Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Edgar Allan Poe.
Relato de M.R. James.
Poema de Samuel Coleridge.

Frases de William Shakespeare.
Relato de Edgar Allan Poe.
Poema de Robert Herrick.


Hechizo para contactar con tu ángel guardián

Hechizo para contactar con tu ángel guardián.
Por Atenea Helenaus.


Para entablar contacto con el ángel guardián se requieren los mismos ingredientes esenciales de cualquier hechizo: voluntad y deseo.

En este sentido, cada ángel de la guarda posee sus propios gustos, deseos, afinidades y rechazos, con lo cual no existe un rito único que funcione en todos los casos.

Recién después de varios intentos podremos ir descubriendo qué cosas y horarios le agradan a su ángel de la guarda y qué palabras resultan inadecuadas para obtener su atención.

A pesar de estas precauciones, Aleister Crowley incluyó un ritual para contactar con el ángel de la guarda, aunque sugiere que cada uno lo modifique y ajuste a las características de sus propios ángeles guardianes.

Este rito es bastante complejo y requiere más tiempo y preparación de lo que normalmente estaríamos dispuestos a entregar; sin embargo, ya en la Abadía de Thelema, Aleister Crowley se convenció de que podía proveerle a sus seguidores un método más accesible para hablar con sus ángeles guardianes.

Escribió entonces el Liber Samekh, basado en el Ritual del No Nacido (Bornless Ritual), sobre el que hablaremos en poco tiempo.

Básicamente es un rito diseñado para obtener la atención, el conocimiento y la conversación del ángel de la guarda.

Y luego añade, como único secreto para el éxito de estas operaciones: "llámenlo a menudo".

No daremos aquí el hechizo completo, debido a su extensión y los peligros que entraña sin los conocimientos adecuados; sin embargo, veamos de qué se tratan esos ejercicios de preparación y comunicación que sugería Aleister Crowley.

En principio se debe ejercitar la concentración, de a poco, hasta que sea posible sumergirse en las aguas más profundas de su conciencia. 

Con tiempo y paciencia serás capaz de abstraer la mente de las operaciones orgánicas del cuerpo, incluido el pensamiento; algo parecido a lo que ocurre durante las meditaciones profundas y los sueños.

En este estado tu conciencia irá percibiendo el mundo sin distraerse con estímulos sensoriales.

En este punto, la presencia del ángel de la guarda no solo es perceptible, sino que incluso puede manifestarse directamente sin profundizar en ningún ritual o hechizo.

También puede suceder que el ángel de la guarda se mantenga en una posición espectante, alerta, y que no colabore para entablar una comunicación directa.

Condicionar al ángel de la guarda es algo peligroso. 

Si bien están allí para protegernos, no suelen tomar de buen grado imposiciones de ninguna índole.

Lo más acertado es permitirle un acercamiento paulatino, que en la meditación sentiremos como una especie de olfateo, o como la sensación de estar siendo observados.

En general, cuando el acercamiento es sincero, el ángel de la guarda se muestra positivo en todo lo relacionado a fortalecer el vínculo con nosotros, aunque existen casos en donde pareciera que la cercanía de nuestra conciencia, ya libre de estímulos sensoriales, le produjese una especie de intoxicación, tan intensa que puede resultar peligrosa para ambos.

La única forma de "controlar" al ángel de la guarda es emplear lo que Aleister Crowley denomina "voz mental", es decir, la voz de nuestros pensamientos, mediante la cual es posible asignarle al ángel guardián una disposición anímica acorde a las intenciones del sujeto.

Recordemos que Aleister Crowley estableció un vínculo tan fuerte con su ángel, llamado Aiwass, que éste incluso le "dictó" las páginas del misterioso Libro de la ley (Liber AL vel Legis).

Una vez establecido el vínculo con tu ángel guardián ya no necesitarás grandes esfuerzos de concentración para percibirlo cotidianamente. 

Será él quien se manifieste con absoluta comodidad cada vez que lo necesites.




Más literatura gótica:


El artículo: Hechizo para contactar con tu ángel guardián fue realizado por Atenea Helenaus para El Espejo Gótico. Si tienes alguna duda o consulta acerca de los hechizos escríbeme a: ateneahelenaus@gmail.com