Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

La verdad detrás del mito.
Relato de E.T.A. Hoffmann.
Relato de Arthur Machen.

Poema de Dylan Thomas.
Fondos de Luis Royo.
Novela de Víctor Hugo.


«Íntima»: Delmira Agustini; poema y análisis


«Íntima»: Delmira Agustini; poema y análisis.




Íntima (Íntima) es un poema de amor de la escritora uruguaya Delmira Agustini (1886-1914), publicado en la antología de 1907: El libro blanco.

La anticipación del placer es el mayor de los placeres. De eso se trata Íntima, de Delmira Agustini, un velado repaso por las fantasías de una mujer que imagina la primera noche de pasión con su hombre.

Con exquisita una sutileza Delmira Agustini toma las riendas del cortejo sin dejar en evidencia su posición pasiva. La plena seguridad en el devenir del deseo no necesita imposiciones.

Toda obra literaria es un proyectil lanzado hacia el futuro. Los libros viajan incansablemente hacia adelante hasta embestir al lector. Y éste, emergente privilegiado del futuro, tiene la posibilidad única de viajar hacia el pasado, hacia los pensamientos y emociones detenidos en un perpetuo presente.

Íntima nos propone uno de los retrocesos cronológicos más deliciosos de la poesía latinoamericana. Su lectura nos invita a remontar los años y sus días y noches hasta llegar a una tarde cualquiera en la habitación de una mujer.

Debemos ser cuidadosos, sigilosos, cuando veamos a la mujer sentada frente a su escritorio. Su cabello negro cae somo un río de sombras sobre el papel. El crepúsculo se apaga. La pluma se baña en tinta mientras nosotros, con absoluta discreción, nos disponemos a presenciar un instante verdaderamente íntimo.



Íntima.
Íntima, Delmira Agustini (1886-1914)

Yo te diré los sueños de mi vida
en lo más hondo de la noche azul...
Mi alma desnuda temblará en tus manos,
sobre tus hombros pesará mi cruz.

Las cumbres de la vida son tan solas,
¡tan solas y tan frías! Yo encerré
mis ansias en mi misma, y toda entera
como una torre de marfil me alcé.

Hoy abriré a tu alma el gran misterio;
ella es capaz de penetrar en mí.
En el silencio hay vértigos de abismos:
yo vacilaba, me sostengo en ti.

Muero de ensueños; beberé en tus fuentes
puras y frescas la verdad; yo sé
que está en el fondo magno de tu pecho
el manantial que vencerá mi sed.

Y sé que en nuestras vidas se produjo
el milagro inefable del reflejo...
En el silencio de la noche mi alma
llega a la tuya como un gran espejo.

¡Imagina el amor que habré soñado
en la tumba glacial de mi silencio!
Más grande que la vida, más que el sueño,
bajo el azur sin fin se sintió preso.

Imagina mi amor, mi amor que quiere
vida imposible, vida sobrehumana,
tú sabes que si pesan, si consumen
alma y sueños de olimpo en carne humana.

Y cuando frente al alma que sentía
poco el azur para bañar sus alas
como un gran horizonte aurisolado
o una playa de luz, se abrió tu alma:

¡Imagina! ¡Estrechar, vivo, radiante
el imposible! ¡La ilusión vivida!
Bendije a dios, al sol, la flor, el aire
¡la vida toda porque tú eras vida!

Si con angustia yo compré esta dicha,
¡bendito el llanto que manchó mis ojos!
¡Todas las llagas del pasado ríen
al sol naciente por sus labios rojos!

¡Ah! tú sabrás mi amor; más vamos lejos,
a través de la noche florecida;
acá lo humano asusta, acá se oye,
se ve, se siente sin cesar la vida.

Vamos más lejos en la noche, vamos
donde ni un eco repercuta en mí,
como una flor nocturna allá en la sombra
me abriré dulcemente para ti.

Delmira Agustini (1886-1914)



Más poemas de Delmira Agustini. I Poemas góticos.


Más literatura gótica:
El resumen y análisis del poema de Delmira Agustini: Íntima (Íntima) fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

8 comentarios:

Quimera dijo...

Esquisito y sublime, como cada gota literaria derramada aquí. Desconocía a esta autora, y es todo un placer tener muestras hoy en día de una sensibilidad como la que sólo desprenden sus palabras.

Gracias por dármelas a conocer.

Espero que todo vaya bien, querido amigo.

Te envío un beso y un abrazo fuerte.

Anónimo dijo...

Hola! me parece muy interesante la introducción que haces al principio, pero me parece que el poema no es tanto como para alabarlo de esa manera... yo creo que sobre ese tema hay mucha mejor poesia.

He encontrado un blog que me parece interesante.. me gusta la poesía que allí publica una net-adicta anonima...quizás algún día se deje conocer. te lo dejo por si te interesa...
http://sinsentido44.obolog.com

saludos de abismo

Pam dijo...

Curioso es esto de la primera vez.
Para quienes no tuvimos la fortuna de que ese instante fuese satisfecho como el poema indica, me parece casi extraño rendirle mucho rito.
No existe nada más importante que tener el instante maravilloso del orgasmo con una persona capaz de amarte de igual modo con quien tener confianza suficiente como para ir mejorando el rito en cada sesión.
La inexperiencia y la premura pueden tornar el instante bastante borroso cuando años se cumplen, pero yo no hablo por mi gremio por ser un bicho raro apenas ligado con él.

saludos
lita
http://fotolog.com/snakedragon
http://auclear.blogspot.com

"Nuestros cuerpos están tan mezclados que no sabes quién es quién y qué es qué. Y justo cuando la dulce sensación es más intensa, crees que vas a morir...casi lo haces.
Y te sientes sólo cuando los cuerpos se separan, pero a quien amas sigue ahí. ¡Es un milagro! puedes ir al cielo y volver...y volver, cada vez que quieras...con quien amas"
Acid Trauma_Con quien amas (parrafraseado de El Hombre Bicentenario)

Kaotyco dijo...

Magnifico poema de una sensibilidad infinita.

Encerrado entre letras aquel instante imaginado de anticipación, por una amante experimentada en el primer encuentro con su nuevo complice.

Como asomarse al alma de una mujer.

Anónimo dijo...

MI FAVORITA SIN DUDARLO Y ESTE POEMA EN ESPECIAL .. YA QUE ME TRAE MUY GRATOS RECUERDOS

Serifos dijo...

El poema es magnífico y no sólo habla sobre la primera noche soñada por una mujer como se indica en la introducción, sino sobre la reciprocidad se sentimientos y el encuentro y la entrega de dos almas y de dos cuerpos. Francamente la presentación del poema me parece lamentable y sexista. Para empezar ¿por qué la anticipación del amor o de la pasión es "un vicio"? Después ¿por qué es más asociado a lo masculino que a lo femenino y?¿qué es eso de "la observación imparcial y la anotación científica" de una conversación entre mujeres? ¿como si la "femineidad del conjunto", es decir de un conjunto dado de mujeres confidentes fuera representativo de lo que piensan todas las mujeres? Estas cosas pueden pensarlas hombres y mujeres aún cuando las hagan públicas y con diferentísimas fantasías individuales, además ¿qué no existe para ello el lenguaje? ¿para que hombres y mujeres podamos comunicar? El poema por lo demás no habla sólo sobre "la primera noche" sino sobre la trascendencia del encuentro de dos seres, del reflejo de un alma en otra, la complicidad, los sentimientos recíprocos, podría tratarse también dos mujeres, dos hombres... el amor es el amor. No veo en fin la posición pasiva que Delmira no deja en evidencia... Verdaderamente da pena leer algo así, pero gracias por publicar el poema.

Patricia dijo...

Para quienes no conozcan a esta poeta lo mejor que pueden hacer es investigar y leerla porque la verdad que decir que hay mejor poesía al respecto solo para transcribir las líneas de un poema propio o de una amistad es lamentable. No se pueden comparar. Están leyendo a una poeta uruguaya cuya poesía posee mucho simbolismo. Es una de las primeras poetas eróticas de la generación del 900. Tanto ella como Juana de Ibarbourú fueron muy respetadas por los poetas de su generación. Rubén Dario fue su maestro, mantenían correspondencia entre ellos. ¿qué más quieren oír? ¿Conocen a Rubén Darío? Deberían. El poema se puede interpretar de muchas maneras, cuanto más leída y sensible es el lector, más simbolismo encontrará. No está bien opinar a la ligera. Hay que conocer y leer mucho sobre un autor antes de opinar. Y para ser un buen escritor también.
Saludos.

Anónimo dijo...

Qué mirada tan pura y transparente de algo tan vulgar y banalizado como el encuentro sexual. Parece la visión en extremo romántica y hasta fantástica de alguien que aún no lo ha probado. Delmira Agustini demuestra su gran versatilidad para visualizar una misma cosa de distinto modo, ya que la frescura y la inocencia con las que se expresa acá son lo opuesto a su poema "El vampiro", por demás oscuro. Éste en cambio me produce gran satisfacción, sobre todo siendo el primer poema que leo de esta autora.