Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Misterios.
Relato de Heinrich von Kleist.
Consejos de Friedrich Nietzsche para escribir con estilo.

Poema de Ruth Forman.
Novela de Jan Potocki.
Taller literario.


666: el número de la Bestia (demoliendo el apocalipsis)


666: el número de la Bestia.
-Demoliendo el Apocalipsis-


A causa del cine y otras miserias hemos observado numerosos apocalipsis e incontables anticristos. Aquí nos proponemos demoler a ambos, es decir, aplastar de una vez por todas la idea del apocalipsis como realidad concreta, y, por supuesto, al número de la Bestia, el 666, basándonos justamente en el códice que los identifica: El libro de las revelaciones.


En el libro del apocalípsis, o Libro de las revelaciones, sólo se menciona una vez el número 666, señalando que se trata del número de la Bestia que sirve al Dragón, y luego se lo vincula con la Marca de la Bestia que llevarían impresa todos los seguidores del mal.

Ante todo, el 666 es tanto un número simbólico como una gematría, es decir, un juego críptico.


Si hablamos de símbolos, el 6 representa lo imperfecto, lo incompleto, por faltarle la unidad que podría constituirlo en el número 7, lo ideal y perfecto. Siguiendo este razonamiento, el 666 es sencillamente la imperfección absoluta. Pero si tomamos el 666 y lo desglosamos con las herramientas adecuadas pronto veremos que el apocalipsis no tiene ninguna relación con el futuro, sino con el presente de los primeros cristianos perseguidos.


Los Papiros de Oxirrinco han venido al rescate, confirmando que la primera versión del Apocalipsis de Juan no aparece el número 666, sino 616, detalle que puede enajenar a cualquier teólogo pero no al hombre de ciencia, ya que "traducir" el 666 es exáctamente igual que hacerlo con el 616, o con cualquier otro número misterioso.

Si traducimos la cifra 666 a una numeración romana nos da: DCLXVI. Este resultado es un acrónimo bastante conocido, que significa: Domitianus Caesar Legatos Xti Violenter Interfecit (Domiciano mató cruelmente a los enviados de Cristo), apuntando claramente al emperador Domiciano, último emperador de la dinastía Flavia y célebre cazador y asesino de cristianos. Si nos basamos en el 616 de la primera versión del apocalipsis simplemente debemos eliminar la L (legatos), por lo cual nos quedaría: Domiciano mató cruelmente a Cristo. La metáfora, como vemos, sigue intacta, y continúa denunciando a la misma persona.

Es notable ver como algunas figuras penetran tan profundamente en la psiquis colectiva, convirtiéndose en verdades incuestionables, cuando es el deber de todo hombre cuestionar absolutamente todo, y en particular las afirmaciones de los santos. Poco han hecho los hombres de fe por despejar nuestra mente, por el contrario, nos han azuzado desde sus púlpitos prometiéndonos toda suerte de calamidades y baños sulfúricos basándose explícitamente en el libro del apocalipsis. Pues bien, desde aquí abajo (demasiado abajo, dirán algunos) nos animamos a despreciar esta completa falta de criterio para examinar lo que a todas luces es una denuncia, una declaración, y jamás una profecía.


El número 666 (o 616) habla de una Bestia, pero no de un siniestro anticristo futurista, sino de un emperador y una sociedad que, acostumbrada a la tolerancia religiosa, se vio invadida por los cristianos, gente con buenas intenciones pero un tanto insistentes a la hora de exponerlas. Domiciano y Nerón, entre otros, fueron el anticristo, es decir, el rival de Cristo para los buenos cristianos que comenzaron a instalarse en Roma. Pensar otra cosa es descabellado, pero no imposible. Nuestra recomendación a quienes defiendan a capa y espada la posibilidad de un apocalipsis global es que se busquen otro libro sobre el cual construir sus pesadillas, pues el Libro de las Revelaciones, me temo, habla de otra cosa.


Por supuesto que los fundamentalistas cristianos podrían elaborar una última hipótesis, brutal, por cierto, pero basada en el mismo sistema que hemos aplicado para explicar el significado del número 666. El resultado de esta hipótesis demencial señala que el gran adversario, la Bestia y su número, son nada menos que internet.


En honor a la verdad, expongamos de qué trata esta interpretación.

Hace unos veinte años un grupo de arqueólogos trabajó en las márgenes del Mar Muerto, buscando indicios concretos de las ciudades de Sodoma y Gomorra, cuando dieron con los vestigios de una antigua cultura semítica. Se hallaron grabados misteriosos, símbolos identificables con la letra griega omega (Ω o ω), a los que luego le atribuyeron la pronunciación Uom. Este símbolo se repetía en incontables triunviratos, una especie de cacofonía lunática que repetía constantemente Uom, Uom, Uom. Si trasladamos esta curiosa letra omega al alfabeto hebreo (letra Waw, con la que mi teclado se niega sistemáticamente, pero que podríamos definir como un seis invertido, o 9), y luego lo traducimos al latino, nos da una constante y concreta W. Razón por la cual algunos analistas desquiciados afirman que el número 666 significa WWW, es decir, World Wide Web.


Demoler una historia no es sencillo, y mucho menos si esa historia tiene casi 1.800 años horadando el imaginario colectivo. Predecir el fin del mundo es sencillo, así como es sencillo predecir el nacimiento de una estrella o el colapso de una supernova. Son cosas que sucederán eventualmente. Pero torcer las intenciones de un texto, pensado para denunciar el genocidio cristiano por parte de la aristocracia romana es, por lo menos, excesivo.


Algún día el mundo terminará, pero antes terminaremos nosotros. Moriremos, y, con el tiempo, morirán todos los que nos han conocido, y luego todos los que alguna vez escucharon nuestro nombre. Razón por la cual no vale la pena aferrarse a presagios macabros que nunca existieron. El único apocalipsis que realmente importa es el que obnubila la mente de los hombres, el que oscurece la razón y esgrime profecías allí donde nunca las hubo. Es nuestro deber como seres humanos plantarnos frente a cualquier deidad o zarza ardiente del desierto y cuestionarle absolutamente todo, tanto los apocalipsis imaginarios y tendenciosos, como los que día a día vislumbramos en la mirada aturdida de muchos.

Aelfwine.
lord-aelfwine@hotmail.com




El artículo: 666: el número de la Bestia (Demoliendo el apocalipsis), fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

22 comentarios:

Vormel dijo...

Enhorabuena por este post tan bien documentado, organizado y reflexionado. Gracias, además, por compartir estas cosas que yo, personalmente, desconocía.
Cierto es que uno de las armas más terribles, y también poderosas, es la interpretación literal de los libros sagrados (sean cuales sean estos). La literalidad (de escritos de hace miles de años) no lleva sino a manipular sembrando el miedo, la confusión, atancando la razón, los sentimientos, la individualidad... En fin, el tema da para mucho.
Un abrazo y que el 2012 traiga todo lo mejor.

Dornisaurio dijo...

Amén.

Maika Duvnj'ack dijo...

Ante el "tsunami de habladurias" apocalipticas que hoy nos invaden a causa de la llegada del 2012, creo que tu articulo amerita ser leido por muchos...

Lamentablemente, esta es una eopoca en la cual los "hominidos televidentes" escuchamos con admiracion las palabras de gente a la cual consideramos -o nos arrastraron a considerar- "ilustrada" (sean periodistas de dudosa reputacion; relatores de futbool que opinan sobre fisica cuantica; o alguna furcia que ,despues de haber pasado por el quirofano, obtuvo la autoridad moral para opinar sobre los pros y los contras del sistema capitalista). Asumimos pasivamente toda la informacion que llega a nosotros como una verdad irrefutable. Despues de todo, dudar implica un esfuerzo a nivel racional, demanda tiempo para elucubrar, sus resultados son potencialmente decepcionantes (ya que encontrar la verdad no es necesariamente sinonimo de encontrar la felicidad); y esta actividad no se relaciona en lo mas absoluto con la diversion (si en tiempos pasados los moviles del accionar humano fueron la verdad, el amor, la justicia, la venganza, etc, etc...hoy lo es la diversion -y el consumo-)...dudar, razonar (deduciendo o induciendo), arribar a una idea por nuestros propios medios: es simplemente algo anacronico a nuestra epoca...con todo lo nefasto que ello conlleva.

Aelfwine dijo...

Que grato es saber que aún después de tantos años todavía cuento con el honor de tu presencia, como siempre, con mayor lucidez de lo que pueden jactarse estos desvaríos especulares.

¡Beso enorme y que termines bien el año, Maika!

Anónimo dijo...

agradecida como siempre de poder leer sus palabras.

Maika Duvnj'ack dijo...

Aelfwine, para mi es siempre un placer pasar un rato por El Espejo Gotico. Deje de hacerlo un tiempo, sobrepasada por los avatares de la crianza. Pero ahora, en mis momentos de hastio dentro de la oficina, siempre que necesito una evasion al tedio recurro a la lectura. Gracias por abrir puertas que me sirven para estar, aunque sea un instante, en mundos diferentes. Desde el norte, te envio un gran abrazo, y espero que comiences bien el proximo año amigo!

Anónimo dijo...

creo que cuando dos pensamientos son antagonicos es porque se presentan dos realidades diferentes y si a esto agragamos el ego de que nuesta version es la ams adecuada solo son ideas como las que queremos conbatir una idea combate a otra idea las dieas existen pero no podran ser conbatidas del todo solo sucmbiran momentaneamente tan las de uds como las de nosotros pero la realidad es otra y lo real no es efimero no se limita a un tiempo y un espacio efimero las ideas de todas las civilizaciones tuvieron su tiempo querer rescatarlas es solo una quinera

Anónimo dijo...

Me encanta este blog, especialmente esta seccion de misterios miserables. Les seria muy dificil desarrollar una version para celular? haria mas facil leerlos, ya que muchas veces lo hago desde la plataforma smartphone (escribo este comntario desde el mio)

Anónimo dijo...

buen articulo

Lord Baphomet dijo...

No está mal la investigación pero les invito a investigar el punto de vista gnóstico. Me queda una duda en su investigación. Cuando dice que es el número de la bestia , pero también es el número del hombre. los tres 6 yo los entiendo de otra manera y no necesariamente como lo entienden los cristianos para meter temor y la gente se avoque a las iglesias para quitarle su dinero a cambio de salvación.

Anónimo dijo...

prima la razon sobre la fe. es buena darse cuenta que hoy todavia hay personar que dedican sus horas a sacar la verdad a la luz y haci desvirtuar mentiras retorcidas por hombres para sus propios fines.
felicitaciones y sigan haci.

Anónimo dijo...

pronto,muy pronto tus "seguridades" se veran trastocadas hasta lo mas hondo y veras aterrorizado las realidades mas atroces en el mundo,tu y todos aquellos "escepticos" en lo sobrenatural y lo espiritual recordaran sus opiniones soberbias y erroneas,pronto veran cuan equivocados estaban y lo alejados que estan de la verdad!

Anónimo dijo...

Concuerdo con Lord Baphomet, ciertamente el "6" lo entiendo de una manera muy distinta y el "666" tambén... es primera vez que leo este blog, muy interesante y pues espero siga publicando más cosas ;)

aac30 dijo...

es muy interesante

Anónimo dijo...

soy cristiano evangelico y en ningún momento he sido ni voy a ser fundamentalista creo en DIOS creo a DIOS, he leido el apocalipsis unas 3 veces y en ningún momento he sentido miedo. Yo no entiendo de numerología si parece que lo que dice sobre el 666 tiene lógica pero no aportas documentación ninguna y quien dice que lo que tu dices sea cierto o quien lo diga sea cierto, va a resultar que despues de tantos investigadores del lenguaje profetico, que ninguno de ellos se atreve a referirse a un momento en el tiempo, ahora llegas tu y dices que si que se refería a Nerón y Diocleciano, no crees que como mínimo deberías decir que no lo sabes, y a partir de ahí exponer lo que tu crees. Pero afirmar eso que como en un viaje que hice a Roma donde el guia nos dijo, enseñándonos las catacumbas, que los cristianos nunca fueron perseguidos y que tampoco en ninguna ocasión fueron echados a los leones, y yo le dije que claro el esconderse en las catacumbas es porque estaban aburridos y no sabian como pasar el tiempo no?? Por favor seamos serios.......

Anónimo dijo...

Hola a todos ¿como se descargan los libros ? plz.

Anónimo dijo...

el numero 666 es obra de hollywood, será el 616 entonces?

Sandra Karmen Yzaura Gonzalez Alanis dijo...

Entonces en si lo de la web que nos quiere decir?es lo único que no entendí.

Artífice de Sueños dijo...

Revelaciones nocturnas: “… el número de la Bestia”
Debemos hablar claro al respecto del número de la bestia, del apocalipsis y temas al respecto. El gran problema con las creencias (incluida la supuesta fe al error mítico, lo irracional y hasta desquiciado), es que implican un alto grado de complicidad, disfrazadas de hermandad. Peor aún, cuando las interpretaciones mantienen a propósito el ocultismo.
Es muy sencillo darse cuenta porqué muchos temen su número, sea 666 u otro. Se debe a que profundamente, en inconsciente colectivo, está enraizado el código antiquísimo de la bestia, con sus implicancias brutales. “El número de La Bestia”, pudo simbolizar a un hombre, o dos hombres, o 666 hombres, a 666666666666666…hombres bestializados. He aquí la revelación, sobre su simbología que hace retroceder en el tiempo, hacia una forma de existir pre humana; hasta la bestia con forma de lobo, puerco, pollo, ratón, zancudo, bacilo de Koch, etc. Y nos damos cuenta de la existencia de bestias inútiles o millones de ellas serviciales y aptas al consumo.
El gran problema para la teología es saber científicamente, qué clase de esencia vital permite moverse a la bestia. Por eso la revelación exhorta alejarse de ella (y el pecado), bajo pena de resultar integrante de “”sus legiones”. Pero miremos ahora, qué hacer con tantos grupos defensores de las bestias, que calculan tener elevadas ganancias en sus restaurantes con bestias al horno, o quienes abrazan a perros con más cariño que a sus hermanos, y millones niños quese ríen de las caricaturas animales,tan “naturales” en los zoológicos, pero, sin presentir que más tarde, por sus “pecados”, ellos mismos ocuparían su lugar de tales rabudos o plumíferos.
En resumen, la bestia o el bestializado, soportó sobre su lomo, a través de las épocas, el peso y látigo de su amo, camino hacia la civilización; pero ¡cuidado!, pues sus úteros o huevos de las bestias esperan a millones de almas pecadoras, para ocupar el infierno irracional.
EL ARCANO GÓTICO

seraphim misionero dijo...

el 666 esta denominado como numero secreto .., del angel caido es decir el demonio ,y esta cifrado o escondido en apocalipsis 17 para la adoracion de abaal

InU_jOsE -YouKai-SamA- dijo...

La verdad hay muchos presagios hoy en dia (lastimosamente esa es la realidad en que hoy vivimos), hoy todo puede decirse, todo puede desearse y porque no, todo puede torcerse y desviarse, la Biblia a mi razón no debe ser interpretada de manera literal, en eso mucha gente se pierde y piensan que un gran cataclismo y cosas como esas acabarán con la humanidad, pero jamás se han puesto a cuestionar si eso es verídico o como debería ser interpretado, uno debe buscar la verdad siempre y no terminar confundido por lo que dicen los predicadores y sus falsas y baratas profecias que mas bien parecen sacadas de no se donde al final de cuentas.
A propósito de esto, la verdad no soy ni creyente ni ateo, no defiendo a ninguno de ellos ni lo haré jamás, pienso que la razón o lógica y la fe son dos cosas distintas y ni uno ni lo otro puede ser usado para manipular a las personas, ciertamente los milagros existen y no lo niego, pero el usarlos de manera descarada y mezquina como lo hacen algunas personas que son líderes de iglesias y sectas es para mi un error fatal.

kore korfaiker dijo...

Sanbemos que el numero 666 hace referencia a la bestia la cual si era un angel pero nunca no un angel caido el fue espulsado