El libro secreto de Casanova


El libro secreto de Casanova.




Giacomo Girolamo Casanova (1725-1798) —o simplemente Casanova, para los íntimos— fue un agente secreto de la corte de Luis XV, diplomático, escritor y un hombre célebre por sus legendarias conquistas amorosas.

Según declaró él mismo en su autobiografía, La historia de mi vida (Histoire de ma vie), también conocida como Las memorias de Casanova, sus conquistas sentimentales ascendieron a la escalofriante cifra de 1321 mujeres. Cada una de ellas es detallada con una precisión quirúrgica en el libro, así también como algunos de sus métodos de seducción, según algunos, producto de influencias diabólicas (ver: Zorneo: demonio amigo de Casanova)

De las cuarenta y tres obras que escribió, apenas nos queda una docena de ellas; otras, en cambio, sobreviven a través de referencias y alusiones. Uno de estos libros perdidos de Casanova, cuyo nombre original sigue siendo tema de debate entre eruditos ociosos, describe no sólo las técnicas de seducción de Casanova, sino un preciso mapa de la psique femenina, sus deseos más íntimos y oscuros, así como la utilización de la palabra como afrodisíaco, y el uso de ciertas fórmulas esotéricas aplicadas a la seducción sistemática de todas aquellas mujeres que caían en de su círculo de influencia (ver: Casanova y el misterioso Libro de la Seducción).

Pero Casanova nunca fue un hombre agudo para detectar maravillas. Sus encuentros con personalidades destacadas de la época, como Voltaire, Madame de Pompadour, Mozart, Catalina II o Russeau, apenas son consignados en sus escritos. Distracción análoga se da luego de su encuentro con un misterioso nigromante de la Provenza, heredero de la tradición medieval (ver: Las pociones de amor más extrañas de la Edad Media) cuyo nombre ha quedado en el más riguroso olvido.

Debemos retroceder un poco en el tiempo para conocer el gérmen del libro secreto de Casanova.

A los 21 años, Casanova viaja a Roma, donde participa de los auspicios del cardenal Acquaviva y adopta la condición de fraile, momento en el que su obsesión con las mujeres finalmente se desencadena. Poco después, estudia medicina en Venecia y se convierte en el médico personal del patricio Matteo Bragadin. Es él quien inicia a Casanova en el estudio del ocultismo como herramienta de seducción (ver: Historia de la seducción).

En 1749, las autoridades detectan la presencia de libros prohibidos en la biblioteca personal de Casanova, y éste se ve obligado a huir a Milán, sitio donde entra en contacto con aquel misterioso nigromante, quien le enseña con dedicación todos los secretos para seducir mujeres, tanto desde una perspectiva psicológica como química, es decir, mediante el uso de afrodisíacos (ver: El peligroso afrodisíaco del Marqués de Sade)

Curiosamente, sería una mujer quien traicionaría el secreto de Casanova: Henriette, una dama notablemente inteligente y perceptiva, quien durante los nueve meses de relación que mantuvo con Casanova logró arrebatarle su diario secreto, en el que se encontraban varias fórmulas cabalísticas y recetas encriptadas.

El detalle más revelador de esta apropiación es que la técnica ocultista de Casanova no era perfecta, sino que tenía fecha de caducidad. En otras palabras, podía enamorar a la mujer que quisiera, así como seducir intelectualmente a cualquier hombre, pero su influencia sobre los demás no era perpetua, mutaba de individuo a individuo, prolongándose desde unas pocas horas hasta varios años, dependiendo de la personalidad y el carácter de su oponente.

Con este inmenso poder en sus manos, la vida de Casanova transcurrió plagada de incontables aventuras.

Estuvo preso en Piombi, la famosa prisión de los plomos, de la que escapó acompañado de una mujer disfrazada de monje, acaso la hija mayor de su carcelero. Permaneció en el exilio durante 18 años, donde participó de la corte de Luis XV con gran éxito, incluso se convirtió en agente secreto del rey y en el inventor de la lotería estatal francesa en 1757, hasta que fue acusado de fraude en un negocio textil y se vio obligado a huir nuevamente.

Casanova creó entonces un título nobiliario y pasó a llamarse Chevalier de Seingalt. Meses después se recluyó en una abadía de Zúrich y luego escapó hacia Roma, donde es condecorado nada menos que por el Papa Clemente XIII. Encanta a Federico II de Prusia, quien le ofrece el cargo de general. En aquellas funciones conoce a Catalina la Grande en San Petersburgo, encuentro que lo obliga a exiliarse en Polonia y luego en Madrid y Barcelona, donde en 1768 es encarcelado durante dos meses bajo el cargo de haber seducido a la esposa del capitán general del ejército.

Ya libre, Casanova entabla una jugosa amistad con Mozart, quien le dedica su ópera Don Giovanni, a propósito de sus inefables cosechas amorosas. En 1785 conoce al conde de Waldstein, masón como él, quien le ofrece hacerse cargo de su biblioteca en Bohemia. Allí comienza a escribir sus memorias, acosado por una feroz melancolía, y muere antes de concluirlas a los 73 años de edad.

27 años de sus memorias quedaron en el tintero.

Tras su muerte trasciende un episodio ominoso, que explica por qué Casanova quemó su libro secreto, y acaso el origen de la depresión profunda que lo acompañaría el resto de sus días.

En uno de sus vagabundeos por Italia, Casanova pasó una temporada en casa de un amigo masón. Seriamente afectado de gota, el hombre le solicita que, a cambio de su hospitalidad, embarace a su esposa, llamada Leonilda, pedido al que Casanova accede desinteresadamente. De hecho, antes de encarar su proyecto, y con la intención de disimular sus actividades en la casa, Casanova entabla un romance con varias doncellas, y con Lucrezia, la anciana madre del noble. Acto seguido, cuando todas las mujeres de la casa estuvieron bajo su influencia, se acostó con la joven y hermosa Leonilda, a quien deja prolijamente embarazada.

Poco después, a causa de una de las tantas epístolas que acumulaba sin leer, Casanova se entera con horror que su última conquista es nada menos que su hija.

A partir de este suceso, digno de una tragedia griega, Casanova quemó todo el material referente a sus filtros amorosos, afrodisíacos y técnicas de seducción. Tras su muerte, un puñado de admiradores y comedidos insertaron fragmentos codificados de los encantamientos en todas sus obras publicadas, haciendo del secreto un secreto a medias, visible y perfectamente legible para quien conozca el código original.

Es decir que el libro secreto de Casanova yace en todos sus libros.

De este modo, el libro secreto de Casanova se compone de numerosos volúmenes, donde podemos encontrar una mención, un párrafo, o un capítulo completo de sus recetas esotéricas. Sin embargo, casi de un modo regresivo, la tristeza y el vacío emocional de Casanova se vuelven perceptibles detrás de cada anécdota que consigna, como si su alma estuviese lacerada por grietas imposibles de disimular con sus aventuras.




Libros prohibidos. I Libros extraños.


Más literatura gótica:
El artículo: El libro secreto de Casanova fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

4 comentarios:

Soteria90 dijo...

Muy interesante!!!
Siempre he querido leer la bibliografia de casanova y ahora, despues de leer esto, tengo aun mas ganas.

Unknown dijo...

jajaja creo que ya me conquisto intelectualmente quiero leer todo sobre el

lion dijo...

jajajjaj creo que a mi ya me conquisto intelectualmente woow quiero leer todo sobre el y ahora aun mas

Ernnie Jimmy. dijo...

Sus técnicas son inimaginables y audaces, he leído unas cuantas hojas de su obra y me ha inspirado en actuar de igual manera.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de David H. Keller.
Análisis de «El Templo» de H.P. Lovecraft.
Consultorio paranormal.

Tierra Media.
Relato de Henry Hasse.
Análisis de «El Montículo».