Conde de Lautréamont: poemas


Conde de Lautréamont: poemas.




En esta sección de El Espejo Gótico daremos cuenta de los mejores poemas del Conde de Lautréamont, cuyo verdadero nombre fue Isidore Lucien Ducasse (1846-1870), uno de los grandes poetas malditos y héroe del movimiento surrealista.

Primero nos introduciremos en los mejores poemas del conde Lautréamont que se encuentran en nuestra biblioteca, entre ellos, los Cantos de Maldoror, y luego repasaremos brevemente su obra y su vida, casi tan misteriosa como sus versos.




Grandes poemas del conde de Lautréamont:




Conde de Lautréamont: poemas.

Le damos la bienvenida a uno de los autores más polémicos y misteriosos de la poesía maldita: Isidore Lucien Ducasse, más conocido como Conde de Lautréamont. Sus Cantos de Maldoror, prohibidos durante mucho tiempo y finalmente rescatados por el surrealismo, conforman una lectura esencial para entender el desarrollo de la poesía moderna.

En la poesía del Conde de Lautréamont coexisten lo pútrido y la violencia, la obscenidad y el crimen, gestando a su vez un tipo de belleza muy peculiar, saturada de elementos típicos de la literatura gótica.

Hijo de un diplomático francés, el conde de Lautréamont nació en Montevideo, en 1846. Su vida fue corta, y gran parte permanece en el misterio. En 1867 se instala en París, donde publica algunos fragmentos poéticos. Un año después intenta publicar los Cantos de Maldoror, pero los editores se rehúsan debido a su fuerte contenido. En 1870, el conde de Lautrémont muere en sus precarias habitaciones parisinas, supuestamente de una sobredosis, aunque algunos investigadores aseguran que fue envenenado.

Los Cantos de Maldoror es una obra onírica y profundamente visceral. La palabra Maldoror es una contracción de Mal d'Aurore; es decir: Mal de la Aurora. Su protagonista es un renegado de la creación, un proscrito alejado de Dios y la sociedad.

Su lucha principal es contra aquello que en los Cantos de Maldoror se denomina como El gran objeto exterior, es decir, la realidad objetiva. De esta forma, el conde de Lautréamont plantea una batalla entre lo real y lo ilusorio, entre el romanticismo y el materialismo, entre las cadenas de la objetividad y las ilimitadas posibilidades de lo imaginario.

El estilo del conde de Lautréamont compensa las incoherencias de la obra, y su capacidad para evocar lo aberrante es, y seguirá siendo, un motivo de regocijo para los amantes de la poesía.




Autores en El Espejo Gótico. I Autores con historia.


El artículo: Conde de Lautréamont: poemas fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

5 comentarios:

Anónimo dijo...

buenas noches
Los cantos de Maldoror es uno de los libros que mas me han gustado, si es un tipo de literatura que algunos van a considerar como algo grotesco o bizarro pero este texto es muy interesante, tambien es bueno los poemas aunque no tiene el mismo tema que los Cantos.
Muy buen autor.
felicidades por la pagina es muy buena y util.

luis arevalo ponce dijo...

Excelente selección de poemas...me gustarón mucho...felicitaciones

Anónimo dijo...

Es un gran poema. Pero aclararles que no corresponde ubicar al Conde dentro de la época victoriana, no solo por que nació en otro país y luego se desarrollo en Francia, sino por que su obra y sentido esta cargado de otro espíritu. Aclarar que la época victoriana influyo en otros espíritus de la época fuera de Gran Bretaña pero no en todos esta esa carga cultural, ya que no tenían las mismas lecturas o carga cultural.Intenten corregir esto, dijo no es lo mismo una cosa por otra. Alexis Comamala

Marlin dijo...

Hola, gran obra la de Ducasse, mi comentario es para saber si anonimo me puede ayudar con un par de dudas:
1.- Hay alguna constancia si Isidore Ducasse habría leido a Edgar Poe?
2.- Alguna consideracion general si se puede comparar su obra Los Cantos de Maldoror con los cuentos de Cuentos de amor de locura y de muerte de Quiroga.

agradezco a quien pueda opinar.

Sebastián Beringheli dijo...

Marlin, con respecto a tu consulta podemos deducir lo siguiente: Isidore admiraba a Baudelaire, por lo tanto, es imposible que no haya leído a Poe. En segundo lugar, yo no encuentro demasiadas similitudes entre Ducasse y Quiroga; quiero decir, los Cantos de Maldoror son surrealismo puro (antes de que existiera formalmente), mientras que el estilo de Horacio Quiroga pasaba por otro lado. Saludos!



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Sara Teasdale.
Relato de Katherine Mansfield.
Poemas de Thomas Campbell.

Mitología.
Poemas de Campoamor.
Ensayo de Virginia Woolf.