Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

El caso de Sven Andersson.
Relato de Jean Lorrain.
Novelas góticas de Thomas Peckett Prest.

Parapsicología.
Relato de Thomas Preskett Prest.
Las brujas más poderosas de la historia.


«Algún día nos amamos»: Robert Louis Stevenson y una promesa de amor eterno


«Algún día nos amamos»: Robert Louis Stevenson y una promesa de amor eterno.




Toda promesa de amor eterno esta signada por el incumplimiento. No podemos prometer lo que no tenemos, por ejemplo, la eternidad.

Sin embargo, ¿qué sería de la poesía sin la idea de la eternidad, sin la ilusión de que el amor puede prolongarse para siempre?

Imaginemos por un instante sonetos que declaran un amor con fecha de caducidad, amantes que se juran cariño y fidelidad por un lapso definido, poemas que versifican los estremecimientos de un deseo que consta de un momento fugaz.

El escritor Robert Louis Stevenson (1850-1894), autor de magníficas novelas, consideró que la idea del amor eterno quizás no esté relacionada con la eternidad del tiempo, sino con una rara e indefinible sensación de que lo eterno puede comprimirse en un instante, pasajero y al mismo tiempo imperecedero.

Algún día nos amamos, también conocido como Aire de Diabelli (Air Of Diabelli's), es apenas un fragmento de una carta de amor escrita dedicada a su esposa, Frances Fanny Matilda Van de Grift Osbourne, más conocida como Fanny Osbourne.

La particularidad de esta carta no radica en la promesa de un amor eterno, sino todo lo contrario; sus líneas no se proyectan hacia un dudoso y tal vez inexistente futuro de plena felicidad, sino hacia el pasado, hacia lo que fue y nunca volverá a ser.



Algún día nos amamos.
Air Of Diabelli's, Robert Louis Stevenson (1850-1894)

Entre la espesura de bayas y las islas de juncos, como a través de un mundo que sólo fuera cielo, oh firmamento invertido, la barca de nuestro amor se deslizaba. Brillantes como el día eran tus ojos, radiante fluía la corriente y era radiante el vasto y eterno cielo.

Cuando murió la gloria en el dorado crepúsculo, resplandeciente ascendió la luna, y llenos de flores al hogar regresamos. Radiantes fueron tus ojos esa noche, habíamos vivido, oh amor mío, habíamos amado.

Ahora el hielo envuelve nuestro río, con su blancura cubre la nieve nuestra isla, y junto a la lumbre invernal Joan y Darby dormitan y sueñan. Sin embargo, en el sueño, fluye el río y la barca del amor aún se desliza.

Escucha el sonido del remo al cortar sus aguas. Y en las tardes de invierno cuando la fantasía sueña en el crepitar de la chimenea, en sus oídos de viejos enamorados el río de su amor canta en los juncos.

Oh amor mío, amemos el pasado pues algún día fuimos felices, y algún día nos amamos.


Robert Louis Stevenson (1850-1894)




Más poemas góticos. I Poemas de amor. I Poemas de Robert Louis Stevenson.


Más literatura gótica:

El análisis, resumen y traducción al español del poema de amor de Robert Louis Stevenson: Algún día nos amamos: Aire de Diabelli (Air of Diabelli's) fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

5 comentarios:

Anónimo dijo...

no hay titulo mas oportuno para este poema.la mayoria de las veces los poemas de amor reflejan mas bien el deslumbramiento,el principio del enamoramiento al cual le siguen la pasion desenfrenada y el rompimiento.este poema se diferencia de los otros por que habla desde otro lugar,de cuando se nos caen las vendas de los ojos y vemos a la persona que amamos tal cual es a veces es dificil seguir.luego nos damos cuenta que podemos amarla de todos modos y tal ves pasan los años,quizas la pasion ya no este,pero no podes imaginarte la vida sin esa persona.ludmila sanzo

Anónimo dijo...

Agustin
Este poema es una obra maravillosa obra de Robert Louis Stevenson en lo particluar me gusta como escribe, la manera de como expresa los sentimientos y la pasion en esas palabras es genial...

Thany dijo...

hermosos Poemas

Anónimo dijo...

Que maravilla de poema, me encanta. A veces recordar es volver a vivir y asi lo aconseja al final, un diez.
Pili.

roje mais dijo...

no esta muy bien su poema: