La carta astral de Lovecraft


La carta astral de Lovecraft.




El escritor norteamericano E. Hoffmann Price (1898-1988), que conoció personalmente a H.P. Lovecraft, e incluso entabló con una cordial amistad con él —además de escribir en colaboración el relato: A través de las puertas de la llave de plata (Through the Gates of the Silver Key)—, se propuso abordar el misterio de la vida del maestro de Providence desde un ángulo novedoso: la astrología.

Esta especie de carta astral de Lovecraft que hemos traducido al español para El Espejo Gótico se titula: Lovecraft y las estrellas (Lovecraft and the Stars). Fue escrita por E. Hoffmann Price en base a sus propios estudios astrológicos de la vida de Lovecraft, y publicada en la edición de primavera de 1949 de la revista The Arkham Sampler.



Lovecraft y las estrellas.
Lovecraft and the Stars, E. Hoffmann Price (1898-1988)

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)


Como nadie hasta ahora ha podido darme la hora y el minuto del nacimiento de Howard Phillips Lovecraft en Providence, el 20 de agosto de 1890, acepté el desafío (que ningún astrólogo en toda regla dignificaría) de trabajar sobre la suposición de que Lovecraft nació al mediodía. Al erigir una carta astral, noté que Venus, Urano y la Luna estaban en Libra y en la Duodécima Casa.

Dado que esos tres planetas podrían haber estado realmente en cualquiera de las Doce Casas en el momento del nacimiento de Lovecraft, verifiqué las delineaciones de cada una y en cada Casa. Después de eliminar absurdos como Relaciones amorosas secretas, que conducen a la enemistad de las mujeres... amor por los caballos y los animales grandes... (Venus en XII) y favores de mujeres... matrimonio fructífero (Venus en XI) y pérdida del primer hijo... inconstancia en las aventuras amorosas... apegos románticos e impulsivos (Urano en V), y relaciones cambiantes con el sexo opuesto... enemistad femenina (Luna en VII), llegué a una delineación para la Tercera Casa que daba una representación cercana a Lovecraft (ver: Lovecraft y Sonia Greene: una historia de amor)

Esto sugeriría que la hora del nacimiento de Lovecraft fue entre las 4:00 a.m. y las 6:00 a.m., ya que durante esas dos horas, Venus, Urano y la Luna estuvieron en la Tercera Casa (aunque, por supuesto, todas en Libra). Por favor, no confundir una Casa con un Signo Zodiacal, de los cuales también hay doce.

A continuación, el Ascendente:

Leo estaría ascendiendo entre las 4:00 a.m y las 6:00 a.m. Ahora, cada signo se divide en tres decenas de diez grados cada una. Mi problema era determinar qué decanato estaba ascendiendo entonces. El tercer decanato claramente no era para H.P. Lovecraft, es decir, capaz y deseoso del mando, inclinado a las hazañas peligrosas, gobierna con mano alta y triunfa sobre sus enemigos. El Lovecraft que yo conocía no era un espadachín, ni yo tampoco, aunque siempre me etiquetó como tal.

El segundo decanato, gobernado por Júpiter, atribuye a los nativos una disposición amable y humana, que seguramente sí tenía Lovecraft, y también una facultad artística; aunque carecía de naturaleza afortunada y provechosa, fortuna en la especulación, y confianza en sí mismo. De hecho, Lovecraft no obtuvo ningún éxito a través del matrimonio, de manera tal que no necesitaba comprobar esto de cerca.

Cualesquiera que fueran sus cualidades, no eran joviales; no pudo haber nacido durante el surgimiento de un decanato gobernado por Júpiter. Pero el primer decanato, gobernado por Saturno (y Lovecraft era saturniano en su escritura de tumbas, criptas, lo siniestro y subterráneo) fue revelador.

Naturaleza fuerte, contundente, difícil de controlar: ningún editor de Weird Tales le hizo recortar jamás una historia o cambiar siquiera una coma.

Pobreza y problemas en la vida; infelicidad doméstica —datos extremadamente precisos—, falta de simpatía por la naturaleza: Lovecraft era un hombre amable, pero estaba fuera de contacto con la amplia gama de actividades humanas comunes.

Carácter austero, marcado por el falso orgullo: seguramente era austero en el mejor sentido de la palabra, y con la misma certeza padecía de falso orgullo al afirmar que le parecía repugnante la sola idea de escribir por dinero.

La autoimposición y el engaño estropearán la vida: se engañó a sí mismo al aceptar las limitaciones de su talento. El realismo tan evidente en su extraña ficción lo habría hecho distinguido en la ficción de la vida cotidiana, que él mismo profesaba ser incapaz de escribir debido a su «ignorancia».

El nativo desconfía de los demás y también carece de confianza en sí mismo, pero aprende a afirmar su independencia en momentos inoportunos: más de un manuscrito se mantuvo enterrado durante años porque no tenía la confianza para enviarlo. Cualquier rechazo lo deprimía desastrosamente; muchos manuscritos finalmente se vendieron solo porque un amigo lo instó a enviarlo. Sin embargo, Lovecraft se negaría obstinadamente a hacer cambios menores o concesiones. Ni siquiera intentaba facilitarle las cosas a un editor porque creía que esto le haría perder su integridad artística.

Mucha enfermedad y pérdida de poderes vitales; naturaleza cuidadosa y vigilante que rara vez logra un gran trabajo, pero siempre laboriosa: ¡Realmente laborioso! Durante veintiocho horas consecutivas, Lovecraft y yo nos sentamos en mi estudio en Nueva Orleans, la primera vez que nos conocímos, mientras él criticaba a Tarbis of the Lake, cortando minuciosamente cada frase en pedazos; con encanto, afable, planteando las cuestiones de verosimilitud más espeluznantes, y también las más remotas. 

Lovecraft era laborioso, sí. Y cuidadoso, también. Solo una vez le encontré un error. Fue en La llamada de Cthulhu, tenía un inspector de policía en Nueva Orleans viviendo en una cuadra de una calle en el Vieux Carre donde no existían residencias. ¡Nos reímos mucho de eso!

Ya hemos dejado la coincidencia en el polvo. Pero vayamos más lejos. Saturno es el señor del primer decanato; y Saturno está en el quinto grado de Virgo. William Lilly da esta descripción de alguien cuyo significador, Saturno, está en ese signo:


«Una persona de cuerpo alto, delgado, moreno, de cabello negro y abundante; una cabeza larga, semblante sólido; generalmente desafortunado; inclinado a la melancolía, reteniendo la ira; un proyector de muchos asuntos curiosos con poco propósito; estudioso, sutil, reservado.»


Según recuerdo, Lovecraft era alto, aunque estaba inclinado a encorvarse, por lo que no parecía tener su estatura. Su cabello era oscuro, aunque no notablemente abundante; Quien haya visto su imagen estará de acuerdo con la descripción de Lilly. Difícilmente lo llamaría moreno, sin embargo, considerando su vida sedentaria, su tez era ligeramente oscura, y tenía ojos marrones.

Un nacimiento tan temprano como las 3:14 a.m. excluiría a Leo como ascendente; mientras que si hubiera nacido después de las 3:50 a.m., Urano habría estado en la Cuarta en lugar de en la Tercera Casa. La influencia de Urano en las cualidades mentales no habría sido como realmente fue, ya que la Tercera y Novena afectan notablemente la mentalidad.

Ahora completemos la imagen:

-Sol en la Primera Casa: honor y éxito. Una disposición orgullosa; franco, generoso; independiente y firme. Amor por la exhibición y la publicidad, acompañado de nobles intenciones.

-Saturno en la Segunda Casa: pérdidas comerciales; naturaleza ahorrativa; trabajo duro por poca ganancia; a veces pobreza.

-Mercurio en la Tercera Casa: mucha actividad; muchos viajes cortos; mucha escritura; una mente ocupada, entregada a la búsqueda de diversos conocimientos, especialmente de literatura y ciencia.

-Luna en la Tercera Casa: viajes constantes; publicidad de algún tipo; muchos cambios de profesión y ocupación; fantasías curiosas y caprichosas.

-Venus en Tercera Casa: fuerte inclinación por las bellas artes; éxito en escritos; relaciones pacíficas entre miembros de la familia; disposición amable, intelecto brillante y fructífero. La poesía, la música, el canto y la pintura se encuentran entre las actividades de quienes están bajo esta influencia.

-Urano en el Tercera Casa: mente descarriada, curiosa e inventiva; ideas impopulares que, si se comentan abiertamente, solo incurren en graves pérdidas y críticas adversas.

(Esta última, si no se toma demasiado literalmente, describe la carrera de Lovecraft hasta que finalmente fue descubierto. Sus ideas eran «impopulares»; y en comparación con lo que podría haber escrito, le causaron «graves pérdidas» financieras. Finalmente, en la revisión de August Derleth vemos cómo, en la niñez temprana, su impopularidad con sus compañeros de juego lo llevó a los libros y el estudio).

-Marte en la Sexta Casa: dolores estomacales, inflamación en las entrañas (Murió de cáncer de intestino). Extravagancia en la comida y el vestir (No es cierto que Lovecraft haya sido un extravagante. Solo su expreso su deseo de haber vivido en el período georgiano para poder vestirse de acuerdo con sus gustos puede ser visto como un signo de extravagancia)

-Júpiter en la Octava Casa: el matrimonio trae prosperidad: la pareja es o será rica; ganancia por legado; una muerte feliz. (Tengo entendido que Lovecraft tenía un pequeño ingreso de una cantera de granito. No he tenido un relato de primera mano de sus últimos días, o del día de su muerte. El matrimonio no le trajo prosperidad).

-Neptuno en la Undécima Casa: amigos y alianzas seductoras, asesores poco fiables; traición entre supuestos amigos; pérdidas y problemas por ello. La esposa es propensa a la delincuencia moral. Atracciones y asociaciones extrañas e inexplicables.

(Sin comentarios, aparte de que la mayoría de las veces le pagaban muy mal por su servicio de revisión de colaboración. Consideraba vulgar regatear las ganancias de una colaboración; la mera idea de discutir la división del cheque que obtuvimos por A través de las puertas de la llave de plata lo hizo retorcerse. Me imagino que habrá sido un shock para él cuando dije: «Toma el setenta y cinco por ciento»)

-Urano, en Libra, hace que la persona sea entusiasta del razonamiento, aficionado a los viajes, excéntrico, ambicioso; poseedor de imaginación, gusto, intuición y facultades estéticas. A veces conduce a un matrimonio apresurado, con peligro de distanciamiento o divorcio. La persona es propensa a suscitar críticas, rivalidad, oposición.


Este es apenas un boceto.

No está sintetizado ni adaptado a los eventos más destacados de su vida. Mi motivo para hacer esta investigación fue, al estilo Lovecraft, probar científicamente la astrología en general, y específicamente, el método de «rectificar» los horóscopos cuando no se conocen la hora y el minuto de nacimiento.

Dado que Lovecraft fue uno de los personajes más llamativos que he conocido, razoné que su gráfico contendría características inusuales que permitirían una rápida «rectificación» trabajando hacia atrás, desde la personalidad a las estrellas, y deduciendo así la hora y minutos de su nacimiento en un paréntesis no demasiado amplio.

Si a través de la circulación de The Arkham Sampler algún amigo o familiar de Lovecraft (si alguno de estos sobrevive) confirma o contradice que nació no mucho antes o después de las 3:50 a.m., le estaría muy agradecido.

Para terminar, presento esta cita de Llewellyn George, el decano de los astrólogos estadounidenses:


«Tu signo solar en esta encarnación será tu signo ascendente en la próxima; es decir, tu individualidad actual o cualidades inherentes se manifestarán entonces, exteriormente, como personalidad; se deduce entonces que el actual signo ascendente era el signo solar de la encarnación anterior. Cuando el signo solar y el ascendente son el mismo, indica que el individuo está repitiendo la experiencia (de la encarnación anterior) y la continuará repitiendo hasta que se aprendan las lecciones de la vida y se utilicen como un escalón en la Escalera de Jacob para ascender hacia reinos de expresión superiores».


Notarás que el Sol estaba en Leo, grado 27, y que el grado 9 de Leo estaba ascendiendo en el momento del nacimiento de Lovecraft. De esto solo puedo concluir que Lovecraft, en su próxima encarnación, puede volver a nacer cuando el Sol esté en Leo, y Leo esté ascendiendo.

¿Por qué? Porque era un hombre inflexible e inmutable; ni la lógica ni la pobreza podían afectarlo, tampoco las súplicas y la persuasión. No era un hombre terco, ni antagónico; sino simplemente un hombre que tomó una posición y la mantuvo. Hasta la muerte y al máximo: afable, agradable, cordial, pero con firmeza.

Cuando Harry Brobst y yo compramos cerveza y preparamos una olla de curry de las Indias Orientales en 66 College Street, el 5 de julio de 1933, Lovecraft sonrió y se mostró amistoso con nuestra bebida. Había cambiado a lo largo de los años. Hubo un tiempo en que la sola mención de la cerveza habría provocado toda su severidad y desaprobación. Seabury Quinn, me dice, discutió con él sobre el tema del alcohol. Pero el Lovecraft que yo conocí era cordial en presencia de bebedores como Brobst y yo. Él simplemente se maravillaba, como científico, de que dos hombres pudieran compartir seis botellas de cerveza y no caer de bruces.

En resumen, Lovecraft podría nacer en su próxima encarnación bajo otros signos. Me gustaría nacer en la misma época, y con el mismo signo, para volver a verlo.

E. Hoffmann Price (1898-1988)

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)




H.P. Lovecraft. I Mitos de Cthulhu.


Más literatura gótica:
El artículo: La carta astral de Lovecraft fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

3 comentarios:

Alfonso dijo...

Súper el análisis y la descripción de la personalidad que hace E. Hoffmann Price sobre la personalidad de Howard P. Lovecraft, muy acertado y cercano a pesar de no conocer la hora exacta de su nacimiento. Gracias.

Poky999 dijo...

Hola. Estoy retomando las lecturas del correo, no tienes un dato de personas o páginas online que permitan analizar la Carta Astral¿?
De antemano, muchas gracias.

Sebastian Beringheli dijo...

Me temo que no, Poky. Pero tampoco he buscado información más allá de este artículo. Estoy seguro de que no debe ser la única carta astral de Lovecraft.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Artículo.
Relato de Zenna Henderson.
Poema de Mark Francis.

Artículo.
Poema de E.A. Poe.
Relato de Allison V. Harding.