«La posesión de Angela Bradshaw»: John Collier; relato y análisis


«La posesión de Angela Bradshaw»: John Collier; relato y análisis.




La posesión de Angela Bradshaw (The Possession of Angela Bradshaw) es un relato fantástico del escritor inglés John Collier (1901-1980), publicado en la antología de 1934: El diablo y todo eso (The Devil and All).

SPOILERS.

La posesión de Angela Bradshaw, posiblemente uno de los cuentos de John Collier menos conocidos, es una deliciosa parodia que narra la historia de una joven respetable y educada llamada Angela Bradshaw, quien inexplicablemente comienza a maldecir y a recitar versos escandalosos que horrorizan a sus padres y alarman a su prometido.

En efecto, Angela Bradshaw está poseída, razón por la cual se intenta realizar un exorcismo a través de una vidente (ver: Relatos de exorcismos), el cual fracasa estrepitosamente, quizás porque la entidad que la posee no es un demonio, sino un poeta, y este parece inmune a esta clase de ritos. Finalmente, se recurre a un acuerdo: permitir que la joven se case con la entidad a cambio de abandonar la posesión de su cuerpo (ver: Relatos de posesión demoníaca).

La posesión de Angela Bradshaw de John Collier es una parodia que juega con la noción de la posesión demoníaca como un estado vecino del enamoramiento. Al parecer, solo bastó que el poeta mirara a los ojos a la joven para poseer, literalmente, su cuerpo y su corazón (ver: ¿Qué siente una persona poseída?).

Podemos suponer que los demonios estaban entre las criaturas favoritas de John Collier, ya que aparecen frecuentemente en muchos de sus relatos, como en Así niego a Beelzy (Thus I Refute Beelzy), entre otros. En este contexto, no es infrecuente que el protagonista realice un pacto con el diablo luego de invocarlo, pero nada de eso ocurre en La posesión de Angela Bradshaw, quien sencillamente experimenta el estado de posesión como si estuviese plenamente enamorada, logrando convertirla en uno de los pocos ejemplos en la ficción de una persona que desea seguir estando poseída por un espíritu invasor (ver: Regan MacNeil vs Lovecraft: el fenómeno de la posesión en la ficción).




La posesión de Angela Bradshaw.
The Possession of Angela Bradshaw, John Collier (1901-1980)

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)


Había una mujer joven, hija de un coronel retirado, residente en uno de los suburbios más selectos de Londres, y comprometida para casarse con el señor Angus Fairfax, un abogado que ganaba más dinero cada año. El nombre de esta joven mujer era Angela Bradshaw; ella usaba un suéter verde y tenía un Aberdeen terrier, y cuando los zapatos con punta abierta estaban de moda, usaba zapatos con punta abierta. Angus Fairfax era tan ordinario como ella, y agradables y ordinarias eran todas las circunstancias de sus días.

Sin embargo, un día de septiembre, esta joven desarrolló síntomas de la enfermedad más angustiante. Puso una cerilla en las cortinas del salón y pateó, mordió y maldijo como un soldado cuando por fin se contuvo. Todos pensaron que había perdido la razón, y nadie estaba más preocupado que su novio. Se llamó a un célebre alienista; la encontró en un estado mental retraído. Hizo varias pruebas, como son habituales en estos exámenes, y no pudo encontrar ninguno de los síntomas habituales de la demencia.

Cuando la trató, sin embargo, ella estalló en una carcajada y, llamándolo un maldito viejo tonto, le recordó uno o dos puntos que él había pasado por alto. Ahora bien, estos puntos eran extremadamente abstrusos, y es muy poco probable que los conozca una joven que nunca había estudiado psicoanálisis. El alienista estaba muy conmocionado, y hasta sorprendido, pero se vio obligado a admitir que si bien ese conocimiento era anormal, y aunque el término que le había aplicado era indicativo de ignorancia y mal gusto, no sentía que ella pudiera ser certificada como demente solo por esas causas.

—¿No está loca por prender fuego a mis cortinas? —le preguntó a su madre.

—No, a menos que encuentre síntomas de locura —dijo el especialista—. Puede, por supuesto, acusarla de incendio provocado.

—¿Qué? ¿Y hacerla ir a prisión? —gritó su madre—. No me parece apropiado.

—Podría emprender su defensa, sin cargo, y sin duda evitarle cualquier tipo de castigo —dijo el señor Fairfax.

—Pero todavía habría periódicos y periodistas —dijo el coronel, sacudiendo la cabeza—. Al mismo tiempo, parece extraordinario que no se pueda hacer nada al respecto.

Al decir esto, le dio al eminente alienista su cheque y una mirada de reprobación. El alienista se encogió de hombros y se retiró.

Ángela inmediatamente puso sus pies sobre la mesa (sus piernas estaban extremadamente bien torneadas) y recitó una serie de versos de doggerel, celebrando la ocasión con gran detalle y despreciando a sus padres y su novio. Estos versos eran muy escurridizos, de otro modo los reproduciría aquí.

Durante los días siguientes, realizó otros trucos, todos ellos problemáticos e indignos; sobre todo, ella rimaba como si estuviera en una pantomima. Se llamó a toda una serie de médicos. Todos dijeron que su mal comportamiento no se debía a la locura. Luego, sus padres probaron algunos charlatanes que, impotentes para certificar, también eran impotentes para curar. Al final fueron a ver a una magra señora que decía ver dentro del alma.

—Todo está perfectamente claro —dijo esta anciana poco atractiva —. Tu hija está poseída por un demonio. Dos guineas.

Le pidieron que exorcizara al demonio intrusivo, pero al parecer no era uno, sino diez, por lo que dijeron que pensarían en el asunto y se llevaron a Angela a casa. En el camino a bordo de un taxi, les dijo con una sonrisa:

—Si hubieran tenido la decencia de preguntar, podría haberles dicho que ese era el problema desde el comienzo.

Cuando terminaron de reprenderla por hacerles gastar tanto dinero innecesariamente, le preguntaron cómo lo sabía.

—De la manera más simple —dijo ella—. Lo veo con mucha frecuencia.

—¿Cuando? —preguntó el Coronel.

—¿Dónde? —dijo su madre.

—¿Cómo es él? —gritó su novio.

—Es joven y nada mal parecido —respondió Ángela—, y habla de manera muy divertida. Generalmente se me aparece cuando estoy sola. Raramente lo estoy, salvo en mi habitación, y es allí donde lo veo, entre las once de la noche y las siete de la mañana.

—¿Qué te dice? —gritó su padre, agarrando su malacca.

—¿Es negro? —preguntó su madre.

—¿Cómo sabes que no es una demonio? —preguntó su novio.

—¿Pero cómo se te aparece? —preguntó su madre.

—Con frecuencia lo encuentro a mi lado, cuando estoy acostada —dijo Angela, con la mayor compostura del mundo.

—Siempre te he pedido que me dejes pedir una cama más ancha —observó su madre al Coronel.

—Este demonio debe ser exorcizado de inmediato —dijo Angus Fairfax—, ya que no hay cama lo suficientemente amplia como para los tres, una vez que nos casemos.

—No estoy segura de que él quiera ser exorcizado —dijo Angela—. En cualquier caso, debo preguntarle primero.

—Coronel Bradshaw —dijo Angus Fairfax—, espero que se dé cuenta de mi posición. Frente a estas revelaciones, y todo lo que hay detrás de ellas, no puedo sino retirarme del compromiso.

—Un buen viaje, digo —observó al demonio, hablando por primera vez.

—Cállate, cariño —dijo Ángela.

El señor Fairfax golpeó el cristal de la ventana.

—Frente a lo que acabamos de escuchar —dijo él—, solo espero que no tomen acciones debido al incumplimiento de la promesa conyugal.

—No es costumbre de los Bradshaw iniciar acciones por el incumplimiento de una promesa —dijo el Coronel. Pague el taxi, como compensación.

El demonio, mientras el señor Fairfax buscaba apresuradamente su dinero, recitó una cuarteta de despedida, rimando obscenamente con su nombre.

Para resumir nuestra historia: llegaron a casa. El Coronel telefoneó de inmediato para que viniera la vieja Madame, sin importar el costo.

—De todos modos, sacaré a este demonio antes de las once de la noche, señorita —le dijo a su hija, quien se echó a reír.

La vieja Madame apareció con una gran caja de polvos, hierbas, huesos, símbolos y el cielo sabe qué más. Oscureció el salón y desconectó la conexión de su antena, por si acaso; y, como una ocurrencia tardía, hizo que el Coronel saliera con una sardina para tentar a un gato desde la calle.

—A menudo les gusta meterse en un gato —dijo—. No sé por qué.

Luego, mientras Angela estaba sentada en el medio de la habitación, y sacaban el papel ornamental de la chimenea, porque a los demonios les gusta salir con frecuencia por la chimenea, la anciana encendió unas velas y comenzó a murmurar. Cuando hubo dicho todo lo que se requería, prendió fuego a un platillo de Bengal Light.

—¡Adelante, Asmodeo! —exclamó.

—Equivocada —dijo el demonio con una sonrisa.

—¡Maldita sea! —dijo la anciana, un poco consternada porque la llamarada había mostrado al gato comiéndose uno de los huesos que había traído—. Era un hueso de Santa Eulalia, peor que el Polvo de Keating para los demonios, y me costó veinte guineas —dijo—. El hueso debe entrar en la cuenta, y el Coronel debe ir a la calle a buscar un gato nuevo.

Cuando todo estuvo listo, ella comenzó de nuevo y, encendiendo un nuevo platillo, exigió:

—¡Adelante, Belcebú!

—Equivocada otra vez —dijo el demonio, con una risa más fuerte que antes.

—Nunca adivinarán, cariño —dijo Angela.

Se pronunciaron otros nombres. Se llamó a Belial, Belfegor, Mahound, Radamanth, Minos, básicamente todos los demonios que la vidente había escuchado hablar, y lo único que provocó fueron burlas y risas.

—Entonces, ¿quién demonios eres? —gritó por fin el Coronel.

—William Wakefield Wall —respondió el demonio.

—¿Y quién es William Wakefield Wall? —preguntó la madre, con dignidad—. Al menos, querido, no es uno de esos demonios extranjeros —agregó al Coronel.

—Es un charlatán —dijo la anciana—. Nunca he oído hablar de él.

—Muy pocos filisteos se han unido al demonio con gran ecuanimidad. Sin embargo, si hay, por casualidad, alguien en este suburbio que esté familiarizado con los últimos desarrollos de la poesía moderna, le aconsejo que haga sus consultas allí.

—¿Quieres decir que eres poeta? —gritó el Coronel

—No soy un rimador de Poona —respondió el otro—, si eso es lo que quieres decir con el término. Tampoco describo escenas que a menudo se reproducen en calendarios de colores. Sin embargo, si con la palabra poesía implica una cierta precisión, intensidad y claridad de pensamiento, bueno, entonces soy un poeta.

—Es poeta, padre —dijo Ángela—, y muy bueno. Publicó un poema en una revista impresa en París. ¿No lo hiciste, Will?

—Si el bribón es un poeta —gritó el Coronel—, traigan una botella de whisky. Eso lo sacará. Conozco a los de su clase.

—¡Una idea típica del ejército! —respondió el poeta—. Quizás la única. No, Coronel, no necesita traer whisky aquí, a menos que lo necesite usted mismo, y puede enviar a esa anciana, de la que no hago nada más que reírme. Saldré en mis propios términos, o no saldré en absoluto.

—¿Y cuáles son tus términos? —dijo el Coronel.

—Permiso para casarme con su hija —dijo el poeta—. Y el arreglo de una suma acorde con el honor que mi profesión otorgará a la familia.

—¿Y si me niego? —gritó el padre indignado.

—Estoy muy cómodo donde estoy —respondió William Watt—. Angela puede comer lo suficiente para dos, y los dos somos felices. ¿No es así, Angela?

—Sí, cariño —dijo Ángela.

—Continuaremos divirtiéndonos un poco, por supuesto —agregó el poeta.

—Querida —dijo el Coronel a su esposa—, creo que deberíamos consultarlo con la almohada.

—Yo creo que debe resolverse antes de las once, querida —dijo la señora Bradshaw.

Como no podían ver la salida, tuvieron que llegar a un acuerdo. El poeta surgió de inmediato, y demostró ser un joven bastante presentable, aunque un poco libre en su modo de hablar, y pudo satisfacerles al aclarar que provenía de una familia respetable.

Explicó que había visto a Angela por primera vez en el vestíbulo de un teatro, durante el entreacto, y, mirándola a los ojos (porque estaba muy atraído), se había sorprendido y encantado de encontrarse en posesión de ella. Se vio obligado a responder afirmativamente a cierta pregunta de la señora Bradshaw, pero después de todo, los jóvenes tienen sus propios estándares en estos días. Se casaron de inmediato y, como pronto comenzó a escribir novelas, el aspecto financiero funcionó de manera muy satisfactoria y pasaron todos sus inviernos en la Riviera.

John Collier (1901-1980)

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)




Relatos góticos. I Relatos de John Collier.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del cuento de John Collier: La posesión de Angela Bradshaw (The Possession of Angela Bradshaw), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Jajaja. Que buena historia.
Una lograda parodia. Y un final original.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Hugh B. Cave.
Consultorio paranormal.
Artículo.

Poema de Christina Rossetti.
Índice.
Relato de Paul Ernst.