«Sincera conmigo misma, falsa con todos»: Mary Coleridge; poema y análisis


«Sincera conmigo misma, falsa con todos»: Mary Coleridge; poema y análisis.




Sincera conmigo misma, falsa con todos (True to Myself Am I, and False to All) —a veces traducido al español como: Soy leal conmigo, falsa con todos— es un poema victoriano de la escritora inglesa Mary Coleridge (1861-1907), publicado originalmente en la antología de 1896: Los seguidores de la fantasía (Fancy's Following); y luego reeditado de manera póstuma en la colección de 1908: Los poemas de Mary E. Coleridge (Poems by Mary E. Coleridge).

Sincera conmigo misma, falsa con todos, sin dudas uno de los grandes poemas de Mary Coleridge, nos entrega una visión extraña sobre los conflictos internos respecto de la sinceridad y la necesidad de resguardar ciertos sentimientos, incluso de disimularlos del modo más descarado, con el objeto de protegerlos de la mirada de los demás.

En este sentido, Mary Elizabeth Coleridge interpreta esa contradicción presente en el corazón de la mujer victoriana, a quien se le exigía el mayor recato emocional y físico para resguardar su reputación. En este marco, ser sincera con una misma, es decir, estar en contacto con esos deseos e impulsos reprimidos, implicaba necesariamente ser falsa con los demás.




Sincera conmigo misma, falsa con todos.
True to Myself Am I, and False to All, Mary E. Coleridge (1861-1907)

Sincera conmigo misma, falsa con todos,
el miedo, la tristeza, el amor, nos sujetan con su virtud.
Pero cuando los labios traicionan el llanto del espíritu,
la voluntad, que debería ser soberana, es esclavitud.

Por lo tanto, deja que el terror me mate
antes de pedirle ayuda a los hombres.
Deja que el pesar envidie al suspiro.
¿Tienes miedo? ¿Infelicidad?
¡No! La mentira sobre la menguante verdad
se alza como una muro.

¿Alguna vez has amado? ¡No, nunca!
Mientras tanto, el corazón en mi carne se vuelve de piedra.
Y, sin embargo, vil lo considero,
el corazón dentro de mi corazón entero
gime sin palabras, y cuando ven una cara, una sola cara,
se abren para sonreír los severos ojos del alma.


True to myself am I, and false to all,
Fear, sorrow, love, constrain us till we die.
But when the lips betray the spirit’s cry,
The will, that should be sovereign, is a thrall.
Therefore, let terror slay me, ere I call
For aid of men. Let grief begrudge a sigh.
‘Are you afraid?’—‘unhappy?’ ‘No!’ The lie
About the shrinking* truth stands like a wall.
‘And have you loved?’ ‘No, never!’ All the while,
The heart within my flesh is turned to stone.
Yea, none the less that I account it vile,
The heart within my heart makes speechless moan,
And when they see one face, one face alone,
The stern eyes of the soul are moved to smile.


Mary Coleridge
(1861-1907)




Poemas góticos. I Poemas de Mary Coleridge.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de Mary Coleridge: Sincera conmigo misma, falsa con todos (True to Myself Am I, and False to All), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de David Langford.
Detective paranormal de W.H. Hodgson.
Tratado demonológico de Collin de Plancy.

Artículo.
Libro de Montague Summers.
Relato de Washington Irving.