«Canción de muerte»: William Morris; poema y análisis


«Canción de muerte»: William Morris; poema y análisis.




Canción de muerte (A Death Song) es un poema victoriano del escritor inglés William Morris (1834-1896), publicado en la antología de 1891: Poemas por el camino (Poems By the Way).

Canción de muerte, uno de los mejores poemas de William Morris, expresa las convicciones ideológicas del autor, fuertemente ligadas al socialismo. De hecho, William Morris fue un verdadero precursor del socialismo en Inglaterra, y sus creencias políticas lo llevaron a ser uno de los poetas más comprometidos con la realidad social de su tiempo.




Canción de muerte.
A Death Song, William Morris (1834-1896)

¿Qué es aquello que viene del oeste arrasando todo?
¿Y quiénes son estos que marchan firmes y extraviados?
Traemos el mensaje que los ricos han enviado
Abatiendo a los condenados a despertar y saber.
No uno, ni siquiera uno o un millar deben morir,
Pero todos y cada uno si oscurecen el día.

Les preguntamos por la vida de arduo trabajo,
Se nos ordenó aguardar el momento por nuestro pan;
Ansiamos expresar nuestros humildes pensamientos,
Regresamos sin palabras, trayendo a nuestros muertos.
No uno, ni siquiera uno o un millar deben morir,
Pero todos y cada uno si oscurecen el día.

Ellos no aprenden; no tienen oídos para escuchar.
Ellos esconden el rostro ante los ojos del destino;
Sus salones brillantes esconden el cielo que oscurece.
¡Pero observa a este hombre muerto golpear las puertas!
No uno, ni siquiera uno o un millar deben morir,
Pero todos y cada uno si oscurecen el día.

Aquí se encuentra la señal que quebrará nuestra prisión;
En medio de la tormenta él ganó el reposo presidiario;
Pero en el amanecer el sol surgió entre las nubes
Trayéndonos un día de trabajo lleno de esperanzas.
No uno, ni siquiera uno o un millar deben morir,
Pero todos y cada uno si oscurecen el día.


What cometh here from west to east awending?
And who are these, the marchers stern and slow?
We bear the message that the rich are sending
Aback to those who bade them wake and know.
Not one, not one, nor thousands must they slay,
But one and all if they would dusk the day.

We asked them for a life of toilsome earning,
They bade us bide their leisure for our bread;
We craved to speak to tell our woeful learning:
We come back speechless, bearing back our dead.
Not one, not one, nor thousands must they slay,
But one and all if they would dusk the day.

They will not learn; they have no ears to hearken.
They turn their faces from the eyes of fate;
Their gay-lit halls shut out the skies that darken.
But, lo! this dead man knocking at the gate.
Not one, not one, nor thousands must they slay,
But one and all if they would dusk the day.

Here lies the sign that we shall break our prison;
Amidst the storm he won a prisoner's rest;
But in the cloudy dawn the sun arisen
Brings us our day of work to win the best.
Not one, not one, nor thousands must they slay,
But one and all if they would dusk the day.


William Morris (1834-1896)




Poemas góticos. I Poemas de William Morris.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de William Morris: Canción de muerte (A Death Song), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Artículo.
Relato de Charles R. Tanner.
Etimologías y curiosidades.

Relato de Amelia Reynolds Long.
Artículo.
Poema de Louise Bogan.