Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


Las vampiresas tántricas de la diosa Kali


Las vampiresas tántricas de la diosa Kali.




En la región del Tíbet y la India se habla de una raza de mujeres vampiro conocidas como Dakin, consortes de la temible diosa Kali.

Dakin significa «mujer celestial», nombre que procura acentuar sus características sobrenaturales. En realidad, no hay realmente ningún rasgo celestial que podamos atribuirles a estas vampiresas.

Las Dakin poseen la habilidad de cambiar de forma a voluntad; de hecho, se dice que pueden asumir virtualmente cualquier forma, ya sea la de un objeto como el de una persona o un animal, aunque normalmente eligen silueta de la mujer mortal para manifestarse.

La feminidad no es un disfraz caprichoso; las Dakin practican una forma escandalosa del tantrismo, doctrina antiquísima que utiliza el deseo como vehículo de trascendencia espiritual, práctica a la que se entregan con absoluta y blasfema devoción.

Si nos guiamos por esta última observación, las Dakin comparten los mismos hábitos que los Súcubos, sin embargo, existen discrepancias que vale la pena mencionar.

Las Dakin no solo utilizan al macho en sus maniobras tántricas, sino que realmente se enamoran de ellos, cuestión que termina siendo tanto o más peligroso que un ataque directo y sin burocracias, ya que estas vampiresas son notablemente exigentes a la hora del amor.

Las Dakin se alimentan especialmente de la carne y la sangre del varón, pero son capaces de vivir de una dieta frugal si están enamoradas. Este cambio gastronómico es muy peligroso, ya que sin su alimento tradicional las Dakin se tornan más impredecibles e inestables que de costumbre.

Cuenta la leyenda que antiguamente las Dakin se encargaban de transportar las almas de los muertos, cumpliendo el rol de psicopompos. En aquel entonces se las veía como ángeles hechos de pura energía espiritual, a tal punto que no se las asociaba a ningún dios o diosa en particular.

Luego llegó la caída, presumiblemente a causa del amor o el deseo.

Kali, la diosa de la muerte, la destrucción y el renacimiento, las recibió en su corte y desde entonces la acompañan en sus andanzas. Dejaron de aspirar los vapores que nutren a los ángeles y se volcaron a la sangre y la carne cruda, propia de vampiros y otras criaturas no humanas de plano astral atrapadas en la rueda del karma.




Más leyendas de vampiros. I Diccionario de razas de mujeres vampiro.


Más literatura gótica:
El artículo: Dakin: las vampiresas tántricas de la diosa Kali fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com