¿Gandalf podría haber derrotado a Sauron?


¿Gandalf podría haber derrotado a Sauron?




¿Podría Gandalf haber derrotado a Sauron?

Ciertamente no sería un combate desigual. Después de todo, Gandalf y Sauron eran Maiar. Además, Gandalf [el Gris] logró derrotar al Balrog, que también era un Maia [ver: ¿Qué sucedió durante la lucha entre Gandalf y el Balrog?]. Así que la pregunta es lícita: ¿Gandalf [el Gris o el Blanco] era lo suficientemente poderoso como para derrotar a Sauron? [ver: Gandalf y la tercera ley de Clarke: la magia como forma avazada de tecnología]

Dejando de lado el tema de las limitaciones impuestas a los Istari [que bien podrían ser una especie de código de honor y no una limitación real], hagamos un viaje a la tierra de la especulación [ver: Gandalf [como Señor del Anillo] sería peor que Sauron]

Usando todo el poder disponible para él, ¿Gandalf podría derrotar a Sauron en una confrontación directa? Sin el Anillo, difícilmente. El propio Gandalf ciertamente no lo cree posible:


[He hablado palabras de esperanza. Pero solo de esperanza. La esperanza no es la victoria. La guerra está sobre nosotros y todos nuestros amigos, una guerra en la que solo el uso del Anillo podría darnos la seguridad de la victoria. Me llena de gran dolor y gran temor: porque mucho será destruido y todo puede perderse. Soy Gandalf, Gandalf el Blanco, pero el Negro es aún más poderoso, Libro III, Capítulo V: El jinete blanco]


El que hace esta declaración es Gandalf el Blanco, quien posiblemente había experimentado una «mejora» de sus poderes. Parece poco probable que Gandalf el Gris hubiera tenido más confianza; de hecho, este carecía de confianza en sus habilidades cuando era Olórin [un Maia, digamos, en estado puro, sin encarnar en un cuerpo físico]. De hecho, cuando Manwë le pidió que fuera a la Tierra Media, Olórin declaró que era demasiado débil para esa tarea y que además le temía a Sauron. Esto puede encontrarse en Cuentos inconclusos, Capítulo II: Los Istari.

Ahora bien, ¿qué tal si Gandalf hubiese tenido el Anillo Único? ¿Podría haber derrotado a Sauron? [ver: ¿Qué significa realmente la inscripción en el Anillo Único?] Tolkien habla de esto en sus Cartas, y aunque vacila sobre si Gandalf realmente podría convertir el Anillo en contra de Sauron, sí afirma que el Mago sería uno de los pocos para quienes sería un objetivo plausible:


[¡Sauron no habría temido al Anillo! Era suyo y estaba bajo su voluntad. Incluso desde lejos tenía un efecto sobre él, para que trabajara en su favor, para que regresara a su mano. En su presencia real, nadie, salvo muy pocos de igual estatura, podrían haber esperado ocultárselo. De los mortales, nadie, ni siquiera Aragorn. De los otros, solo se podría esperar que Gandalf lo domine, siendo un emisario de los Poderes y una criatura del mismo orden, un espíritu inmortal que tomó una forma física visible. Galadriel se concibió a sí misma como capaz de empuñar el Anillo y suplantar al Señor Oscuro. También los otros guardianes de los Tres, especialmente Elrond. Pero este es otro asunto. Era parte del engaño esencial del Anillo llenar las mentes con fantasías de poder supremo]


En otra carta, Tolkien especula con la imposibilidad de que el Anillo fuese leal a Gandalf en un posible enfrentamiento con Sauron.


[Uno puede imaginar la escena en la que Gandalf, digamos, es colocado en tal posición. Sería un delicado equilibrio. Por un lado, la verdadera lealtad del Anillo a Sauron; por el otro, la superioridad de Gandalf en ese momento, porque Sauron no estaba realmente en posesión del Anillo, y quizás también debilitado por una larga corrupción y un gasto de voluntad en dominar a sus servidores inferiores. Si Gandalf resultara vencedor, el resultado habría sido para Sauron el mismo que la destrucción del Anillo; él habría sido destruido]


Suponiendo que Gandalf fuera capaz de convertir el Anillo en contra de Sauron, ¿lo habría derrotado con tanta seguridad como si el Anillo hubiera sido destruido? Por supuesto, esto introduciría una serie de problemas completamente nuevos en el devenir de la historia, pero, al menos, podemos quedarnos con la idea de que el propio Tolkien vacilaba sobre el resultado de este hipotético enfrentamiento [ver: Sauroniano: análisis de la Lengua Negra de Mordor]

Después de todo, el Anillo y Sauron están conectados, pero son entidades distintas. El Anillo contiene la mayor parte del poder de Sauron, razón por la cual su destrucción lo debilitaría hasta el punto de la impotencia. Pero Tolkien sugiere que podría lograrse el mismo resultado simplemente cortando el vínculo entre el Anillo y Sauron, lo que en teoría podría hacer Gandalf si lograra someter el Anillo [ver: ¿Por qué Sauron no permitía que se pronunciara su nombre?]

Gandalf demuestra ser propenso a la subestimación de sus poderes, y de sí mismo, varias veces en la historia. Sin embargo, se ha enfrentado a un Maia [el Balrog] en una forma bastante desventajosa: en el cuerpo físico de un anciano deliberadamente limitado, y ganó. Si bien sus dudas sobre una posible victoria sobre Sauron son justificadas a largo plazo, el hecho es que Gandalf [incluso el Gris] habría tenido al menos una oportunidad de vencer a Sauron aun sin el Anillo. En todo caso, no habría sido derrotado fácilmente [ver: ¿Quién era Boca de Sauron en realidad?]

Si bien Gandalf y Sauron son Maiar, eso no significa que uno sea tan poderoso como el otro. Al igual que otras criaturas en el universo de la Tierra Media, tienen diferencias de poder y atributos. Además, la misión de Gandalf no era enfrentarse abiertamente con nadie [las luchas contra el Balrog y el Rey Brujo son actos de defensa]. Su deber era ayudar a los que luchaban contra Sauron, incluso si no eran concientes de que lo estaban haciendo, como los Hobbits. Esa era originalmente la misión de los Istari, pero parece que solo Gandalf estaba cumpliéndola:


[Se dijo que [los Magos] venían del Oeste como mensajeros enviados para disputar el poder de Sauron y unir a todos aquellos que tenían la voluntad de resistirlo; pero se les prohibió igualar su poder con el poder, o buscar dominar a los Elfos o a los Hombres por la fuerza o el miedo.]


Al respecto, recordemos la propuesta inicial de Saruman a Gandalf:


[Un nuevo Poder está surgiendo... Podemos unirnos a ese Poder. Sería prudente, Gandalf. Hay esperanza de esa manera.]


Esto fue un subterfugio, un mero recurso retórico que eventualmente terminó revelando las intenciones reales de Saruman:


[¿Por qué no, Gandalf? —susurró—. ¿Por qué no? ¿El Anillo Regente? Si pudiéramos dominarlo, entonces el Poder pasaría a nosotros. Esa es en verdad la razón por la que te traje aquí.]


Saruman nunca tuvo la menor intención de unirse a Sauron [ver: El misterioso Anillo de Saruman]. Como señaló Gandalf:


[Solo una mano a la vez puede manejar el Uno, y lo sabes bien, así que no te molestes en decir nosotros... Las opciones, al parecer, son someterse a Sauron, o a ti mismo.]


La intención tácita de Saruman durante siglos fue poseer el Anillo que contenía el poder de Sauron; y habría justificado sus acciones como algo totalmente coherente con su misión, si es que alguna vez comparecía ante el Consejo de los Valar. Después de todo, sus acciones tenían el objetivo de frustrar a Sauron, aunque en última instancia estaba pensando en su propio beneficio.

Volviendo al posible enfrentamiento entre Gandalf y Sauron, hay un detalle interesante en los Cuentos Inconclusos, más precisamente en el pasaje donde se reunen los Valar para enviar algunos emisarios a la Tierra Media, y Olórin [Gandalf] parece ser descrito como uno de los Maiar más débiles:


[¿Quién iría? Porque deben ser poderosos, pares de Sauron, pero deben renunciar al poder y vestirse de carne para ganarse la confianza de Elfos y Hombres. Pero esto los pondría en peligro, oscureciendo su sabiduría y conocimiento, y confundiéndolos con temores, preocupaciones y cansancio provenientes de la carne. Solo dos se adelantaron: Curumo [Saruman], que fue elegido por Aulë, y Alatar [uno de los Magos Azules], que fue enviado por Oromë. Entonces Manwë preguntó, ¿dónde está Olórin? Y Olórin preguntó qué querría Manwë de él. Manwë respondió que deseaba que Olórin fuera el tercer mensajero a la Tierra Media. Pero Olórin respondió que era demasiado débil para tal tarea y que temía a Sauron. Entonces Manwë dijo que esa era una razón más por la que debería ir.]


Incluso antes de encarnarse en un cuerpo físico, Gandalf ya se consideraba menos poderoso que Sauron, razón por la cual sería poco probable que hubiera podido vencerlo en combate directo. Sin embargo, se podría argumentar que sí venció a Sauron en otro terreno: mediante el uso de su mente al orquestar los eventos que eventualmente culminarían en la destrucción del Anillo Único. Además, el pasaje anterior parece ir en este sentido. Manwé quiere que Olórin sea uno de los mensajeros en la Tierra Media precisamente porque su humildad le impide considerarse un rival de Sauron, al menos en términos de un combate abierto.

Otro problema es que los Valar tenían el poder de aplastar a Sauron a voluntad, al igual que tenían el poder de aplastar a Melkor al final de la Primera Edad; pero ese nunca fue el plan. Valinor no estaba destinado a interferir con el destino de los hijos de Iluvatar, y enviar a los Istari fue lo más cerca que se atrevieron a interferir directamente en la Tierra Media, aunque el resultado terminó siendo el mismo que si hubiesen intervenido: la derrota de Sauron.

Es decir que Gandalf sí derrotó a Sauron. Lo hizo a través de sus propias acciones, que inspiraron a otros actuar en una dirección particular. Sus dos armas principales son la esperanza y la audacia para asumir grandes riesgos. Si la sabiduría era su mayor don, al analizar sus acciones debemos concluir que Gandalf era demasiado sabio como para entrar en duelo uno contra uno contra Sauron. Ese era el tipo de pelea que hubiese querido Sauron, y probablemente el mismo que Saruman estaba tratando de establecer con el Señor Oscuro, si es que lograba encontrar el Anillo. Pero Gandalf usó sus fortalezas [la sabiduría y la audacia] contra la máxima debilidad del enemigo: el orgullo. No estoy seguro si Tolkien pretendía esto o no, pero las acciones de Gandalf son consistentes con una estrategia de guerra asimétrica contra un adversario demasiado poderoso.

Teniendo en cuenta todo esto, Gandalf parece ser más un estratega que un Istari de armas; aunque tenía un arma secreta que lo ayudó a vencer a Sauron: Narya, uno de los Tres, el Anillo de Fuego.

Su anterior portador fue Cirdan, quien en la Tercera Edad se lo entregó a Gandalf. El poder de Narya es consistente con las habilidades estratégicas innatas del Gris, ya que el poder de este Anillo era el de inspirar a otros a resistir la tiranía, así como ocultar a su portador de la observación remota [excepto la del portador del Único] y dar resistencia al cansancio del tiempo. Esto es lo que dice Cirdan cuando le entrega a Narya a Gandalf:


[Toma este Anillo, maestro —dijo [Cirdan]—, porque tus trabajos serán pesados; pero te apoyará en el cansancio que has asumido. Porque este es el Anillo de Fuego, y con él puedes reavivar corazones en un mundo que se enfría.]


Es decir que, si bien Gandalf en Blanco, en posesión del Único, habría sido un adversario difícil, y acaso invencible, para Sauron, el Gris no solo habría tenido una oportunidad, sino que de hecho lo derrotó, entre otras cosas, aprovechando las virtudes de Narya para despertar y activar la resistencia de los enemigos del Señor Oscuro.

Gandalf es un igual de Sauron, ambos son Maiar, pero eso no significa que sean iguales en poder, del mismo modo en que los Elfos [o los Enanos o los Hombres] no son iguales en sus atributos. Presumiblemente, las diferencias pueden ser bastante significativas. A modo de comparación, pensemos en Melkor, un Vala que pudo desafiar a sus hermanos, a pesar de ser superado 14 a 1 en número. Por orto lado, si bien Gandalf no parece ser rival para Sauron en un enfrentamiento abierto, Tolkien deja en claro que Gandalf era superior en un aspecto, no solo superior a Sauron, sino a todos los Maiar:


[El más sabio de los Maiar era Olórin. Él también vivió en Lórien, pero sus caminos lo llevaron a menudo a la Casa de Nienna, y de ella aprendió la compasión y la paciencia.]


Ser el más sabio de los Maiar [entre ellos, Sauron] no es un poder despreciable. Pero, para los propósitos de una confrontación directa, la sabiduría, la compasión y la paciencia no tendrían ninguna influencia; sin embargo, la posesión de tales atributos sería imposible en alguien que buscara esa confrontación. Quiero decir, Gandalf demuestra ser más sabio que Sauron precisamente porque nunca buscó luchar con él en su terreno, sino en el suyo.

Por otro lado, Tolkien no dice que Sauron sea un completo descerebrado [en términos de sabiduría, claro]. De hecho, es sumamente inteligente. En el siguiente pasaje incluso parece sugerir que Sauron se hizo más fuerte durante su servicio a Morgoth, por lo cual la calificación de Olórin [Gandalf] como el Maiar más sabio estaría en disputa luego de que Sauron aprendiera una o dos cosas del primer Señor Oscuro [ver: Morgoth vs. Sauron: ¿quién fue más poderoso?]:


[Entre aquellos de sus sirvientes que tienen nombre, el más grande fue el espíritu al que los Eldar llamaron Sauron, o Gorthaur el Cruel. Al principio, él era un Maiar de Aulë, y permaneció poderoso en la tradición de ese pueblo. En todas las hazañas de Morgoth en Arda, en sus vastas obras y en los engaños de su astucia, Sauron tuvo una parte, y fue solo menos malvado que su maestro el tiempo en que le sirvió. Pero en años posteriores se levantó como una sombra de Morgoth y un fantasma de su malicia, y caminó detrás de él por el mismo camino ruinoso hacia el Vacío.]


Tolkien parece insinuar aquí lo siguiente: si bien Morgoth era uno de los Valar más poderosos [si no el más poderoso], Sauron tuvo una participación en todas sus acciones, por lo tanto, su presencia fue un requisito indispensable para todo el mal que dispersó el primer Señor Oscuro, y eso es una muestra evidente del poder de Sauron [ver: Morgoth y la ingeniería genética que creó a los Orcos]

Además, no solo Gandalf era astuto y sabio para inflamar el corazón de los Elfos y Hombres de acuerdo a sus planes a largo plazo, también Sauron hizo lo mismo en cierto modo, aunque con intenciones inversas. Así como Gandalf actúa sutilmente, persuadiendo, llenando a otros de valor y coraje, Sauron manipula, y con mucha eficiencia. Pensemos, por ejemplo, en Theoden, Denethor y Saruman, entre otros; lo cual es una razón adicional para temerle.

Si se tratara de una confrontación directa, los Istari deberían esperar que sus aliados los abandonen, o incluso que se vuelvan contra ellos, y encontrar a Sauron bien preparado para la defensa. Además, Sauron no siempre es retratado como el más fuerte. De hecho, los Istari se enfrentaron a él en Dol Guldur, y Sauron huyó.

Ahora bien, del mismo modo en que Sauron también es sabio y astuto, Gandalf no solo es humildad, también tiene su cuota de confianza en el terreno de la peligrosidad. Si bien nunca comenta directamente que sea más o menos poderoso que Sauron, lo más que se acerca a estas afirmaciones es al discutir los potenciales peligros del bosque de Fangorn:


[¿Peligroso? Yo también lo soy, muy peligroso: más peligroso que cualquier cosa que puedas encontrar, a menos que te lleven con vida ante el trono del Señor Oscuro.]


Esto parece implicar que Gandalf [incluso el Blanco] se siente menos poderoso que Sauron, pero casi en igualdad de condiciones. Sin embargo, esto no parece ser un gran problema para él; ya lo hemos visto [como el Gris] sintiéndose inferior al Balrog:


[Algo entró en la cámara; pude sentirlo a través de la puerta y los mismos orcos se asustaron y callaron. El recién llegado tocó el anillo de hierro y en ese momento advirtió mi presencia y mi conjuro. Qué era eso, no puedo imaginarlo, pero nunca me había encontrado con nada semejante. El contraconjuro fue terrible. Casi me hace pedazos.]


No debería sorprendernos que hubiera seres más poderosos que Gandalf en la Tierra Media, tampoco que Gandalf fuera más poderoso que todos los demás en el terreno de la sabiduría [ver: Criaturas sin Nombre]. El propósito del mago era disputar el poder de Sauron, si este se levantaba de nuevo, y mover a los Elfos, los Hombres y todos los seres vivos de buena voluntad a realizar acciones valientes. En este sentido, no hay nadie tan capaz como Gandalf.

En resumen, entonces, Sauron es retratado como más fuerte que Gandalf, y el mago parece haber reconocido este hecho. Sin embargo, esta supuesta inferioridad, al menos en el terreno de la lucha abierta, no supone ninguna ventaja para el Señor Oscuro, justamente porque Gandalf, superior en inteligencia, plantea y concreta la lucha en otro nivel.




Tierra Media. I Taller gótico.


Más literatura gótica:
El artículo: ¿Gandalf podría haber derrotado a Sauron? fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Análisis de «El Templo» de H.P. Lovecraft.
Tierra Media.
Tierra Media.

Relato de Henry Hasse.
Análisis de «El Montículo».
Relato de August Derleth.