Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Samuel Coleridge.
Frases de William Shakespeare.
Relato de Edgar Allan Poe.

Poema de Robert Herrick.
Libro prohibido.
Poema de Robert Browning.


Hechizo para defenderse de una persona violenta


Hechizo para defenderse de una persona violenta.


Por Atenea Helenaus.


Claro que hay formas más adecuadas para luchar contra la violencia, pero en esta sección hablamos de hechizos, y los hechizos contra la violencia, ya sea física o psicológica, pueden ser un aliado para todas las víctimas de agresiones.

Existen, por supuesto, rituales y ceremonias muy poderosas para atacar a una persona violenta, incluso para esa misma violencia se vuelva en su contra y lo consuma por completo, pero esto no siempre puede realizarse debido a su enorme complejidad.

Por eso te invito a practicar este simple hechizo contra la violencia que no requiere grandes preparativos ni materiales costosos.

La única advertencia es que lo realices SOLO contra personas violentas. Si diriges el hechizo a alguien que no lo es, sencillamente rebotará y se volverá en tu contra. A tener cuidado con eso.

La violencia engendra violencia, y eso es absolutamente cierto; solo que a veces la violencia se retroalimenta a sí misma sin que se le agregue material de combustión, es decir, sin que se la estimule con agresiones recíprocas.

Lo que haremos a continuación es combinar un viejo mantra con un objeto mágico que absorberá las energías negativas de la persona violenta.

Necesitas conseguir una piedra pequeña de carbón.

Envuélvela en un trozo de tela negra.

Lleva la piedra envuelta y colócala contra tu pecho.

Recita tres veces el siguiente mantra.

Magna Vigilantis Hesperia,
Ut Telere Sigis et Acqua,
Irae Disppersare utque,
Semper, Semper anti (nombre de la persona violenta)



Retira la piedra de tu pecho.

Colócala entre tus dos manos y llévala hasta tu frente.

Nuevamente repite tres veces el mantra.

Lo que acabas de crear es un amuleto. Ahora necesitas transferirle tu propia energía y emociones.

Toma la piedra entre tus manos y piensa fuertemente en la persona violenta sobre la que estás trabajando. Visualízala. Transfiérele al amuleto tu miedo, tu indefensión, tu deseo de sentirte libre de agresiones, pero sin añadirle ni una pizca de odio; no porque la otra persona no se lo merezca sino porque con eso solo conseguirías alimentarla aún más.

Repite la operación durante 3 días consecutivos.

Pasado este tiempo puedes abrir el envoltorio de tela negra y raspar un pequeño pedazo de la piedra de carbón.

Ese es tu amuleto mágico. Llévalo en contacto con tu piel durante 7 días.

A partir de entonces puedes tocar tu amuleto todas las veces que lo necesites y pedir la ayuda de Thascios, conocido entre los cristianos como San Cipirano, a quién has invocado en el mantra anterior.

No hace falta que el hechizo lo emplees únicamente contra alguien violento sino también para iluminar atmósferas cargadas de agresividad.




Hechizoteca: todos los hechizos. I Diarios Wiccanos.


Más literatura gótica:
El artículo: Hechizo para defenderse de una persona violenta fue realizado por Atenea Helenaus para El Espejo Gótico. Envíame tus dudas o consultas a: ateneahelenaus@gmail.com