Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Edgar Allan Poe.
Relato de M.R. James.
Poema de Samuel Coleridge.

Frases de William Shakespeare.
Relato de Edgar Allan Poe.
Poema de Robert Herrick.


Las mujeres despechadas pueden convertirse en vampiros


Por qué las mujeres despechadas pueden convertirse en vampiros.




En las frías y solitarias comarcas de Polonia habita una de las razas de mujeres vampiro más extrañas del mundo, y acaso una de las más implacables.

Si la sola idea de una mujer despechada es motivo de alarma para los hombres de todas las latitudes, la posibilidad de que ésa misma mujer despechada pueda convertirse en vampiro para vengar su desengaño amoroso será, sin dudas, un justificativo válido para el exilio.

En Polonia se cree que cuando una novia muere en el día de su boda su cadáver será ocupado por una Wili, es decir, un vampiro energético del plano astral que a veces sobrevuela por los campos como un viento gélido que nunca encuentra descanso.

Para otros, basta que esta novia sienta un fuerte desengaño amoroso para convertirse en el vampiro más temido de la región, particularmente por los adúlteros.

Tras un esfuerzo titánico, Wili finalmente logra articular los músculos del cadáver que ocupa, levantándose de la tumba justo al cumplirse el tercer día de su entierro.

Para ello utiliza parte de la decepción y el sufrimiento amoroso de su víctima, que al parecer facilitan las condiciones necesarias para abrirse paso a través de la fría tierra del sepulcro.

La vida de felicidad conyugal que le fue negada, por simple despecho o a causa de la muerte, se convierte en el detonador para esta horrorosa vida de ultratumba.

¿Cómo?

La medicina medieval anota que las penas de amor se condensan en humores, sustancia que por su naturaleza espiritual soporta durante cierto tiempo la muerte de su anfitrión.

Ya fuera del cementerio, Wili no solo intentará vampirizar a su expareja, sino a cuanto hombre se cruce en su camino, demostrando una vez más que el despecho detona reacciones tan insensatas como universales.

Para mayor desasosiego de los noctámbulos polacos, esta mujer vampiro recorre las calles durante la noche envuelta en un sudario blanco, húmedo, que acentúa una silueta perfecta. Alrededor de la medianoche suele vérsela al costado de los caminos, bailando frenéticamente en las sombras.

Aquellos hombres audaces que, por obligación o deseo, se han atrevido a intimar con Wili, declaran haber sentido cómo su energía vital les era succionada con prolija eficacia, junto con otros fluidos que el decoro obliga a omitir.

La vida de estas mujeres vampiro es mucho más duradera que la de los vampiros de las leyendas medievales. Se prolonga a lo largo del curso natural del despecho que su anfitriona hubiese debido atravesar en vida; con lo cual podemos deducir que su existencia oscila entre varios años y la eternidad.




Más leyendas de vampiros. I Diccionario de mujeres vampiro.


Más literatura gótica:
El artículo: Por qué las mujeres despechadas pueden convertirse en vampiros fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com