Rohírrico: análisis de la lengua de Rohan


Rohírrico: análisis de la lengua de Rohan.




Aclaración: Tolkien nunca se refirió al idioma de Rohan como rohírrico, y esta palabra no aparece en ningún escrito publicado; no obstante, Tolkien empleó algunas veces el término rohirian [rohiriano]. Aquí, sin embargo, nos parece que en español suena mucho mejor rohírrico que rohiriano, de modo que nos inclinamos por la primera variante para nuestro breve artículo.

Si bien en la Tierra Media de J.R.R. Tolkien hay varias lenguas humanas, pero [excepto por el adûnaico] nuestro conocimiento de ellas es fragmentario. La mayoría, de acuerdo al lore de la Tierra Media, fueron influenciadas por élfico. Cuando Felagund descifró tan rápidamente el idioma de Bëor y sus hombres, en parte se debió a que:


[Estos Hombres habían tenido tratos desde hace mucho tiempo con los Elfos Oscuros al este de las montañas, y de ellos habían aprendido mucho de su habla; y dado que todos los idiomas del los Quendi eran de un solo origen, el idioma de Bëor y su gente se parecía a la lengua élfica en muchas palabras y recursos.]


Cuando Aragorn y Legolas se acercan al Salón Dorado de Rohan, Aragorn recita un poema en una lengua extraña:


[Ese, supongo, es el idioma de los Rohirrim —comentó el Elfo—, porque es como esta tierra; rica y ondulada en parte, y por lo demás dura y severa como las montañas. Pero no puedo adivinar lo que significa, salvo que está cargado de la tristeza de los hombres mortales.]


No sabemos tanto como nos gustaría del rohírrico genuino, porque en El Señor de los Anillos, Tolkien lo tradujo en Inglés Antiguo. ¿Por qué? Porque trataba de reproducir para los lectores ingleses su sabor arcaico en relación con el lenguaje común, representado a sí mismo por el inglés moderno en la historia. Por lo tanto, nombres como Éomer y frases como ferthu Théoden hál no son transcripciones de las palabras reales utilizadas por la gente de Rohan en la Tercera Edad, sino sus traducciones al Inglés Antiguo.

No obstante, tenemos algunas palabras del rohírrico auténtico. Por ejemplo, en el Apéndice F se nos informa que trahan significa «madriguera», correspondiente hobbítico trân, «smial». De hecho, el idioma de los hobbits fue influenciado en algún momento por el rohírrico. Otro ejemplo es el hobbítico kast [«mathom»], correspondiente al rohírrico kastu. La palabra hobbit en sí representa la palabra kuduk, una forma hobbítica derivada del rohírrico kûd-dûkan, que significa «habitante de los agujeros», representada a su vez por el Inglés Antiguo holbytla en El Señor de los Anillos.

En Los pueblos de la Tierra Media (The Peoples of Middle-earth) encontramos algunas palabras más. El elemento más frecuente es el Inglés Antiguo éo, «caballo» [como en Éowyn, Éomer, etc.], el cual representa el rohírrico loho, tal vez prestado de las palabras élficas para «caballo», como el Quenya rocco y el Sindarin roch, demostrando una vez más la influencia del élfico en las lenguas humanas [ver: ¿Qué significa realmente la inscripción en el Anillo Único?]

También encontramos allí el término Éothéod, «pueblo de los caballos» [Horse-folk, en inglés moderno], traducción del rohírrico Lohtûr. El nombre sindarin Rohan corresponde al nativo Lôgrad. Théoden, a su vez, también es Inglés Antiguo, pero deriva del término tûrac, una antigua palabra para «rey» cuya raíz, tur, Tolkien utiliza en élfico para referirse al poder y la maestría en alguna ciencia o arte.

En El Señor de los Anillos se nos informa que los verdaderos nombres de Gollum y su amigo son Sméagol y Déagol. Según una nota a pie de página en el Apéndice F se aclara que estos son «nombres en el idioma humano de la región cercana a Gladden». Pero más adelante se explica que estos no eran sus nombres reales, «sino equivalentes hechos de la misma manera para los nombres Trahald [«excavador»], y Nahald [«secreto»] en las lenguas del Norte». La frase «de la misma manera» se refiere a que Tolkien sustituyó las formas del Inglés Antiguo por las del rohírrico; es decir que los nombres Sméagol y Déagol también se componen de elementos del Inglés Antiguo para servir como «equivalentes» de los nombres arcaicos reales de la Tierra Media, Trahald y Nahald.

En el borrador del Apéndice F [donde los nombres «reales» aparecían como Trahand y Nahand], fueron traducidos como «apto para meterse en un agujero» y «apto para esconderse», respectivamente. En la misma fuente, Tolkien agregó que:


[Smaug, el nombre del Dragón, es una representación en términos similares, en este caso de un carácter más escandinavo, del nombre Trâgu, que probablemente estaba relacionado con el trah de la Marca y la Comarca.]


Por lo tanto, los nombres Sméagol [pseudo-Inglés Antiguo] y Smaug [pseudo-escandinavo] comparten la misma raíz original, que representa la relación entre los nombres reales de la Tierra Media, Trahald y Trâgu. Dado que se dice que Trahald significa «excavador», o «apto para meterse en un agujero», es interesante notar que Tolkien afirmó que el nombre Smaug [que representa a Trâgu] es «el tiempo pasado del primitivo verbo germánico Smugan, que significa pasar por un agujero» [Cartas: #31).

Rohan parece ser paralelo a la Inglaterra anglosajona en varios aspectos de su cultura, estilo de vida, valores y sobre todo en el idioma. La lengua y los nombres de los Rohirrim son parientes cercanos o préstamos directos del Inglés Antiguo. La casa real de Eorl es un préstamo de una palabra en Inglés Antiguo que significa «noble», «jefe» u «hombre valiente». Esta realeza se refleja en los nombres personales que Tolkien les asigna a algunos personajes; como Théoden.

Sin embargo, este no es necesariamente un nombre que Tolkien haya elegido por su significado lingüístico simbólico, es decir, para que encajara con el carácter y el estatus real de Théoden. De hecho, Tolkien no solo toma prestadas las formas del Inglés Antiguo, sino también la forma en la que estos nombres eran dados de acuerdo a la cultura anglosajona. Había factores condicionantes poco precisos para los nombres personales anglosajones, y esto también forma parte del proceso de construcción de la lengua de Rohan. Tal era el grado de precisión y erudición de Tolkien.

Aunque Théoden es un préstamo directo del Inglés Antiguo, su nombre también podría vincularse el þeod anglosajón, que significa «nación» y «raza». Esto explicaría [y exhibiría] una asociación familiar con el nombre de su hijo, Théodred. Este contiene la palabra ræd, que significa «consejo», y está asociado al sentido común y la comprensión. Esta asociación familiar también es evidente en los nombres Éomer y Éowyn. Ambos derivan de la palabra eoh, «caballo», lo que demuestra la recurrencia de un elemento debido a su relación de hermanos. Éomer también deriva del Inglés Antiguo mær, que significa «glorioso» o «famoso». Esto transmite su estatus social alto y respetable dentro de la casa de Eorl, aunque no comparte un elemento de denominación lingüística directa con el rey Théoden debido a una conexión familiar un poco más distanciada como tío y sobrino.

Por lo tanto, los elementos recurrentes en los nombres de los personajes de Tolkien y su vínculo con la realeza y el estatus social equivalen al sistema de nombres de los anglosajones.

Además del parecido con los nombres anglosajones, existen varias similitudes culturales entre Rohan y la vida anglosajona. Un ejemplo interesante es el entierro de Théoden. El cuerpo del rey fue llevado de regreso a Edoras y «puesto en una casa de piedra con sus armas y muchas otras cosas bellas que había poseído, y sobre él se levantó un gran montículo, cubierto de hierba y flores». Por otro lado, las tradiciones de los anglosajones permitían tanto la cremación como la inhumación, y el ajuar funerario era una costumbre pagana que solo disminuyó gradualmente a medida que el cristianismo se convirtió en la religión dominante.

Estas flores que crecen sobre las tumbas reales de Rohan, por supuesto, son las Simbelmynë [nomeolvides, o siempreviva, según la traducción]. A propósito, Simbelmynë es de hecho una palabra en Inglés Antiguo que deriva de los términos simbel [«siempre»]; y mynë [«memoria»].

Es interesante también que, después del entierro, los Jinetes de la Casa Real de Rohan rodearan el túmulo y cantaran juntos una canción de Théoden. Tanto la tumba física de Théoden como el comportamiento ceremonial funerario de Rohan es congruente con los mismos elementos del período medieval temprano en Europa, lo cual respalda la opinión de que el entierro de Théoden es, en esencia, un entierro real anglosajón.

Los nombres personales de Rohan parecen ajustarse a la personalidad y rol social de cada personaje. Sin embargo, debido a los vínculos lingüísticos y culturales más amplios con la Inglaterra anglosajona, y la conexión de sus nombres con ideas de nobleza y roles sociales, en lugar del análisis del carácter individual, podría ser más apropiado explorar Rohan y el rol colectivo de los Rohirrim dentro de Tierra Media.

Por ejemplo, a pesar de los vínculos lingüísticos y culturales que Tolkien establece entre la Inglaterra anglosajona y Rohan, Gondor es el reino central de la Tierra Media y no Rohan. Sin embargo, la planificación detrás de los cuadros culturales de Tolkien se muestra en el conjunto adicional de contrastes y similitudes alrededor de la Marca, lo que hace que los Jinetes de Rohan sean centrales en este sentido.

En otras palabras, Rohan puede utilizarse como un punto de comparación con Gondor, la Comarca e incluso para comparaciones de personajes individuales de diversos pueblos y razas.

Tolkien no presenta a Rohan y la Marca como una representación perfecta y noble de los hombres; y hasta su líder, Théoden, es vulnerable al hechizo de Saruman [ver: El misterioso Anillo de Saruman]. Sin embargo, Gandalf es capaz de curar a Théoden, mientras que el senescal de Gondor, Denethor, abandona la esperanza y es superado por el «orgullo y la desesperación» [ver: Gandalf y la tercera ley de Clarke: la magia como forma avazada de tecnología]

Tolkien usa lenguas conocidas, como el Inglés Antiguo, para crear de nuevo, no simplemente para volver a contar o representar una historia ya conocida. Rohan y sus habitantes nos dicen algo sobre lo que Tolkien imaginaba de la Inglaterra anglosajona, pero su función narrativa dentro de la Trilogía es servir de punto de comparación con los diferentes reinos y pueblos de la Tierra Media. Al contrastar las noblezas de los Rohan y Gondor, Tolkien de hecho muestra las diferencias pero también las similitudes entre los hombres en el sentido de que existe una vulnerabilidad común, intrínseca; una posibilidad de corrupción en todos, pero también esperanza de redención.

Creo que el objetivo de Tolkien no era establecer una comparación entre Rohan y la Inglaterra anglosajona, sino utilizar su conocimiento para demostrar un problema más amplio de unidad entre idiomas, pueblos y culturas. En una carta, Tolkien escribió que «sin lo alto y noble, lo simple y vulgar es absolutamente mezquino; y sin lo simple y ordinario, lo noble y heroico no tiene sentido». Esto podría sugerir que sus múltiples fuentes lingüísticas e históricas se utilizaron para representar un ideal, en este caso, magníficamente, tal es así que [a título personal] uno preferiría pasar una temporada bebiendo, cantando y cabalgando con los Jinetes de Rohan que en las monolíticas empalizadas de piedra de Gondor.

Al retratar el paisaje lingüístico de la Tierra Media, Tolkien sustituyó el rohírrico por el anglosajón. La razón fundamental era que el dialecto de los hobbits, el Westron [Lengua Común], estaba relacionado lejanamente con el rohírrico; por lo tanto, cuando los hobbits escucharon el rohírrico reconocieron muchas palabras, pero el idioma, en líneas generales, permaneció más allá de su comprensión. Así, Tolkien intentó «duplicar» las percepciones lingüísticas de los hobbits sustituyendo ese idioma de nuestro mundo [anglosajón], que tiene aproximadamente la misma relación con el inglés moderno que el rohírrico con la versión hobbit del Westron.




Tierra Media. I Taller Gótico.


Más literatura gótica:
El artículo: Rohírrico: análisis de la lengua de Rohan fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Análisis de «El Templo» de H.P. Lovecraft.
Tierra Media.
Tierra Media.

Relato de Henry Hasse.
Análisis de «El Montículo».
Relato de August Derleth.