Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Edgar Allan Poe.
Relato de M.R. James.
Poema de Samuel Coleridge.

Frases de William Shakespeare.
Relato de Edgar Allan Poe.
Poema de Robert Herrick.


6 novelas góticas de Ann Radcliffe

La reina del gótico, así llamaban sus admiradores a Ann Radcliffe (1764-1823), fue una pionera del género que supo construir algunos de sus mejores y más exquisitos ejemplos literarios.

Es extraño que una mujer puritana y xenófoba haya dedicado sus mayores esfuerzos a desentrañar el deseo oculto por aquellas cosas que concientemente detestaba. Ann Radcliffe alumbró los horrores más inconfesables de un modo tan elegante y desapegado que resulta prácticamente imposible atribuirle sus orígenes.

Su destino de escritora fue constantemente estimulado por su esposo, William Radcliffe; quien compartía con ella no solo el amor por las letras, sino un marcado sentido estético por lo tenebroso. Su primera novela fue Los castillos de Athlin y Dunbayne (The Castles of Athlin and Dunbayne, 1789) deja en claro que para Ann Radcliffe existe algo más en el horror que una necesidad mórbida por sobresaltos, y que acaso se acerque peligrosamente al redescubrimiento de uno mismo.

El género gótico la recibió con los brazos abiertos. Su obra es muy superior a la de otros clásicos, como El castillo de Otranto (The Castle of Otranto) de Horace Walpole; aunque menos arriesgado que las ensoñaciones diabólicas de Matthew Lewis plasmadas en El monje (The Monk). El ambiente preferido para sus historias es justamente la matriz de sus prejuicios: Italia, un país que nunca conoció. Allí se desarrollan Un romance siciliano (A Sicilian Romance, 1790) y El romance del bosque (The Romance Forest, 1791).

Ann Radcliffe es capaz de embriagarnos con visiones de castillos antiquísimos, pasillos oscuros que parecen conducir a ningún lado, espectros dolientes en constante reclamo de venganza y hermosas damas victimizadas por sus captores. Incluso para una época tan teñida de tramas retorcidas, las novelas góticas de Ann Radcliffe casi rozan el absurdo. Si no fuese por su prosa exquisita muchos pasajes de sus historias habrían caido bajo el escarnio de la crítica.

Quizás su obra maestra hay que buscarla en Los misterios de Udolfo (The Mysteries of Udolpho, 1794). Allí se relata la traumática vida de Emilia de St. Aubert, una inteligente y bellísima huérfana criada por una tía déspota. Para mayor escándalo de los latinófobos esta tía está casada con un nefasto italiano, el señor Montoni. Para alejar a Emilia de su verdadero amor, el joven de Valancourt, sus tutores la encierran una fortaleza tétrica: el castillo de Udolfo, ubicado en una región tenebrosa de los Apeninos. Una vez allí, es decir, en un ambiente propicio para los prodigios góticos, Ann Radcliffe desenrrolla una serie aparentemente interminable de horrores.

Mientras Los misterios de Udolfo eran leídos con voracidad, Ann Radcliffe fué dándole forma a una nueva novela, que en realidad es casi una versión corregida de la anterior: El italiano o el confesionario de los penitentes negros (The Italian, or the Confessional of the Black Penitents, 1797). Allí, la dama en apuros es Ellena di Rosalba; y el villano; Schedoni. No obstante las similitudes con Los misterios de Udolpfo, la dinámica entre los personajes es completamente distinta. El malvado perpetrador de tormentos es nada menos que un clérigo, un hombre despiadado que secuestra a Ellena y la arroja en un convento siniestro y laberíntico, donde la maldad adquiere una máscara especialmente desagradable.

En el punto más alto de su éxito Ann Radcliffe abandonó la literatura. Solo volvería a ella en el ocaso de sus días con una novela olvidable que fue publicada póstumamente: Gastón de Blondeville (Gastón de Blondeville); historia ambientada en la Edad Media que poco tiene que ver con el género gótico.



6 novelas góticas de Ann Radcliffe.




Más novelas góticas de Ann Radcliffe. I Novelas góticas.


Más literatura gótica:

El resumen de las 6 novelas góticas de Ann Radcliffe fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com