Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Edgar Allan Poe.
Relato de M.R. James.
Poema de Samuel Coleridge.

Frases de William Shakespeare.
Relato de Edgar Allan Poe.
Poema de Robert Herrick.


Significado de soñar con el demonio


Significado de soñar con el demonio.




No eres la primera ni la última persona en haber despertado en medio de una pesadilla, horrorizado, donde aparece el mismísimo demonio.

Esta clase de sueños, o mejor dicho, de pesadillas con el demonio, dejan una fuerte impresión que no se disuelve fácilmente, como si de alguna forma hubiésemos sido testigos de algún tipo de materialización onírica del mal en estado puro.

No diremos que es "solo un sueño", ya lo los sueños rara vez son "solo algo". Como hechos de la mente, sucesos objetivos de la psique, los sueños deben ser tratados y examinados con el mayor escrúpulo.

Para enfrentarnos a los demonios de nuestras pesadillas debemos dejar de lado los viejos diccionario demonológicos y los libros prohibidos del pasado, y abordar el problema desde una óptica más simbólica.

Soñar con el diablo es muy común, y más allá de lo que cada uno puede entender por "diablo" sus características casi siempre representan una parte de nuestra propia personalidad, en general aquella que necesitamos para resolver un problema que hasta el momento no parece tener solución.

Este "problema" no necesariamente es conocido por el sujeto. De hecho, incluso puede pensar que no tiene ningún problema entre manos.

El demonio de nuestras pesadillas, no importa si aparece bajo la forma elegante de un Lucifer o la desfigurada silueta de un Satanás, Belcebú o Abadón, siempre se integra a nuestro inconsciente como un elemento que viene a romper un paradigma de lo "normal", de "lo que debe ser".

El ser humano se define menos como un ser racional, capaz de pensar y expresarse, que como un ser que desea.

La fuerza del deseo es tan fuerte, tan avasalladora, que a menudo rompe las barreras que construye nuestra propia conciencia para reprimirlo. El sujeto consciente puede creer que no desea nada "anormal", y en cierta forma podemos decir que tiene razón. No es él quien desea, es su inconsciente.

A propósito de esto podemos formular la siguiente ecuación: todo lo que deseamos DEBE ser satisfecho, pero como una porción de esos deseos no se ajustan a lo que consideramos "normal", se archivan en nuestro inconsciente, quien se encarga de satisfacerlos en los sueños.

Ahora bien, ni siquiera en los sueños somos capaces de expresar abiertamente nuestros deseos. Necesitamos símbolos, metáforas que logren satisfacer nuestros deseos más inconfesables sin que nuestra conciencia se entere de lo que ha ocurrido.

Ese es el verdadero origen del miedo que sentimos frente a ciertas pesadillas. No es horror por lo que acabamos de experimentar, sino la intuición de que representan algún tipo de deseo satisfecho.

Volvamos al diablo de nuestras pesadillas.

El demonio de nuestros sueños se presenta para manipular aquello que consideramos "anormal", al menos concientemente, es decir, impulsos primarios que no podemos manejar.

Por eso es tan habitual la presencia del demonio en sueños eróticos, figuras que antiguamente eran conocidos como íncubos y súcubos: seres condenadamente sagaces a la hora de manifestar nuestros deseos más secretos, a tal punto que ni siquiera podríamos reconocerlos como propios.

El significado del diablo en nuestro sueños también puede representar un hecho traumático o una figura que nos ha marcado negativamente. La depresión aguda también suele proporcionar este tipo de figuras oscuras, sin rostro, que asolan desde las tinieblas.

En estos casos el demonio de las pesadillas agrupa todas las cualidades nefastas de una persona o situación traumática que nuestro consciente no se atreve a manifestar directamente.

En cualquier caso, el diablo que soñamos es siempre una figura que nos acecha. Posee, sin dudas, una fuerza evocativa muy poderosa, capaz de provocar sudores fríos y despertares sobresaltados; pero si también vemos en él una figura que nos permite expresar lo inexpresable, entonces podremos sobrellevar ese horror momentáneo y advertir en él la manifestación de una psique saludable.

Una de las mejores explicaciones del significado del demonio en los sueños como expresión de deseos inconfesables procede de la novela de Fedor Dostoyevski: Los hermanos Karamazov (Brát'ya Karamázovy), en un pasaje donde Lise, entusiasmada, comenta una de sus pesadillas más recurrentes, en la que podemos intuir la sombría pulsión del deseo detrás de sus funestos demonios:

A veces, en sueños, veo a los demonios. Es de noche. Estoy sola en mi habitación, donde arde una vela. De pronto, abren la puerta. Allí hay muchos, que desean entrar para apresarme. Ya avanzan, ya se arrojan sobre mí. Pero me santiguo y todos retroceden aterrados. No se van, se quedan en los rincones y en la puerta. De pronto, siento un irresistible deseo de blasfemar; empiezo a hacerlo y ellos avanzan en masa, alegremente. De nuevo ponen sus manos sobre mi; pero yo vuelvo a santiguarme y todos vuelven a retroceder. Es tan divertido, tan excitante, que pierdo la respiración.

Queda claro que Lise es acechada por sus deseos bajo la forma de demonios que se acercan pero no lo suficiente como para que ella advierta su verdadera naturaleza. Se santigua, es decir, establece una barrera entre ella —su consciencia— y los demonios manifestación del inconsciente—. El juego es divertido, es "excitante", porque Lise intuye que si los demonios la atrapan conseguirán desatar tus pasiones; sin embargo, no se los permite, acaso porque todos somos incapaces de ver nuestro propio rostro en el diablo.




Más diccionario de sueños. I El lado oscuro de la psicología.


Más literatura gótica:
El artículo: Significado de soñar con el demonio fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com