«Polvo»: Celia Thaxter; poema y análisis


«Polvo»: Celia Thaxter; poema y análisis.




Polvo (Dust) es un poema victoriano de la escritora norteamericana Celia Laighton Thaxter (1835-1894), publicado en la revista Atlantic Monthly a finales de 1870.

En Polvo, Celia Thaxter evade la sublimación del yo interior del romanticismo y se permite maravillarse del mundo que la rodea. Esta nueva perspectiva evidencia que somos mucho menos importantes para el universo de lo que nos gusta pensar, y que hasta un puñado de polvo que se desliza lentamente entre los dedos brinda testimonio del esplendor y el espanto del tiempo .



Polvo.
Dust, Celia Thaxter (1836-1894)

Aquí está el problema, una maravilla para todos.
¡Mirad la fascinante cosa que tengo en mi mano!
Sorprendente magia, un misterio extraño,
Como un milagro difícil de entender.

¿Qué es esto? Sólo un puñado de tierra: Para el tacto,
Un áspero polvo seco que se agita bajo los pies,
Oscuro y sin vida; pero piensa por un momento
¿Cuántas bellezas se ocultan a los ojos, amargas o dulces?

¡Piensa en la gloria del color! El rojo de la rosa,
En las miríadas verdes de hojas y en los campos de hierba,
Amarillos tan brillantes como el sol golpeando los narcisos,
Púrpura donde las violetas lloran ante la brisa que pasa.

Piensa en las múltiples formas del roble y de la vid,
De nueces y frutas, de racimos y filas apretadas de maíz;
Piensa en el anclado lirio de agua, una cosa divina,
Desplegando su nieve deslumbrante al beso de la mañana.

Piensa en los delicados aromas nacidos de la tempestad,
En los dorados sauces respirando el perfume de la primavera,
En el aliento luctuoso de las flores pálidas,
En la semilla melodiosa flotando sobre los capullos,
Huyendo de la daga lacerante de las ortigas.

Es extraño que aquello oscuro y sin vida nos de el vino,
La flor y el árbol, colores, formas, y fragancias también;
Que la madera que construye la casa, al barco en su mar,
De este polvo extraiga su fuerza y su voluntad.

Que el cacao entre las palmas, su leche ha de absorber
De este polvo seco, mientras nutre en el mismo suelo
Diversas y dulces frutas: Que nuestra brillante seda,
En las hojas de la morera, deben ceder ante la lentitud del gusano.

¿Cómo puede la adormidera robar su sueño de la misma fuente
Dónde brota el jugo de la vid, que puede enloquecer y alegrar?
¿Cómo puede la maleza encontrar el sustento para su tejido grueso
Dónde los lirios lucen orgullosos sus pétalos de cielo?

¿Quién ha de sondear el pensamiento profundo de Dios?
Sólo podemos alabar, ya que no podemos comprender;
Pero en este mundo no hay enigma más hermoso
Que aquel oculto en mi mano, en este puñado de polvo.


Here is a problem, a wonder for all to see.
Look at this marvelous thing I hold in my hand!
This is a magic surprising, a mystery
Strange as a miracle, harder to understand.

What is it? Only a handful of earth: to your touch
A dry rough powder you trample beneath your feet,
Dark and lifeless; but think for a moment, how much
It hides and holds that is beautiful, bitter, or sweet.

Think of the glory of color! The red of the rose,
Green of the myriad leaves and the fields of grass,
Yellow as bright as the sun where the daffodil blows,
Purple where violets nod as the breezes pass.

Think of the manifold form, of the oak and the vine,
Nut, and fruit, and cluster, and ears of corn;
Of the anchored water-lily, a thing divine,
Unfolding its dazzling snow to the kiss of morn.

Think of the delicate perfumes borne on the gale,
Of the golden willow catkin's odor of spring,
Of the breath of the rich narcissus waxen-pale,
Of the sweet pea's flight of flowers, of the nettle's sting.

Strange that this lifeless thing gives vine, flower, tree,
Color and shape and character, fragrance too;
That the timber that builds the house, the ship for the sea,
Out of this powder its strength and its toughness drew!

That the cocoa among the palms should suck its milk
From this dry dust, while dates from the self-same soil
Summon their sweet rich fruit: that our shining silk
The mulberry leaves should yield to the worm's slow toil.

How should the poppy steal sleep from the very source
That grants to the grapevine juice that can madden or cheer?
How does the weed find food for its fabric coarse
Where the lilies proud their blossoms pure uprear?

Who shall compass or fathom God's thought profound?
We can but praise, for we may not understand;
But there's no more beautiful riddle the whole world round
Than is hid in this heap of dust I hold in my hand.


Celia Leighton Thaxter (1836-1894)




Poemas góticos. I Más autores en El Espejo Gótico.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de Celia Thaxter: Polvo (Dust), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

liza giannina c. danceanu dijo...

enontre hermoso tu escrito
como muchos otros que vi...
exelente tu blog.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Demonología.
Novela de Arthur Conan Doyle.
Índice de cuentos fantásticos.

Poema de Charlotte Mew.
Relato de Arthur Machen.
Índice de cuentos fantásticos.