Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


Significado de soñar con la muerte

Significado de soñar con la muerte.



Soñar con la muerte, en cualquiera de sus formas y posibilidades, es tal vez uno de los sueños que más recordamos a lo largo del tiempo. 

La multiplicidad de formas que adopta la muerte en nuestros sueños es tan amplia que requiere un estudio muy riguroso, de modo que aquí solo repasaremos a grandes rasgos algunas de sus impresiones más habituales.

Ver o hablar con alguien muerto en un sueño representa algún tipo de influencia negativa sobre la que nuestro inconsciente trata de alertarnos. 

Si la persona muerta es conocida representa una pérdida material y, simultáneamente, asuntos pendientes que no hemos logrado resolver.

Si soñamos con una persona que ha muerto hace mucho tiempo indica que estamos frente a una situación o dilema con ciertos paralelos respecto de la persona fallecida. 

En general, estos sueños se producen durante períodos de grandes cambios en la vida del sujeto: al final de una relación sentimental, de una mudanza e incluso frente a la pérdida de un trabajo.

Cuando soñamos con alguien que ha muerto recientemente, insisto, analizándolo de forma genérica, indica que la ausencia física de esa persona aún no se ha asimilado del todo.

A propósito de esto, es habitual que las personas que han perdido a un familiar sueñen con él. En muchos casos, la persona muerta parece inducir al sujeto a que lo acompañe, a veces a cruzar la calle, a acercarse a él de distintas formas. 

Esto suele tomarse erróneamente por una invitación a la muerte, es decir, a que el muerto intenta llevarnos con él

Simbólicamente hablando, este gesto representa la necesidad del sujeto de entender su muerte.

Soñar con alguien que sabemos que está muerto, pero que dentro del sueño interactúa como una persona viva, simboliza algún tipo de experiencia concreta que hemos vivido con esa persona, y que nuestra situación actual nos lleva a revivir, quizás para resolverla de forma distinta.

Uno de los sueños más difíciles de entender, por su crudeza, es el sueño que involucra la presencia de un niño muerto, un hijo, tal vez, o alguien cercano que ha fallecido prematuramente. 

En estos casos no hay ningún símbolo velado. 

Nuestro inconsciente simplemente se resiste a admitir la pérdida, y sobre todo los intentos de la mente consciente por aceptarla.

En determinados casos, soñar con un niño muerto representa el deceso de nuestra propia inmadurez.

Más allá de estos apuntes genéricos, para entender los sueños acerca de personas muertas es imprescindible hacernos algunas preguntas, por ejemplo, qué representa esa persona para nosotros y dentro de qué arquetipo la clasificaríamos.

Uno de los sueños más perturbadores es aquel en el cual soñamos que nuestros padres están muertos. Si aún están vivos simboliza un significativo grado de maduración en el sujeto.

Soñar con la propia muerte, por aterrador que sea, siempre apunta hacia una fase de transición en la vida del sujeto. 

Representa cambios, transformaciones, redescubrimientos, a menudo espirituales. El miedo que surge de estos sueños se relaciona directamente con los cambios coyunturales que estamos experimentando.

Metafóricamente hablando, soñar con nuestra muerte simboliza el término de uno o varios hábitos. Es decir, con el final de una etapa.

Si, en cambio, soñamos que estamos a punto de morir, indica la inminencia de decisiones cruciales para nuestro futuro.

Soñar con la muerte de alguien con quien no tenemos una relación fluida indica desapego y desinterés por su bienestar. 

En cambio, si soñamos con la muerte de una persona desconocida representa indiferencia por los cambios que gravitan sobre la vida del sujeto.

Los sueños acerca de la muerte se caracterizan por una sensación que se repite en todos los soñadores. No importa cuál sea el contexto, despertar de esta clase de sueños siempre nos inyecta una fuerte dosis de alivio.

Siguiendo un recorrido genérico sobre los sueños de muerte, éstos se inscriben en dos tipos claramente definidos: culpa y miedo.

Basta sentirse culpable por algo para que la sombra de la muerte ronde por nuestros sueños. 

El miedo, por el contrario, nunca impulsa sueños de muerte salvo cuando se produce frente a un cambio radical en nuestras vidas.

Por ejemplo, soñar con la muerte de una madre, por horrorosamente mal que nos haga sentir, no puede tomarse como un deseo reprimido, y mucho menos como un presagio. 

De nuevo, es importante analizar lo que el símbolo representa y no demorarse en sus cualidades exteriores. 

En este caso, no es nuestra madre quien debe preocuparnos, sino lo que representa: la maternidad, algo que puede provocar gran ansiedad en las mujeres.

Estadísticamente hablando los sueños de muerte no poseen grandes variaciones. Los más comunes son:
  • Encontrar un cadáver, ya sea para enterrarlo, ocultarlo, o esconderse detrás de él en una situación de peligro.
  • Muerte de un familiar o un amigo.
  • Muerte de una mascota.
  • Muerte de uno mismo.


Es común que frente al sueño acerca de la muerte de alguien querido se sostenga que, de hecho, le hemos "alargado" la vida. 

Simbólicamente hablando esto no está lejos de la verdad. 

Frente a la muerte de alguien, o bien frente al miedo de que alguien muy querido muera, nuestro inconsciente entra en un conflicto irreconciliable con la razón. 

Mientras nosotros intentamos procesar la idea de que alguien ha muerto, nuestro inconsciente se ocupa de mantenerlo vivo dentro de su rango de acción.

Durante la infancia los sueños de muerte se limitan a un universo más estrecho, es decir, a miedos genuinos y sin doble interpretación. 

Los más comunes son:
  • Soñar que muere un hermano.
  • Soñar que muere el padre.
  • Soñar que muere la madre.
  • Soñar que mueren los abuelos u otros familiares.


Para finalizar repasemos algunos sueños de muerte más puntuales, desde luego, siempre desde un punto de vista genérico. 

Vale aclararlo ya que quien ha perdido a alguien recientemente no puede ni debe guiarse por observaciones generales.

Soñar con la muerte de una pareja: indiferencia, pérdida de afecto por sus cualidades. 

Si la pareja muerta pertenece al pasado quizás indique cierta nostalgia por esa persona que ya no forma parte de nuestra vida.

Soñar con la muerte de los padres: cambios significativos, decepción, "humanización" de los ideales de la infancia. 

El sujeto siente que carece de los aspectos que encarnan los principios arquetípicos del padre y la madre.

Soñar que se habla con padres muertos: culpa, en el caso de que efectivamente hayan muerto. 

El sueño a menudo busca reconducir las relaciones que no han sido fructíferas, o que han dejado asuntos pendientes. Rara vez buscan afrontar la pérdida real de alguien.

Soñar con la muerte de un hermano, familiar o amigo: deseo de revivir experiencias agradables.

Soñar con miedo a morir: preocupación muy común en la infancia y la adolescencia. 

Puede resumirse como el miedo a ocupar un espacio distinto del actual, por ejemplo, madurar.

Soñar con morir solo: miedo a la soledad.

Soñar que morir de hambre o de una enfermedad: miedo a la pérdida de algo material.

Soñar con el suicidio: simboliza uno o varios problemas que el sujeto no logra poner en palabras. 

La muerte por suicidio es un corte con la vida, representada en la palabra. Aquel que es incapaz de hablar sobre algo que carcome su corazón puede convertir este tipo de sueños en pesadillas recurrentes.

Soñar con morir en un accidente: nuestro inconsciente nos alerta aquí del curso de colisión que lleva nuestra vida, por hábitos nocivos, costumbres, o negligencia.

Soñar con la muerte de abuelos: sentimiento de desamparo. 

En esta clase de sueños los muertos suelen hablar sobre asuntos concretos del pasado, por ejemplo, ordenándole al soñador que busque algo.

Soñar con animales muertos: simbolizan nuestro estado de ánimo. 

Soñar con animales muertos, o bien a punto de morir, suele ser común durante etapas muy problemáticas.

Soñar con un bebé muerto: finalización de la infancia. 

Algo infantil ha muerto en el sujeto, que generalmente se relaciona con su estilo de vida. 

Es habitual que quienes vayan a convertirse en padres en poco tiempo tengan este tipo de pesadillas, y que naturalmente las relacionen al bebé que viene en camino. 

No obstante, nada tiene que ver con eso. 

El bebé soñado representa los aspectos que el sujeto cree que perderá irremediablemente al convertirse en padre.

Soñar con un gato muerto: más habitual en las mujeres, representa el agotamiento de la sexualidad. Cansancio.

Soñar con una hija/o muertos: suelen producirse frente a una situación de enfermedad, propia o de terceros, y con mayor frecuencia luego de un accidente.

Soñar con la Muerte: con mayúscula, soñar con la Parca representa el encuentro con aspectos reprimidos de la personalidad. Normalmente se produce después de una ruptura sentimental.

Soñar con moscas muertas: sentimiento de superioridad frente a personas que el soñador considera insignificantes.

Soñar con una mujer muerta: en la antigüedad se lo consideraba un sueño de mal augurio, el presagio de la muerte de alguien. 

En realidad representa la muerte de la libido, un agotamiento en el terreno sexual.

Soñar con peces muertos: miedo a la pérdida de dinero y bienes personales.

Soñar con ranas muertas: miedo a un nuevo entorno, para el cual el soñador se siente incapaz.

Soñar con ratones muertos: miedo a los deseos e impulsos que el soñador no se atreve a confesarse abiertamente.

Soñar con un árbol muerto: miedo a la pérdida de virilidad e infertilidad. Suele producirse tras la muerte real de alguien joven.

Soñar con muertos vivos, o zombies: incapacidad de expresión. Sentimiento de aislamiento, de desconección con el resto. Insistencia en viejos hábitos.

Soñar con personas realmente fallecidas: sentimientos sin resolver.

Soñar con una mascota muerta: recapitulación de recuerdos de momentos que se creían olvidados.








El artículo: Significado de soñar con la muerte fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Hace dias soñe con la espada de la muerte y vi ala muerte en mi cuarto una vez llevaba un vestido negro como esta en esta foto at krisly