Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


No pude detenerme ante la muerte: Emily Dickinson

No pude detenerme ante la muerte (Because I could not stop for Death) es un magnífico poema lírico de la escritora norteamericana Emily Dickinson (1830-1886), autora de A salvo en sus cámaras de alabastro (Safe in Their Alabaster Chambers); De todas las almas creadas (Of All the Souls That Stand Create); Detrás de mí (Behind Me); El misterio del dolor (The Mystery of Pain); El secreto (The Secret); Morí por la belleza (I Died for Beauty); No era la Muerte (It Was Not Death); Podría estar más sola (Could I Be More Alone); Presentimiento (Presentiment) y Sentí un funeral en mi cerebro (I Felt a Funeral In My Brain).

No pude detenerme ante la muerte fue publicado póstumamente en 1890, gracias a la gestión de Mabel Loomis Todd y Thomas Wentworth Higginson. Aquí, Emily Dickinson personifica a la Muerte como un caballero que acompaña a la poeta hasta su tumba.

Originalmente fue titulado El carruaje (The Chariot), aunque nunca se supo cuál era el título pensado por Emily Dickinson para encabezar este extraño viaje poético hacia el sepulcro.


No pude detenerme ante la muerte.
Because I could not stop for Death, Emily Dickinson (1830-1886)

Porque no pude detenerme ante la muerte,
amablemente ella se detuvo ante mí;
el carruaje solo nos encerraba a nosotros
y a la inmortalidad.

Condujimos lentamente, ella no sabe de apuros;
y por su cortesía debí abandonar mis labores e incluso mis ratos de ocio.

Pasamos por la escuela donde jugaban los niños
Sus lecciones apenas concluidas;
pasamos frente a los campos de pastoreo
y ante el sol que se ponía,

Nos detuvimos ante una casa que parecía
una hinchazón de la tierra;
su techo, solo visible,
su cornisa, apenas un montículo.

Desde entonces han pasado siglos;
pero cada uno parece más corto
que el día en que anuncié por vez primera
que las cabezas de los caballos
apuntaban hacia la eternidad.


Original en inglés:

Because I could not stop for Death,
He kindly stopped for me;
The carriage held but just ourselves
And Immortality.

We slowly drove, he knew no haste,
And I had put away
My labour, and my leisure too,
For his civility.

We passed the school where children played,
Their lessons scarcely done;
We passed the fields of gazing grain,
We passed the setting sun.

We paused before a house that seemed
A swelling of the ground;
The roof was scarcely visible,
The cornice but a mound.

Since then ’tis centuries; but each
Feels shorter than the day
I first surmised the horses’ heads
Were toward eternity.


Más poemas de Emily Dickinson. I Poemas de muerte.


Más poesía gótica:
El resumen y traducción al español del poema de Emily Dickinson: No pude detenerme ante la muerte (Because I could not stop for Death) fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com