Poema para un beso.

Creo que todos los que estamos, o estuvimos enamorados, tenemos muy presente nuestro primer beso con la persona amada. Ciertamente, nuestra cultura le da demasiada importancia al primer beso, haciendo que sus sucesores se vayan diluyendo lentamente en la trama del olvido, o lo que es peor, en la indiferencia. No caeremos en ese aborrecible lugar común que postula que el último beso es más importante que el primero. La cronología no tiene demasiada importancia cuando se habla de amor, y aunque es verdad que no todos los besos son iguales, sí es cierto que hay algunos que nos marcan, nos guste o no.

Esta noche (noche al menos para mí) Elizabeth Barret Browning saldrá un poco de su rol protagónico en la poesía victoriana, y nos relatará cómo fue su primer beso. Evidentemente, el pudor que su época le asignó a las mujeres, le impidió a nuestra poetisa tomar un rol más activo durante aquel ritual amoroso, de manera que sólo nos contará cuáles fueron sus emociones cuando el temerario Robert Browning decidió dar el primer paso.

No será el mejor poema sobre besos de la historia, pero quienes nos hemos sentido conmovidos por la maravillosa historia de amor de estos dos poetas, nos sentimos gratificados al evocar aquel momento.

La Primera vez que él me Besó.
The First time he kissed me, Elizabeth Barret Browning.

La primera vez que él me besó,
Fue sobre estos dedos que ahora escriben;
Y desde entonces han crecido en pura palidez,
Lentos para estrechar otras manos,
Y lascivos para acariciar sus labios
Mientras los ángeles suspiran.
Aquel anillo de amatista
Permanece lejos de mi vista,
Desde que ese primer beso
Bendijo su antiguo hogar.
El segundo pasó más alto que su ancestro,
Y buscó la frente, fallando a medias,
Derramándose sobre mis cabellos,
Superando toda recompensa.
Esa fue la cima del dolor,
La corona misma del amor.
Con santificadas dulzuras
Procedió el tercero,
Sobre mis labios, presionándolos
En un púrpura suave, perfecto.
Desde entonces, ciertamente,
He dicho plena y orgullosa:
Mi Amor, sólo mío.

Elizabeth Barret Browning.


Más Literatura Gótica:
El poema de Elizabeth Barret Browning, The first time he kissed me, fue traducido al español por El Espejo Gótico. Para la utilización total o parcial de nuestra versión escríbenos a elespejogotico@gmail.com