuestro mismo espacio. Después de todo, la Tierra está a miles de kilómetros de distancia de ayer.

Racionalizar estas posibilidades generalmente conduce a un callejón sin salida. Después de todo, la mecánica cuántica propone que, en el fondo, la naturaleza de la realidad es inherentemente incierta. Una partícula elemental carece de propiedades físicas definidas, y solo se define por las probabilidades de estar en varios estados. Esta incertidumbre cuántica da lugar entonces al entrelazamiento, la supuesta fuente del tiempo lineal, el cual permite que dos partículas con años luz de distancia permanezcan entrelazadas, y hasta sincronizadas en cierto modo, una característica que Albert Einstein describió como acción espeluznante a distancia. En otras palabras: las cosas en el universo, incluido el tiempo, se correlacionan de formas sumamente extrañas (ver: ¿Los fantasmas son una falla en la programación del universo?)




Consultorio Paranormal. I Fenómenos paranormales.


Más Consultorio Paranormal:
El artículo: ¿Fantasmas o desplazamientos de tiempo? fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción, enviar consultas o compartir tu experiencia, escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Zenna Henderson.
Poema de Mark Francis.
Artículo.

Poema de E.A. Poe.
Relato de Allison V. Harding.
Artículo.