«Poemas de Lucy»: William Wordsworth; poemas y análisis.


«Poemas de Lucy»: William Wordsworth; poemas y análisis.




Los Poemas de Lucy (The Lucy Poems) es un ciclo de poemas del romanticismo del escritor inglés William Wordsworth (1770–1850), compuestos entre 1798 y 1801, y publicados en la antología Baladas líricas (Lyrical Ballads), en colaboración con Samuel Taylor Coleridge.

El ciclo de Lucy, entre los cuales se encuentran los mejores poemas de William Wordsworth, consta de cinco piezas: Ella vivió entre caminos ocultos (She Dwelt among the Untrodden Ways), Extraños arrebatos de pasión he conocido (Strange Fits of Passion Have I Known), Yo viajé entre hombres desconocidos (I Travelled Among Unknown Men), En tres años maduró a sol y lluvia (Three Years She Grew in Sun and Shower) y Un sueño selló mi espíritu (A Alumber Did My Spirit Seal).

La identidad de Lucy aún no ha sido debidamente aclarada, ya sea una misteriosa mujer en la vida de William Wordsworth como una representación de todas ellas.




Poemas de Lucy.
The Lucy Poems, William Wordsworth (1775-1850)


Extraños arrebatos de pasión he conocido.
Strange Fits of Passion Have I Known.

Ataques arrebatos de pasión he conocido:
y me atreveré a decirlo,
pero sólo al oído del amante,
lo que una vez me sucedió.

Cuando ella me amaba percibía todos los días
frescos como la rosa en junio.
A su casa dirigí mis pasos,
bajo una noche de luna.

En la luna clavé mis ojos,
sobre toda la amplitud de la pradera;
Con paso acelerado mi caballo se acercó
por aquellos caminos tan queridos por mi.

Y ahora llegamos al huerto;
y, a medida que subíamos la colina,
la luna se sumergía en la cuna de Lucy;
Llegó cerca, y todavía más cerca.

En uno de esos dulces sueños me dormí,
¡un noble favor de la naturaleza amable!
Y mientras tanto mis ojos permanecieron
sobre la luna abatida.

Mi caballo pasó; casco a casco
aceleró, y nunca se detuvo:
cuando se colocó debajo del tejado de la casa
inmediatamente, el brillo lunar se redujo.

¡Qué apreciaciones y pensamientos caprichosos pasarán
por la cabeza de un amante!
¡oh Dios mío! dije y lloré,
¡Si Lucy estuviera muerta!


Ella vivió entre caminos ocultos.
She Dwelt Among The Untrodden Ways.

Ella vivió entre caminos ocultos
al lado del nacimiento del Dove,
Una doncella a quien nadie allí elogiaba
y con muy poco amor:

Una violeta junto a una piedra cubierta de musgo
¡medio oculta al ojo!
—bella como una estrella, cuando sola
brilla en el cielo—.

Vivió desconocida, y pocos pudieron saber
cuando Lucy dejó de existir;
pero ella está en su tumba, y ¡ay!
¡todo cambió para mí!


Yo viajé entre hombres desconocidos.
I Travelled Among Unknown Men.

Yo viajé entre hombre desconocidos,
por tierras más allá del mar;
¡tampoco a Inglaterra la conocía hasta entonces!
fue el amor lo que me llevó a ti.

¡Es el pasado, ojala un sueño de melancolía!
Tampoco abandonaré tu costa
por segunda vez; porque aun me parece
amarte más y más.

Entre tus montañas sentí
la alegría de mi deseo;
Y en ellas he apreciado su regreso
al lado del fuego inglés.

En la mañana te mostré tus noches ocultas;
las enramadas donde Lucy jugó;
y tuyo también es el último campo verde
que los ojos de Lucy contemplaron.


En tres años maduró a sol y lluvia.
Three Years She Grew in Sun and Shower.

En tres años maduró a sol y lluvia,
Entonces la naturaleza dijo, “Una flor preciosa
Que nunca fue sembrada sobre la tierra;
Esta niña la tomaré para mí;
Ella sera mía, y la haré
Una dama de mi propiedad”.

“Sera solo para mí, mi niña mimada
Tanto por ley como por ímpetu: y conmigo
La niña, en la roca y el plano,
En la tierra y el cielo, en el claro y en la enramada,
Sentirá un poder supervizante
Para encender o contener”.

“Sera juguetona como el cervato
Tanto a través del césped como de la campiña con regocijo;
o remontando la montaña;
Y suyo será el bálsamo de la respiración,
Y suyo el silencio y la calma
De las criaturas mudas y ciegas”.

“Las nubes flotantes le prestaran su estado
A ella; para ella el sauce combado;
Ni ella lo verá malograrse
Aún con el movimiento de la tormenta
La gracilidad que moldeará la forma de la Doncella
Por la compasión del silencio”.

“Las estrellas de medianoche serán queridas
Por ella; y ella apoyará su oído
En muchos lugares secretos
Donde los riachuelos danzan en su recorrido caprichoso
Y nace la belleza del sonido susurrante
Que pasará sobre su rostro”.

“Y un sentimiento lleno de vitalidad y de placer
Que formará su molde de altura majestuosa,
Su pecho henchido y virginal;
Daré tal pensamiento a Lucy
Mientras ella y yo vivamos juntos
Aquí en esta hondonada privilegiada”.

Así habló la naturaleza —el trabajo fue hecho—
¡Qué tan pronto corrió la carrera mi Lucy!
Ella murió y me dejó
Este monte, esta calma y esta escena de silencio,
La memoria de lo que fue, ha sido,
Y nunca más será.


Un sueño selló mi espíritu.
A Slumber Did My Spirit Seal.

Un sueño selló mi espíritu;
No tenía temores humanos:
Ella parecía una criatura que no podía sentir
el toque de los años terrenales.

Ahora no tiene movimiento, ni fuerza;
ella no oye ni ve;
apegada al curso diurno de la tierra,
con las rocas, las piedras y los árboles.


Strange fits of passion have I known:
And I will dare to tell,
But in the lover’s ear alone,
What once to me befell.

When she I loved look’d every day
Fresh as a rose in June,
I to her cottage bent my way,
Beneath an evening moon.

Upon the moon I fix’d my eye,
All over the wide lea;
With quickening pace my horse drew nigh
Those paths so dear to me.

And now we reach’d the orchard-plot;
And, as we climb’d the hill,
The sinking moon to Lucy’s cot
Came near and nearer still.

In one of those sweet dreams I slept,
Kind Nature’s gentlest boon!
And all the while my eyes I kept
On the descending moon.

My horse moved on; hoof after hoof
He raised, and never stopp’d:
When down behind the cottage roof,
At once, the bright moon dropp’d.

What fond and wayward thoughts will slide
Into a lover’s head!
‘O mercy!’ to myself I cried,
If Lucy should be dead!’

II.

She dwelt among the untrodden ways
Beside the springs of Dove;
A maid whom there were none to praise,
And very few to love.

A violet by a mossy stone
Half-hidden from the eye!
—Fair as a star, when only one
Is shining in the sky.

She lived unknown, and few could know
When Lucy ceased to be;
But she is in her grave, and, O!
The difference to me!

III.

I travell’d among unknown men
In lands beyond the sea;
Nor, England! did I know till then
What love I bore to thee.

’Tis past, that melancholy dream!
Nor will I quit thy shore
A second time, for still I seem
To love thee more and more.

Among thy mountains did I feel
The joy of my desire;
And she I cherish’d turn’d her wheel
Beside an English fire.

Thy mornings show’d, thy nights conceal’d
The bowers where Lucy play’d;
And thine too is the last green field
That Lucy’s eyes survey’d.

IV.

Three years she grew in sun and shower;
Then Nature said, ‘A lovelier flower
On earth was never sown:
This child I to myself will take;
She shall be mine, and I will make
A lady of my own.

‘Myself will to my darling be
Both law and impulse: and with me
The girl, in rock and plain,
In earth and heaven, in glade and bower,
Shall feel an overseeing power
To kindle or restrain.

‘She shall be sportive as the fawn
That wild with glee across the lawn
Or up the mountain springs;
And her’s shall be the breathing balm,
And her’s the silence and the calm
Of mute insensate things.

‘The floating clouds their state shall lend
To her; for her the willow bend;
Nor shall she fail to see
E’en in the motions of the storm
Grace that shall mould the maiden’s form
By silent sympathy.

‘The stars of midnight shall be dear
To her; and she shall lean her ear
In many a secret place
Where rivulets dance their wayward round,
And beauty born of murmuring sound
Shall pass into her face.

‘And vital feelings of delight
Shall rear her form to stately height,
Her virgin bosom swell;
Such thoughts to Lucy I will give
Where she and I together live
Here in this happy dell.’

Thus Nature spake—The work was done—
How soon my Lucy’s race was run!
She died, and left to me
This heath, this calm and quiet scene;
The memory of what has been,
And never more will be.

V.

A slumber did my spirit seal;
I had no human fears:
She seem’d a thing that could not feel
The touch of earthly years.

No motion has she now, no force;
She neither hears nor sees;
Roll’d round in earth’s diurnal course
With rocks, and stones, and trees.


William Wordsworth (1770-1850)




Poemas góticos. I Poemas de William Wordsworth.


Más literatura gótica:
El análisis y resumen del poema de William Wordsworth: Poemas de Lucy (The Lucy Poems), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

4 comentarios:

Lilandra dijo...

Wordsworth nos demuestra que por lo menos para una persona sí somos especiales, tanto como para sufrir nuestra partida. ^_^

Sebastian Beringheli dijo...

Con un par de ojos que nos lloren y nos recuerden, creo que nos daríamos por satisfechos, no amiga? ;)

Muchos besos Lil!

Sables dijo...

Este es tan solo uno de los 5 poemas a Lucy (aunque es muy fuerte) Me gustaría que pusieras el 4 y el 5 también. Son deleitables.

Anónimo dijo...

La traducción pudo ser mejor, en especial no me gusta la parte en la que habla de la estrella pues le cambia el sentido.
Dato interesante: Wordsworth escribió los poemas a Lucy en la cripta de ella, se encerró ahí durante 5 días con muy poca comida ni agua.
Al salir tenía el poema dividido en 5 partes que se conocen como "Poemas de Lucy".
Esos isabelinos sí eran amantes de carrera.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Manly Wade Wellman.
¿Una historia de amor?
Libro y análisis.

Relato de Allison V. Harding.
Análisis de «La Casa Maldita» de Lovecraft.
Análisis de «Salem's Lot».