«El azote de B'Moth»: Bertram Russell; relato y análisis


«El azote de B'Moth»: Bertram Russell; relato y análisis.




El azote de B'Moth (The Scourge of B'Moth) es un relato de terror del escritor norteamericano Bertram Russell (¿?), publicado originalmente en la edición de mayo de 1929 de la revista Weird Tales.

El azote de B'Moth, uno de los dos cuentos de Bertram Russell publicados en Weird Tales, relata la historia del doctor Prendergast, un psiquiatra que comienza a descubrir un patrón en las extrañas alucinaciones de sus pacientes, relacionadas con una criatura gigantesca, submarina, llamada B'Moth, hasta que él mismo experimenta visiones que anuncian el despertar de este ser primordial.

SPOILERS.

El azote de B'Moth de Bertram Russell pertenece a los Mitos de Cthulhu de H.P. Lovecraft, e introduce la figura de B'Moth, el Maestro, una especie de antiguo dios de los mares con seguidores y cultos secretos en todo el mundo. El doctor Randall, uno de los protagonistas de la historia, descubre que B'Moth, en realidad, es probablemente una abreviatura de Beh'-Moth, es decir, Behemot, aquel demonio marino de tamaño descomunal mencionado en los mitos bíblicos. Al parecer, B'Moth planea su regreso, y para lograr ese objetivo utiliza a sus seguidores y prácticamente a todos los animales salvajes para aplastar a la civilización y enviar a los humanos al olvido.

H.P. Lovecraft detestó El azote de B'Moth, seguramente porque la histria parece una mala reescritura de La Llamada de Cthulhu (The Call of Cthulhu), cuyos pocos elementos completamente originales parecen no encajar del todo bien con los Mitos, como esta invasión de hordas de criaturas submarinas que finalmente son derrotadas por el ejército. Ahora bien, Bertram Russell no menciona ningún elemento que aluda directamente a los Mitos de Cthulhu, pero B'Moth, su sueño submarino, la comunicación telepática con sus seguidores, y sus planes de resurgimiento, son idénticos a los de Cthulhu. Al no haber una mención directa, El azote de B'Moth podría haber pasado simplemente como una imitación de La Llamada de Cthulhu, sin embargo, Henry Hasse posteriormente incluyó a B'Moth en El guardián del libro (The Guardian of the Book), de manera tal que actualmente se lo considera parte de los Mitos, aunque de hecho se trate de un relato periférico, sin ningún aporte significativo al ciclo, pero que de hecho posee algunas escenas interesantes.

Entre ellas podemos mencionar este manicomio donde el principal psiquiatra empieza a experimentar las mismas alucinaciones y delirios de los pacientes que trata. El propio B'Moth nunca aparece en primer plano, pero se comunica con sus seguidores a través del agua y la humedad, tal es así que una noche de niebla puede convertirse en una verdadera pesadilla. La escena donde los seguidores de B'Moth se reunen en una celebración orgiástica también es excelente, pero no hay mucho más que pueda rescatarse El azote de B'Moth, excepto como curiosidad para el fanático de los Mitos de Cthulhu. Personalmente creo que Bertram Russell insinúa que B'Moth es otro nombre de Cthulhu, o al menos que está asociado a él, pero esto es solo una conjetura (ver: ¿Cómo se pronuncia «CTHULHU» en realidad?)

También es interesante que B'Moth, en términos de deidad oceánica, sea adorada secretamente en todo el mundo, pero especialmente en los lugares más salvajes, según la consideración de Bertram Russell, es decir, por todas las culturas próximas al Ecuador, un cliché que vemos repetirse con demasiada frecuencia en los Mitos (ver: Lovecraft y el culto secreto de los Antiguos)

Ahora bien, ¿cuál es la intención de B'Moth? Al parecer, devolver a la humanidad a su primigenio estado salvaje. Puede controlar el clima, animales, y además cuenta con una horda de seguidores descerebrados que lo adoran balbuceando como primates (ver: Lovecraft y las lenguas prehumanas). Afortunadamente, un psiquiatra sagaz desactiva esos planes, y mediante una serie de telegramas [que no tienen desperdicio], alerta a las autoridades mundiales para que estén atentas ante cualquier movimiento extraño en los mares. Extrañamente, lo escuchan; y un conflicto global pronto se desata cuando monstruos marinos del tamaño de un buque se aproximan a la costa y son bombardeados por el ejército. Aquí, Bertram Russell despliega una batalla colosal que, paradójicamente, se resuelve miserablemente en un par de párrafos.




El azote de B'Moth.
The Scourge of B'Moth, Bertram Russell.

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)


El primer indicio que tuve de la abominación gigantesca que pronto asfixiaría al mundo con su obscenidad fue en 192—, lo obtuve casi por accidente. Mi amigo el doctor Prendergast, un caballero eminente en su propia rama particular de la medicina, que incluía todo tipo de especializaciones cerebrales, operaciones, trepanación, etc., me llamó personalmente por teléfono desde su propia residencia una noche. Me sorprendió que su secretaria o enfermera no me hubiera llamado durante el horario de oficina. No me equivoqué cuando supuse que era algo urgente.

—Randall —dijo—, nunca había visto algo así en todos mis años de experiencia, y estoy bastante seguro de que tú tampoco lo has visto en el tuyo.

—¿Un caso mental? —pregunté con interés cada vez mayor.

—Sí. Y más. Casi me deja paralizado. Confieso que estoy casi perplejo. Lo he examinado a fondo, le hice radiografías, etc., pero aún no puedo encontrar ninguna evidencia de alteración orgánica.

—Bueno, ¿no puede tratarse de una neurosis funcional? —pregunté con cierta sorpresa.

—Si es así, nunca vi otra igual. El tipo parece estar realmente poseído. Actúa sin saber por qué lo hace. Intenté con el psicoanálisis, pero no revela nada más que las represiones e inhibiciones que tiene toda persona promedio. Su contenido inconsciente muestra una ignorancia absoluta de la terrible obsesión por la que se ven acosadas sus horas de vigilia.

—Debe haber una razón para ello —dije—. Si un hombre tiene una obsesión, existen asociaciones inconscientes con las cuales podemos exorcizarlas. Solo puede ser el símbolo de otra cosa...

—Exacto. Pero si no puedo descubrir qué es realmente este algo más, y muy pronto este paciente se unirá a su Maestro.

—¿Su maestro? —pregunté, sorprendido de lo que pensé que era una alusión bíblica de Prendergast.

—Sí. Quienquiera que sea. No habla de nada más. Este Maestro representa lo que lo está dominando, extendiendo sus tentáculos desde las profundidades más oscuras de los abismos insondables para estrangular el deseo de vivir dentro de él. Ahora dice que está ansioso por morir, y no necesitas que te diga lo que eso significa en el neurótico.

—Iré de inmediato —dije.

—Hospital German-American, pabellón 3, psiquiátrico —dijo dándome las últimas instrucciones.


***

Me vestí apresuradamente (había estado leyendo a Goethe en bata antes de retirarme) y abrí el garaje y encendí el coche. Pronto estaba de camino al hospital donde mi amigo había acordado encontrarse conmigo.

La noche era excepcionalmente oscura y había comenzado a caer una llovizna fina y húmeda, no fría, sino una oscuridad viscosa y penetrante como el aliento de alguna furia estigia. El coche estaba bastante cerrado, pero sentí la fría y húmeda sensación de su interior. Incluso me di cuenta de que el tablero de instrumentos estaba cubierto de gotas de líquido y el volante se revolvía bajo mi tacto. Casi dejo que se me escape de las manos cuando tomé una curva cerrada. Apreté los frenos. Las ruedas patinaron sobre el suelo resbaladizo. Había llegado justo a tiempo para evitar que el coche se precipitara por el borde, donde un oscuro abismo se alejaba de la carretera como si un gigante hubiera abierto un camino a través del corazón de las colinas.

Me inundó un sudor frío. Apenas podía conducir. Mi cabello hormigueaba en las raíces. Porque me había parecido en ese momento que otras manos distintas a las mías habían tomado el control del volante, y con intenciones asesinas. Por mucho que lo intenté, no pude deshacerme de la idea de que un fetiche sin nombre me tenía bajo su control en ese momento, y que incluso ahora estaba dentro del auto empeñado en mi destrucción.

¿Era yo, un psiquiatra de años de experiencia, versado en todos los procesos que producen perturbaciones en el cerebro humano, pensando en todo esto? Luché contra la sugerencia misma, pero sin éxito. La noche oscura, la naturaleza salvaje y montañosa del país (donde se había erigido el hospital en aras de la tranquilidad y el aislamiento) se combinaron para producir un sentimiento de fuerzas desconocidas, malignas en su furia hacia el hombre y los hijos del hombre, que yo no podía descartar.

Pero más que todo fue el efecto nauseabundo y abrumador de esa niebla húmeda, como un aliento de maldad que cabalgaba conmigo, envolviéndome en su ráfaga helada. Me reí en voz alta ante la idea de una presencia distinta a la mía en el auto, y la risa, amortiguada por el aliento agitado que me rodeaba, resonó con extraños acentos desde la parte trasera. Mi voz sonó extraña, como la risa de un actor que no está interesado en su papel. Incluso me volví, como si esperara ver la presencia allí, pero mis ojos no revelaron nada.

—Esto debe cesar —me dije a mí mismo, mientras encendía la calefacción. Puede haber sido el calor reconfortante, o una seguridad inconsciente de que las leyes de la naturaleza todavía seguían funcionando; no sabía cuál era la verdadera causa, pero a medida que aumentaba el calor dentro del coche, mi ánimo también se calentó y me encontré conduciendo con mi cuidado habitual, y completamente sin los miedos sin sentido que me habían abrumado hace tan solo unos minutos.

El aire dentro del coche estaba limpio ahora; las gotas de humedad habían desaparecido del tablero y mi mano agarraba el volante con su acostumbrada firmeza. Hacía un calor incómodo y por fin apagué la calefacción. Cuando el aire se enfrió, mi espíritu también se enfrió. Sentí que el mismo terror insensato se apoderaba de mí de nuevo, y miré con intensa ansiedad la reaparición de esas gotas de humedad en el tablero, pareciendo materializarse de la nada.

El aire dentro del coche se espesó y volvió a acariciarme con sus voluptuosos y enfermizos pliegues. Cuando las luces del hospital aparecieron en la cima de una loma delante de mí, comencé a decirme a mí mismo que tenía que encender la calefacción una vez más. Pero mi voluntad no estuvo a la altura del acto. Seguí conduciendo en una especie de sueño, alegremente descuidado de cualquier cosa en el mundo. El volante respondió fácilmente a mi toque; incluso pareció brotar de debajo de mi mano mientras me desviaba por esquinas traicioneras donde abismos de miles de pies de profundidad se abrían hacia abajo, perdiendo el borde por escasos centímetros.

Seguí adelante, sin prestar atención, en la densa opacidad. Ahora no veía nada. Sentí el coche chocando y ondulando como una montaña rusa. Mi cabeza se estrelló contra el techo. Los resortes se doblaron con un crujido ominoso. Sentí que las ruedas se deslizaban hacia los lados como si alguien las estuviera sacando de su rumbo, y finalmente, con un terrible choque, el auto se volcó un poco, y lo habría hecho por completo si los pilares que marcaban la entrada al hospital no lo hubieran evitado.

El doctor Prendergast y dos de sus asociados abrieron la puerta y me arrastraron medio aturdido hacia la noche.

—¿Qué pasa, Randall? —dijo Prendergast con ansiedad.

Me quedé allí, estúpidamente, sin saber apenas qué respuesta dar.

—Te hemos estado observando durante algún tiempo. Vimos tus luces a cinco millas de distancia. Has estado conduciendo como un hombre en un sueño. ¡Mira!

Me volví y vi las huellas del coche en el césped delante de mí. Dejé el camino de entrada y viajé a través de las colinas y valles del jardín paisajístico. Me invadió un escalofrío. Pude ver las huellas del coche despejarse en la carretera más allá. Incluso pude ver los faros de otro automóvil viajando por la misma carretera por la que había venido, a millas de distancia. En el aire suave no había humedad; arriba, las estrellas centelleaban a lo largo de sus cursos seculares. ¡La niebla se había levantado!

Con un nuevo miedo aferrándose a los signos vitales de mi corazón, les hablé.

—La niebla, la lluvia, me hizo imposible ver. No pude encontrar la carretera la mitad del tiempo. ¡Nunca vi una noche así!

—¿Niebla? ¿Lluvia? No ha habido niebla ni lluvia. Vaya, podíamos ver tus faros a millas de distancia. ¡La noche es clara como un cristal!

—Pero había niebla, hasta hace un minuto. El coche estaba mojado.

Mientras hablaba, llevé la mano al parabrisas con la intención de probar mi afirmación. Con asombro, no había rastro de humedad, ¡ninguno en absoluto! Me incliné sobre la hierba y hundí la mano en ella. Nada. Incluso estaba un poco seca, y pude ver que no había sido regada por algún tiempo. Nuevamente observé la noche. No había una nube en el aire por ningún lado, ni un banco de niebla entre el hospital y la ciudad.

—Lo que necesitas es un estimulante. Entra y te daré uno —dijo el doctor Prendergast, tomándome cautelosamente del brazo.

Temiendo por mi propia cordura, entré a trompicones al hospital. Cuando miré por última vez a mi alrededor, creí ver una fina voluta de vapor enfermizo rizándose alrededor del césped verde ante mí, como un espectro de veneno amarillo, y mientras mis nervios angustiados hormigueaban en cada fibra, me llegó el eco apagado de una risa burlona.

Medio caminando, medio deslizándome, me llevaron al hospital.


2.

—¿Te sientes mejor? —preguntó el doctor Prendergast cuando hube tragado el estimulante que me había dado.

En el aire del consultorio privado del médico sentí que mis temores eran de lo más endebles. Incluso me sentí obligado a reírme en voz alta de ellos. Pero el recuerdo de ese viaje no se borró tan fácilmente. Sin embargo, tomé a la ligera mi experiencia y dije que había dormido poco y que conducir de noche no me sentaba bien. El doctor Prendergast me miró con curiosidad con sus ojos rasgados, pero no dijo nada.

Salimos de la oficina, tomamos el ascensor y pronto llegamos a la sala 3, donde se confinaban los casos mentales. Una enfermera nos recibió con un historial en sus manos.

—¿Cómo está el paciente? —preguntó mi colega, con más interés que de costumbre.

—Todavía delirando, doctor —respondió la esbelta enfermera.

—Le echaremos un vistazo —comentó, caminando hacia un catre en un rincón lejano de la habitación—. Ahí está —agregó.

Ante nosotros yacía una figura de aspecto pálido. Su cabello negro estaba revuelto, como si se lo hubiera estado arrancando con los dedos. Sus ojos estaban rodeados de círculos profundos y huecos que lo hacían parecer un sombrío precursor de la muerte misma. Hablaba de manera inarticulada y mantenía una conversación inconexa con una criatura imaginaria que solo él veía. Mientras me sentaba a su lado, estalló en una risa frenética. Levantando su demacrada mano hacia mí, me señaló con un dedo flaco.

—Aquí hay otro para robarle al Maestro. Llegaste demasiado tarde, el Maestro se encargó de eso. ¡Ha!

—Silencio —dijo el doctor Prendergast con voz tranquilizadora—. Te vas a poner bien, pero no debes excitarte de esta manera.

—¿Ponerme bien? Oh no. El Maestro se encargó de eso. Me voy pronto, muy pronto. Me voy a unir al Maestro. En el fondo, donde espera a los fieles. Ahí es adónde voy. ¿Por qué debería querer vivir? ¿Por qué debería esperar cuando hay trabajo por hacer?

—¿Qué tipo de trabajo? —pregunté, esperando aliviar la compresión dentro de él permitiéndole hablar.

—El trabajo de la selva. El trabajo de los abismos. Eso es lo que se debe hacer. Se acerca el momento. Millones y millones ayudarán. Y pronto estaré allí. ¡Ha! Llegaste demasiado tarde. El Maestro se encargó de eso. En la tormenta cabalga. Su aliento es el aliento de la niebla. Bajo la lluvia, viene a la tierra. Se quedó contigo esta noche. ¿Eh? ¿No es así?

A mi pesar, estaba preocupado. ¿Quién era este Maestro que cabalgaba sobre las alas de la tormenta y cuyo aliento era la niebla? Me pregunté cómo este loco de sus desvaríos supo de mi experiencia esa noche. Estaba jadeando por respirar. Sus esfuerzos lo habían excitado indebidamente. La enfermera le trajo un vaso de agua, que tragó con avidez.

—Agua —dijo—. Océanos de eso. Eso es lo que le gusta al Maestro. Esa es la forma de llegar a él. A las cuevas donde la luz azul se enciende, baja, baja con los cuerpos de los muertos, profundo, profundo. ¡El maestro! ¡Ah! ¡B’Moth! ¡Maestro, ahí voy!

Su cabeza cayó hacia atrás sobre la almohada y con una expresión absorta en sus ojos, murió. Me quedé perplejo. Este no podría ser un caso ordinario de alucinación. El hombre parecía, como dijo el doctor Prendergast, hechizado, poseído. Dejé el catre en compañía de mi amigo. De repente me agarró del brazo febrilmente.

—Mira —gritó—. ¡Mira!

Me volví en la dirección a la que apuntaba. El vaso de agua todavía estaba en la mano del paciente. El fluido resplandecía con un brillo azulado. Revoloteó sobre los rasgos del muerto, que se tornaron verdosos bajo su influencia. Sus labios se torcieron en un gruñido bajo la luz, y los afilados colmillos de sus largos caninos se marcaron a través de su boca cerrada. Y el agua del vaso burbujeaba, burbujeaba como si estuviera hirviendo; y allí, ante mis ojos, el fluido cayó lentamente, hasta que el vaso se quedó vacío de todo salvo del resplandor azulado que lo rodeaba, y no solo a él, sino a la cama, la ropa de cama, al muerto ¡a nosotros mismos!


3.

La presión de mis deberes profesionales sirvió para apartar el asunto de mi atención durante varios días, pero siempre regresaba con rudeza, de una manera tan extraña como se puede concebir.

Había estado leyendo descuidadamente el periódico cuando mis ojos se detuvieron en un aviso aparentemente sin importancia que estaba intercalado entre el relato de un gran caso de pensión alimenticia y la redada contra algunos contrabandistas. Si el editor hubiera sabido el significado completo de su nota, la habría escrito en letras mayúsculas y publicado una edición especial. Cito textualmente:

«ARICA, PERÚ, 8 de mayo: Hoy se informó a la policía de un caso extraño. Alonzo Sigardus, un antillano, fue llevado ante el juez Cordero, acusado de intento de suicidio. El capitán Jenks, el vigía de la estación Marine Exchange, lo vio sumergirse en el océano cerca de Point Locasta. Jenks dice que corrió en ayuda del hombre, pensando que tenía la intención de ir a nadar y no sabía de la traicionera resaca en ese lugar. Cuando llegó, sin embargo, vio que se trataba de un intento de suicidio, porque Sigardus no sabía nadar y simplemente se movía indefenso en las profundidades.

«El capitán Jenks se zambulló rápidamente en el lugar conocido por los turistas como Caldero del Diablo, y después de una lucha frenética con la vorágine, durante la cual Sigardus hizo todo lo posible para ahogarlos a los dos, pudo rescatar al hombre. Sin embargo, en lugar de agradecer, Sigardus golpeó brutalmente a Jenks en la cara, gritando: ¡Que la maldición de B’Moth caiga sobre ti! Fue la llamada del Maestro. ¿Qué derecho tienes para interferir? Fui a unirme a B’Moth y ahora me has arrastrado de regreso. Cuando llegue el momento, sufrirás.

«El incidente ha despertado un gran interés local, porque se dice que, en los días de niebla, el Caldero del Diablo es el lugar de encuentro de los espíritus de las profundidades. Cuenta la leyenda que, en esos días, y durante la temporada de lluvias, el Monstruo del Abismo surge de las aguas profundas para reclamar lo suyo.

«Obviamente, el supersticioso Sigardus pensó que había sido llamado por el espíritu del Caldero. Es interesante notar que una densa neblina comenzó a nublar el estanque después de que Sigardus fuera rescatado. Hasta ese momento, el sol había estado brillando con gran esplendor.

«Hay mucho entusiasmo entre la población nativa, y es común que se diga que el rescate no es un buen augurio. Se han producido graves disturbios en varias aldeas del interior, y la policía y el ejército han unido fuerzas para proteger a la población blanca contra la que parece que se han dirigido principalmente los ataques.»

Aparentemente, el incidente solo había obtenido reconocimiento en la prensa debido a las leyendas relacionadas con el Caldero del Diablo. que se pensaba que eran de interés para el mundo exterior; y por los intentos de levantamiento. Pero para mí, la inserción de esa única y aparentemente incompleta palabra le dio una inflexión siniestra y terrible a todo el párrafo.

¿Quién o qué era B’Moth? Debe ser el mismo «Maestro» al que el moribundo había apelado en el Hospital. Y no había sombra de duda de que se trataba de una duplicación del mismo hecho, sin conexión con él excepto por la sutil influencia de B’Moth.

Sentí que mi cabello comenzaba a hormiguear cuando leí la noticia de nuevo y llegué a la parte de la niebla que cubría el estanque después de que Sigardus hubiera pronunciado su maldición. Esta era una similitud demasiado cercana para admitir una mera coincidencia. Como psiquiatra me interesó mucho, e incluso comencé a sentir de alguna manera oscura que era mi deber investigar todo el asunto. Quizás (y por descabellada que parezca la idea, lo pensé con toda seriedad), quizás la cordura misma del mundo estaba en juego.

Mientras dejaba el periódico a un lado y me preparaba para conducir a mi oficina, sentí de nuevo el peso opresivo de esa cosa indecible que poco a poco estaba comenzando a temer, de modo que no podía conducir solo en medio de la niebla o en medio de una tormenta (aunque no le conté a nadie esta fobia). Sentí todo el peso de esa contaminación. Parecía ser arrastrado sin resistencia a las fauces de esta corrupción. Me quedé paralizado, con los dientes castañeteando, incapaz de levantar una mano. Y luego, en mi tintineante conciencia, llegó el imperativo sonar del timbre del teléfono.

Me moví lentamente hacia el instrumento, mis ojos fijos irresistiblemente al otro lado de la habitación. Mecánicamente levanté el auricular.

Una voz vino como desde una gran distancia.

—¿Doctor Randall? Por favor, acérquese al hospital inmediatamente. ¡El doctor Prendergast se ha vuelto loco!


4.

Cuando llegué al hospital el estado de mi mente estaba lejos de ser equilibrado. El hecho de que la misma calamidad que yo temía hubiera caído realmente sobre mi amigo no fue una sorpresa menor. Pero me esforcé por recobrar la compostura cuando entré al edificio. Si mis sospechas eran correctas, había trabajo por hacer, trabajo duro y mucho más, si esta cosa asquerosa iba a ser frustrada en sus propósitos malignos.

Encontré al doctor Prendergast en una cómoda habitación privada, la mejor del lugar. Estaba durmiendo tranquilamente cuando entré. En seguida se despertó y, mirándome, me estrechó cordialmente la mano. Comenzó a hablar con una voz natural y suavemente modulada.

—Randall, hay algo extraño y siniestro en este asunto. Desde la última vez que nos vimos, he tenido la extraña sensación de que no todo va bien. De hecho, he sido acosado por fobias mórbidas, si eso es lo que son. Nunca soñé con experimentar una psicosis. Cuanto más pienso en el asunto, más he llegado a creer que tú y yo estamos marcados como mártires de la causa, aunque por qué o cómo, ni siquiera puedo empezar a comprender.

—Pareces estar bien ahora, y ciertamente nunca me diste la impresión de ser un neurótico.

—Debería ser la última persona en quebrarme, pero aunque estoy tan cuerdo como le es posible a un hombre en este momento, en unos minutos esa cosa puede tenerme en sus garras, y seré un lunático delirante. Es gracioso, Randall, poder analizar tu propia forma particular de locura, si es que es así. Recuerdo muy bien lo que me pasó anoche. Es mucho más real que las asociaciones habituales de los sueños. Y temo profundamente su regreso debido a esto. Si esto es una locura, es una forma nunca antes vista. Pero no creo que sea locura en absoluto.

—Cuéntamelo —le urgí—. Quizás dos mentes puedan hacer lo que una no puede.

—No hay mucho que contar. Anoche estuve leyendo a Freud hasta altas horas de la noche; su último libro, ya sabes. Me vinieron pensamientos que seguramente no habían nacido de la tierra. Comencé a sentir un inmenso disgusto por la vida, la vida que vivimos hoy, quiero decir. Pensé en los días de la jungla, y esos recuerdos primordiales que yacen dormidos dentro de cada hombre volvieron a mí. La artificialidad del mundo con sus sistemas comerciales, sus códigos de conducta, sus cosas materiales. Me parecía que el hombre no estaba hecho para vivir de esta manera. Pensé que el bosque primigenio era el hábitat apropiado para la vida. Pensé en esos monstruos de las profundidades, vislumbrados ocasionalmente por buques, enormes más allá de la concepción del hombre. Una vez, la vida se había vivido en una escala gigantesca como esa. Sentí, no puedo decir por qué, un profundo parentesco, una afinidad con esos hinchados colosos del mar, la carroña que se alimenta de los cuerpos de los muertos. Me pareció que representaban el paso más lejano que se podía dar en una dirección retrógrada, de regreso de la civilización, ya ves, de regreso de las cosas dolorosamente adquiridas que consideramos tan valiosas.

»Y, aquí está la parte extraña, me pareció que este pensamiento no provenía completamente de mí. Era casi como si algo me lo hubiera susurrado al oído. Sentí que, en el mismo momento, no solo yo, sino miles y miles, más bien millones, estaban soñando con el momento en que el ciclo debería haberse completado. Aprendimos que las cosas son cíclicas, ya sabes. Roma se levantó; fue genial; y cayó. Y así sucesivamente con las otras civilizaciones, todas. Así, sin duda, será nuestra propia gran civilización. Será el mítico fin del mundo que los videntes han predicho durante siglos. No habrá un cataclismo estrellado, sino el regreso de toda la vida a la jungla.

»Las autoridades competentes afirman que si no se hace algo para detener esta catástrofe que se aproxima, seremos literalmente devorados vivos por insectos, por ejemplo, hormigas. Parece haber mucha base científica para esta sugerencia. Pero, ¿quién ha pensado en las espantosas posibilidades que pueden surgir si esas criaturas desconocidas, hinchadas hasta alcanzar una enormidad repugnante, invaden en conjunto el mundo civilizado?

—Es un pensamiento terrible, pero no tiene fundamento —dije.

—No estoy tan seguro de que no haya base para ello. Últimamente he tenido la sensación de que se está produciendo un tremendo movimiento que tiene como único objetivo el derrocamiento de la civilización y el restablecimiento de la vida en la jungla. Y esta es la que parece ser la razón para seleccionarnos. Podemos ejercer un enorme control sobre la mente de los hombres; ¿usted está de acuerdo? Esta Cosa inefable se ha apoderado de nosotros, está tratando de atraparnos en su red, de alistarnos en la causa, porque con la influencia que podamos ejercer deberíamos ser enormemente valiosos. ¿Me sigues? ¡Debemos ser apóstoles de este credo!

—¡Qué idea tan espantosa! Preferiría estar muerto —dije con un escalofrío.

—¡Muerto! ¿Quién sabe qué puede pasarte entonces? Podrías unirte al Maestro...

—¡Tú también! —grité.

Un espasmo de miedo cruzó por el rostro de mi amigo cuando la importancia total de sus palabras se apoderó de él. Sus músculos estaban torcidos en una agonía de tensiones internas, mientras luchaba contra la influencia.

—No me han atrapado todavía, Randall. ¡Pero están detrás de mí! Lucharé contra ellos. Rezo para que mis intervalos lúcidos sean lo suficientemente frecuentes como para permitirme desentrañar este asqueroso misterio. ¡Dios bueno! Estoy sudando frío por todas partes. ¡Los temblores!

Crucé la habitación hacia la mesa y, sirviendo un vaso de agua, se lo entregué a mi amigo. Se estremeció convulsivamente y retrocedió como si sintiera un horror viviente.

—¡Fuera! —gritó—. ¡Quita eso! ¡Está detrás de mí! ¡Está vivo! No lo beberé. ¡Significa locura!

Con un esfuerzo frenético, arrojó el vaso y su contenido al suelo.

Miré a mi amigo, horrorizado. De repente me vino un pensamiento: un recuerdo de esa noche en que cierto vaso de agua había brillado con un fuego iridiscente; cuando, a través de la perniciosa influencia de la niebla, mi propia mente había bordeado la frontera de la locura. Empecé a comprender.

Mi colega se estaba calmando de nuevo. En ese momento habló.

—Va a ser una pelea para mí —dijo—. Pero lucharé hasta el último suspiro. Tu parte será observar y, si es posible, aprender más sobre esta cosa espantosa que amenaza la cordura del mundo. Debe haber alguna forma de destruirlo.

—¿Cómo empiezo? —murmuré desconcertado y desconcertado. Solo tenía la más mínima pista sobre la que trabajar. El recorte de periódico hizo poco más que confirmar lo que ya sospechaba.

—Tu clave es la palabra del Maestro: B’Moth. No olvides: B’Moth. Qué significa, no puedo decirlo. Pero la palabra ha estado sonando en mis oídos durante días. ¡Ese es el Maestro, ese es el nombre de esta podredumbre que debes destruir!


5.

Salí del hospital, aturdido. ¿Cómo iba a destruir esta cosa? Ya estaba medio en sus garras. Poco podía hacer salvo tambalear en la oscuridad. Si, como habían afirmado el doctor Prendergast y el difunto, había millones de seguidores, mantenían sus hechos en secreto. B’Moth. La palabra era como una voz de otro mundo, sin significado.

Pensé, y pensé, en una agonía de aprensión. No sabía a dónde acudir en busca de información. Pasé horas en mi biblioteca, en gran detrimento de mi práctica. Agoté la mayoría de los libros de mitología y antropología, pero aun así no pude encontrar nada que pareciera tener alguna relación con el asunto.

Un día, cuando estaba revisando un antiguo volumen de La magia y las artes negras de Kane, atado con un pesado broche de bronce y cerrado con candado y llave, me encontré con lo siguiente:

«Hay muchos que reverencian al Devorador, aunque pocos han visto la estatura completa de este gran poder. Es una visión cargada de un horror sobrenatural y muy buscada por los magos de los primeros tiempos. Uno, Johannes de Magdeburgo, sabio en la tradición de los tiempos, ha tenido éxito en sus esfuerzos. Afirma que el Devorador vive en las profundidades y que no se puede alcanzar por ningún medio, pero ha podido sentir su aliento y conocer su voluntad. El secreto está en un efluvio vaporoso. Porque el Devorador tiene el poder de manifestarse donde hay humedad. Su aliento es la niebla y la lluvia. Por lo tanto, muchos consideran que el agua es su elemento y la adoran de diversas maneras.

«Johannes ha contado en su libro de medicina cómo en ocasiones conjuró la misma esencia de un denso vapor. La luz de las cosas muertas se hinchó hasta convertirse en un gran resplandor y llenó la cámara, y al mismo tiempo vino el espíritu del Devorador. Y Johannes ha aprendido que vive en el océano más profundo, donde espera sólo un momento propicio para su regreso a la tierra. Muchos son los que creen con alegría que se acerca el momento, pero Johannes dice que pasarán muchos siglos antes de que el Maestro regrese para reclamar lo suyo.

«Mucho asombro produjo un comentario que hizo. Dice que el Devorador es familiar de todo hombre y de toda mujer. Vive eternamente en el Hombre Interior. Llega desde lo profundo, y el hombre interior lo oye. Nadie puede destruirlo, porque es intrínseco a todos los hombres. En tiempos de maldad y lujuria, de guerra y contienda, de hombre contra hombre, y hermano contra hermano, el Devorador vive codiciosamente en los hombres. Sus caminos son los caminos del abismo. Hay santos y místicos que creen haber exorcizado al Devorador, pero en ellos también vive. En las profundidades de las aguas y en las almas de los hombres duerme, y un día se despertará para tomar lo suyo.»

Terminé el antiguo manuscrito con un sobresalto. Aunque la Cosa se llamaba por otro nombre, no podía dudar de la referencia. Busqué ansiosamente el libro de medicina que había sido escrito por Johannes de Magdeburg, y por fin encontré un ejemplar en una tienda de antigüedades. Estaba desgarrado y muy descolorido, la escritura en latín, y en muchos lugares era difícil de descifrar, pero encontré algo de gran interés para mí. Johannes, después de describir sus intentos de comunicarse con el Devorador, habló de su éxito. Había aprendido el secreto de un filósofo de una época anterior. Cito, traduciendo tan bien como puedo:

«Teniendo la voluntad de descubrir lo Último, busqué diligentemente las obras de historiadores y sabios de todas las épocas. En mis estudios, me topé con un manuscrito escrito por uno, Joachim de Cannes. Había reunido una gran cantidad de conocimientos de hombres de todos los climas. Dijo que el nombre del Devorador era Behemot, que, de hecho, se traduce como el que devora las almas de los hombres. Este monstruo es de gran antigüedad y fue bien percibido por los antiguos.

«En la Biblia hebrea se le menciona. El vidente Job hace mucho al hablar de él. Todos los hombres están de acuerdo en que su tamaño es tan grande como un hombre lo es para un sapo. Tiene el poder de reproducirse para siempre, y después de los diluviosas fue arrojado al océano, donde vive entre los muertos en las cuevas de cosas que se arrastran. Pero el poder de sus pensamientos está sobre todos los hombres. Tiene diversos poderes de manifestación. A través del agua y la niebla se siente, y sus pensamientos son los pensamientos del sapo y la serpiente, por lo que muchos consideran sagrados a estos reptiles. Solo hay un hechizo que se puede lanzar para conjurarlo de regreso al océano...»

Dejé caer el manuscrito con decepción. Estaba dispuesto a realizar cualquier hechizo, si, como dijo Johannes, lograba exorcizar esta terrible Cosa. Y el manejo descuidado de las edades había arrancado del manuscrito la página donde se formulaba el hechizo. Pero ahora al menos tenía una pista sobre la Cosa.

Tomé una Biblia y leí con avidez todas las referencias al Behemot en el Antiguo Testamento. También consulté otras obras descritas como Apócrifas del Antiguo Testamento y encontré más referencias. Había muchas, pero todas estaban de acuerdo en la cualidad devoradora del destructor, y todos afirmaban que algún día regresaría de las profundidades para reclamar lo suyo.

La enciclopedia de Winslow, que consulté por última vez, colocó como nota al pie de un artículo anterior, un párrafo que indica que en muchos países se practicaba un culto organizado del Behemoth, y que este era más frecuente cerca del Ecuador y entre los pueblos salvajes. ¡El erudito historiador sugirió que su animal podría ser un hipopótamo!

¡Qué poco sabía del poder sobre el que escribía! Pero de esta breve nota extraje otro dato interesante. Al reflexionar sobre ello, me pareció un corolario muy natural de la proposición. El culto prevalecía más en los países tropicales y entre los menos avanzados de la humanidad. La razón era obvia: estaban más cerca de la jungla, tanto física como mentalmente. También sospeché que sería común entre los habitantes de esas tierras cercanas al océano. El incidente aislado del Caldero del Diablo corroboró esta creencia.

Con cierta satisfacción en mi corazón dejé la biblioteca cuando hube terminado mi búsqueda del día. Mientras cruzaba la acera hacia el estacionamiento donde había dejado mi auto, me detuve en seco, mirando con horror la vista que se encontró ante mis ojos.

Una figura sucia y despeinada corría por la calle, perseguida por dos policías. Estaba vestida con ropa ligera, que parecía más ropa interior o ropa de dormir que cualquier otra cosa. De vez en cuando tropezaba, pero algún instinto parecía permitirle mantenerse fuera del alcance de sus perseguidores. Llevaba algo con gran destreza. Miré de cerca cuando se acercó a mí y vi que era un tanque lleno de agua, y dentro del tanque había una colección de lagartos, serpientes de agua, etc. Y cuando se acercó a mí, eludiendo a sus perseguidores por un pelo, vi que este hombre en pijama era el doctor Prendergast.


6.

¡Pero qué cambio había en el doctor Prendergast! Su actitud profesional había desaparecido. Su rostro generalmente benigno estaba torcido en un gruñido de furia, y sus dientes rechinaban y machacaban como un animal de la jungla deseoso de sangre. El policía explicó que lo habían atrapado robando un acuario cercano, y se negó a creer su historia de que le habían ordenado llevarse los reptiles que aún cargaba con tanto celo.

Mi tarjeta profesional y mi reputación, sin embargo, satisfizo a los oficiales; y como el médico se negó a desprenderse de su tesoro, diciendo que moriría primero, finalmente accedí a pagar la propiedad robada, y el dueño aceptó mi propuesta. Mi amigo pudo retener su premio.

A lo largo del viaje de regreso al hospital, balbuceaba incesantemente sobre cosas que apenas podía entender. Cientos de veces repitió las palabras «Maestro» y «B’Moth». Afirmó que había cumplido las órdenes del Maestro al robar los reptiles y pidió a la Cosa que lo recompensara cuando llegara el momento. Le pregunté cientos de veces sobre sus razones para robar el tanque y su contenido, pero una mirada astuta apareció en sus ojos y, por más que lo intenté, no pude obtener de él ninguna razón para su acto. Se aferró a su declaración de que había cumplido las órdenes del Maestro y que sería recompensado por ello.

Su mirada tenía sospecha y desconfianza hacia mí. Como esa otra pobre criatura, sintió en mí un enemigo de su Maestro. A veces lo descubría mirándome lascivamente, con una expresión asesina en sus ojos enrojecidos, y confieso que no me sentía del todo cómodo allí, solo, en un auto cerrado, con ese loco que había sido mi amigo.

Fue con algo parecido a un suspiro de alivio que conduje por la amplia entrada del hospital donde todavía estaba confinado. No mostró ninguna disposición a resistirse a los asistentes que vinieron a llevarlo a su habitación y parecía satisfecho con la creencia de que había cumplido su fin.

Cuando entró en su habitación, colocó cuidadosamente el tanque y su contenido sobre una mesa en el centro, y aparentemente no le prestó más atención. Entonces lo dejé y fui a la oficina del hospital.

El informe fue el mismo de siempre. El doctor Prendergast había estado durmiendo bien, comiendo, pero sus momentos de lucidez eran cada vez más escasos. Incluso entonces, parecía cavilar bajo el peso de la obsesión que lo dominaba. Había desarrollado una manía por recolectar insectos de todo tipo. Había rogado a las autoridades del hospital que le consiguieran mermeladas y otros dulces, que, en lugar de comer, colocaba en lugares apropiados de su habitación, esperando a las alimañas que seguramente serían atraídas.

Su habitación estaba invadida por moscas, hormigas y ratones; pero en lugar de destruirlos, hizo todo lo posible por animarlos. Había construido cajas que actuaban como trampas, y que el superintendente del hospital nos informó que estaban llenas con varios tipos de insectos. Tenía una caja llena de saltamontes, otra de hormigas, una tercera de moscas, etc. Esta ocupación era algo que no pude entender. ¿Cuál era su propósito? Porque estaba razonablemente seguro de que había un propósito. Pude entender el tanque de reptiles después de mi lectura de Johannes. Sin duda, eran un símbolo del propio Maestro. Quizás los había robado creyendo que eran parientes de esa Cosa. Pero los insectos y las alimañas, no pude explicarlos en absoluto.

Sin embargo, no iba a permanecer en la oscuridad por mucho tiempo. Al regresar a la habitación, me quedé afuera por un momento y miré a través de la abertura de la puerta que se usa con frecuencia para fines de observación en casos mentales. La simulada indiferencia del médico había desaparecido y, bajo la impresión de que ahora estaba solo, trabajaba con furia.

Al principio no pude entender su ocupación, pero pronto me di cuenta de cuál era su objetivo. En su mano había una caja. Estaba llena de moscas; en un semi-estupor, el hombre estaba esparciendo lentamente puñados de plagas fuera de la caja donde yacían demasiado débiles para moverse. ¡Con ellas alimentó cuidadosamente a las criaturas dentro del tanque! Vi en su mano otras cajas, y supuse que estaban llenas de hormigas y saltamontes. Dio de comer a una serpiente de agua con las últimas moscas y, con gran satisfacción, colocó las cajas en una pila ordenada sobre un estante.

Agarrando firmemente la manija de la puerta, entré en la habitación.

Su rostro era una máscara de furia, mi amigo se giró hacia mí con un crujir de dientes. Como un tigre acorralado a punto de atacar, se agachó contra la pared, pero, con una sonrisa, me senté en una silla. Al ver esto, y que no tenía la intención de interferir con sus mascotas, se relajó un poco y se sentó en la cama. Su rostro tenía un patrón de mal humor. Tenía el ceño fruncido como si estuviera reflexionando sobre algo.

Lentamente la tensión de su cuerpo se relajó, su rostro asumió las líneas normales de buen humor que yo había visto tantas veces en él, y miró hacia arriba.

—¡Por el cielo, Randall! Creo que ya ha sucedido. ¡Estaría mejor muerto! —dijo.

—No importa lo que haya sucedido, me alegra ver que todavía estás luchando —respondí.

—Sí, pero el esfuerzo es casi demasiado. Quería matarte cuando entraste. Será mejor que estés atento, porque es probable que lo haga la próxima vez. Me invadió la sensación de que estabas en mi camino, o más bien, en el camino de esa cosa espantosa que me tiene en su poder, y que deberías ser asesinado y lanzado a los tiburones.

—¿Por qué alimentar a los tiburones? —pregunté con mucho interés.

—Porque son del mar, se devoran unos a otros. Cada ser vivo que devoran, si no es del mar, es otra alma añadida a su poder, al poder de B’Moth.

—¡Extraordinario! —dije.

—Esa es la palabra. Pero sé, no puedo decir cómo, que el objeto de este asunto es colocar un poder abrumador en las manos de las abominaciones inmundas en el fondo del mar y en el profundidades de la jungla.

—¿Por eso has estado alimentando con esas criaturas terrestres a los reptiles en ese tanque?

Siguió mi dedo acusador y se apartó de sus mascotas con un terror abyecto.

—¿Coleccioné esas cosas? —preguntó tembloroso.

—Sí. ¿No lo recuerdas?

—Tengo la idea de tender un cebo para los insectos, bajo la impresión de una voluntad más fuerte que la mía, pero no sé por qué tengo esas serpientes.

—Las robaste esta tarde —dije en voz baja.

—No puedo recordar eso en absoluto. Esta cosa me está agarrando bastante fuerte. Me temo que, a menos que podamos hacer algo, estoy acabado. No puedo recordar lo que he estado haciendo durante los últimos días. Estoy perdiendo esta pelea.

—Te ayudaremos. Mi idea es que obtuviste los reptiles para poder alimentarlos de las otras cosas, y así aumentar la proporción de almas para las profundidades. No puedo explicarlo mejor, pero quizás puedas seguirme. Querías ayudar en este espantoso asunto fortaleciendo la influencia mental del Maestro y los de su clase.

Me estremecí cuando me encontré usando la palabra «Maestro» con tanta facilidad y familiaridad.

—Sin duda tienes razón. No puedo imaginar ninguna otra razón para tal acto. La sola vista de estas cosas verdes y viscosas me da escalofríos. No puedo pensar en eso sin un estremecimiento.

—Hay una cosa que quiero preguntarte.

—Adelante —dijo mi amigo sin mucho entusiasmo.

—¿Hay momentos en particular en los que tienes estas sensaciones?

—No en momentos concretos, pero sí en determinadas ocasiones. ¡Por Dios, debería haberlo pensado antes! Es cuando hay niebla afuera cuando experimento la sensación de somnolencia que precede a estos ataques.

No pude reprimir un grito cuando escuché esto. Recordé mi propia experiencia en el automóvil esa noche. La sensación de somnolencia me había invadido cuando la niebla se deslizó por las rendijas del coche. Había desaparecido cuando encendí la estufa. Se me ocurrió una idea, un posible medio para salvar a mi amigo en su extremo. Toqué el timbre de un asistente.

—¡Enciende un fuego, inmediatamente! —pedí.

El asistente me miró asombrado. El día era caluroso y mi pedido debió parecer tan loco como la recolección de hormigas del enfermo.

—Apúrate —espeté, cuando vi la mirada que estaba comenzando a conocer extendiéndose por el rostro del paciente.

El asistente voló como el viento, dándose cuenta de que el asunto debía ser importante. Mientras observaba ansiosamente la lucha que, lo sé, estaba ocurriendo en la mente de mi amigo. Gotas de sudor sobresalían de su frente. Su mandíbula estaba apretada con feroz resolución, mientras observaba al asistente intentar inútilmente encender la leña.

No había tiempo que perder. Salí corriendo de la habitación y entré en el dispensario. Mis ojos encontraron una botella de alcohol. Arrebatando esto de la mano de un pasante asustado, corrí de regreso a la habitación tan rápido como mis piernas me permitieron. El doctor Prendergast se retorcía en la cama y arañaba frenéticamente las tenues volutas de niebla gris que parecían estirar sus sinuosos tentáculos para atraerlo a su abrazo. En realidad parecían imbuidos de vida, como estoy convencido de que lo estaban. Se acostó en la cama como si tratara de esconderse del implacable propósito de esta Cosa que se esforzaba por arruinar su cordura.

El alcohol voló de mi mano, el fósforo lo encendió y las llamas lamieron con avidez la leña. Las delgadas volutas de niebla se retorcieron y gradualmente se desvanecieron a medida que el fuego ganaba volumen y rugía una amenaza para esta Cosa desde las profundidades. Sobre la cama yacía la forma atormentada de mi colega, temblando y débil, pero sonriendo, ¡y en su sano juicio!


7.

—¡Hemos ganado! —gritó con júbilo, agarrando mi mano.

—Más bien, estamos ganando —sonreí, complacido por el éxito de mi experimento—. No dejes que ese fuego se apague, no importa cuánto calor haga aquí, o pronto descubrirás que este asunto no ha terminado. ¡Mira! ¿Puedes verla en el césped? ¿Esa niebla, retorciéndose y rizándose como una cosa frustrada? Está viva, lo juro. Si dejas que se apague el fuego o abres esta ventana, ¡volverá! No lo olvides, mantén ese fuego encendido día y noche. ¡Es cuestión de vida o muerte ahora!

Me fui de inmediato, porque tenía mucho que hacer. Conduje apresuradamente hasta Brocklebank, una pequeña ciudad del campo. Deteniendo el coche ante los portales de una gran residencia, toqué el timbre. El criado, que me conocía bien, me acompañó sin presentación a la biblioteca de mi viejo amigo, Geoffrey d'Arlancourt, un estudioso de antigüedades y creencias extrañas. Me pregunté por qué no había pensado en él antes. Abordé el tema en mi mente sin más demora:

—¿Qué sabes de la adoración del Behemot, Jeff?

Arrugó las cejas con curiosidad.

—¿Behemot? Bueno, un poco. Aparentemente, es una monstruosidad mítica que ha sido el foco de varias formas de satanismo y pseudo-religión.

Le hablé de mis investigaciones sobre los escritos de los filósofos medievales y de lo que había aprendido sobre la Cosa.

—En ese caso, probablemente sepas más de lo que yo puedo decirle —dijo con una sonrisa—, excepto que, tal vez, nunca hayas visto cómo se practica la adoración.

—No, de hecho —dije—. Para eso vine a verte.

—Bueno, el nombre aparentemente tiene innumerables variaciones, pero siempre la idea principal es la misma. Sabes, por supuesto, que los llamados pueblos salvajes son dados a todas las formas de vudú, animismo y cosas similares. Decimos, en nuestra sofisticación, que esto se debe a que aún no han evolucionado. A menudo me inclino a pensar que se debe a que son más libres en sus procesos subjetivos que nosotros. Piensan que un árbol tiene poder para bien y para mal. Decimos que no es posible y, sin embargo, Bose, por ejemplo, para mencionar solo a uno de los grandes científicos, ha demostrado de manera concluyente que una planta tiene sentimientos de alegría y dolor y, de hecho, llora en voz alta cuando está herida. Estas personas, que son más receptivas a las influencias que consideramos espirituales (porque de otra manera no podemos comprenderlas), son aquellas entre las que tal adoración podría encontrar un punto de apoyo firme. Cuanto más nos acercamos a la vida en su calva realidad, más nos acercamos a la adoración del Behemot y otras cosas similares.

—¿Insinúas que esta adoración es beneficiosa? —pregunté con cierta sorpresa.

—No diré eso, pero diré que tiene un propósito muy definido al llenar un vacío que nosotros, los de la época civilizada, hemos olvidado. Pero, volviendo al tema: si deseas encontrar ejemplos de adoración a Behemot, búscalos entre los estratos más bajos de la sociedad: en los países cálidos, entre los aborígenes de Nueva Zelanda, etc. Fue en esos lugares donde encontré innumerables ejemplos en mi reciente viaje. Confieso que me sorprendió mucho el predominio de estas creencias. Se están extendiendo a un ritmo alarmante.

—Cuéntame los detalles —dije sin aliento. Al parecer, por fin estaba tras el rastro.

—Básicamente, la adoración es la misma en todas partes, y su similitud le da la apariencia de representar una verdad generalizada. Parece estar relacionada con un ser vivo, real. La gran idea detrás de esto es que se acerca rápidamente el momento en que la jungla volverá a ser suya, cuando la civilización sea aniquilada y la ley del poder volverá a prevalecer.

»Aparentemente, este Behemot nunca se ha visto, pero se puede sentir. Casi creo que lo he sentido yo mismo. Los encantamientos se hacen en un lenguaje absolutamente ininteligible para cualquiera; los propios curanderos me han dicho que no pueden captar el significado excepto a través de las traducciones tradicionales. Y aquí hay otra cosa extraña: aunque he visto este culto en Nueva Guinea y Perú, en Malasia y Finlandia, las sílabas siempre tienen una similitud. Los encantamientos son aparentemente los mismos. Suenan como un galimatías ininteligible, más como el lenguaje de los simios o el rugido de los leones marinos que como el habla, sin embargo, estas razas tan separadas las pronuncian casi de la misma manera. Randall, ¡quieren decir algo!

Nuevamente sentí que mi carne comenzaba a encogerse al pensar en el tremendo poder con el que tenía que lidiar.

—¿Cuál es la característica central de esta adoración?

—Hay dos: una unión mística con el Behemot, que significa un compromiso para ayudar en la restauración de la jungla y el derrocamiento de la civilización; y en segundo lugar, el lado objetivo, que incluye el sacrificio de incrédulos, generalmente a miembros de la especie reptil, aunque he visto niños entregados a los jaguares que se guardaban como símbolos sagrados.

—Supongo que incluso hay lugares aquí donde esta abominación domina —sugerí con un aleteo de ansiedad.

—No hay duda de eso. Aparentemente, está ganando popularidad en todas partes; ¿por qué no aquí? Casi podría decirte dónde buscar para encontrar la adoración practicada.

Entonces le conté a d’Arlancourt todo lo que me había llevado a hacer estas averiguaciones. Cuando hube terminado, su rostro estaba tenso y temeroso.

—¡Esto es monstruoso! Apenas puedo creerlo. Si es cierto, debemos tomar medidas de inmediato para erradicar esta putrefacción cancerosa en su corazón. ¡Espera!

Caminó hasta la estantería y seleccionó un volumen. Durante unos minutos leyó en silencio. Luego habló:

—Parece haber algunas órdenes secretas basadas en este culto. Los nombres, con toda probabilidad, no serán idénticos, pero pueden ser lo suficientemente similares como para que podamos detectarlos. Uno es el Macrocosmos. Otro es la Orden de Phemaut, muy antiguo, originario de la época egipcia y que adora como símbolo al hipopótamo. Si mi memoria no me falla, la palabra para hipopótamo en el idioma de la tercera dinastía era Pe-he-maut: muy similar a Behemoth, ya ves. Ahora, averiguaremos si hay reliquias de este asunto en los Estados Unidos del siglo XX.

Levantó el auricular del teléfono y me invadió un escalofrío. Volví a sentir ese miedo abrumador que presagiaba la llegada de la Cosa. D’Arlancourt estaba hablando.

—¿Servicio Secreto? Dame a Ellery. Dile que es d'Arlancourt. Sí, por favor. Hola, sí, soy Jeff. Quiero saber si tiene algún informe sobre sociedades secretas que llevan un nombre como Phemaut, B’Moth o Behemoth, o similar —escuchó por un rato—. ¿Qué? ¡Cielo santo! Terminaremos de inmediato.

Se volvió hacia mí y su rostro estaba gris.

—Hay sociedades en todo el mundo que se llaman Phemaut y otras con nombres similares, y que, después de allanarlas, la policía ha descubierto huesos: huesos humanos, carbonizados y, en muchos casos, enterrados. Se sospecha que estas sociedades son incendiarias, dinamizantes y cosas por el estilo. Randall, ¡has señalado la peor llaga que la raza humana aún tiene que cauterizar!


8.

Encontramos a Ellery acariciando a un hermoso perro policía, una mascota a la que había entrenado desde que era cachorro. D'Arlancourt le describió rápidamente al hombre del servicio secreto lo que ya le había dicho. Ellery recibió la información, al principio con una sonrisa burlona, pero, bajo la acumulación de pruebas que pudimos presentar, su rostro adoptó un semblante grave. Llamó a su secretaria y le pidió que obtuviera una determinada dirección.

—Y envíe un telegrama a los departamentos del servicio secreto de cada país civilizado, en código —agregó—. Pregunte si ha habido signos de… ¿qué debo decir? —se detuvo, mirándonos impotente.

—Pregunte si ha habido intentos abiertos que parezcan estar dirigidos por sociedades secretas para rehabilitar la vida de los tiempos primitivos en la actualidad —interrumpí sugestivamente.

—Pero pensarán que estoy loco. No sabrán a qué me refiero.

—Sabrán lo suficientemente si se han encontrado con algo parecido a lo que estamos tratando aquí —dijo rápidamente d'Arlancourt—. Si no lo hacen, solo pensarán que el cable se ha distorsionado en la transmisión.

—Muy bien, pon algo así. Pregúnteles particularmente si han tenido algún problema con grupos de personas que adoran a algún animal o reptil, particularmente uno que se parece a un hipopótamo.

—Muy bien, señor —dijo la secretaria con una leve sonrisa.

—Eso es todo —espetó Ellery.

Salimos juntos de la oficina y nos dirigimos al lugar de reunión que el detective deseaba que visitáramos. Se habían asociado rumores horribles y había alguna probabilidad de que encontráramos lo que buscábamos allí.

La noche caía rápidamente cuando nos acercábamos al pasillo. Aparcamos el coche a cierta distancia y, mezclados con la multitud heterogénea, entramos en el edificio y nos sentamos cerca de la puerta trasera. El lugar estaba casi lleno y, poco después de nuestra entrada, las luces comenzaron a atenuarse. Se redujeron a meros puntos de llama verde, y se levantó un coro de balbuceos sin sentido como el parloteo de los simios en los bosques del Amazonas. Este fue evidentemente el saludo extendido al sumo sacerdote de Behemot, que ahora estaba entrando.

Estaba vestido con una túnica verde brillante que aparentemente estaba hecha con la piel de algún monstruo de las profundidades. Como un pez en descomposición, brillaba con un verde azulado y rodeaba los repulsivos rasgos de una máscara que llevaba con una luz diabólica y antinatural. Lentamente subió los escalones hacia la tribuna. Vi que había ante él un tanque que resplandecía con ese fuego azul que había visto en el cristal cuando el loco había muerto en el hospital.

Me resultó imposible reprimir un escalofrío. El lugar estaba casi a oscuras y, a excepción del sacerdote, no podíamos ver más que los diminutos puntos verdes que indicaban las luces eléctricas. No parecía haber ceremonias o rituales. Todo el mundo hacía lo que quería, pero siempre había esa jerga salvaje que me recordaba al bosque. A mi izquierda había una mujer de papada colgante y dientes enormes que sobresalían de entre labios gruesos. Sus gritos casi me desgarran los tímpanos.

La multitud se volvió extasiada y muchos se arrojaron al suelo, arrancándose la ropa y bailando salvajemente en la oscuridad. Muchos llevaban serpientes domesticadas que acariciaban con amor; otros tenían monos diminutos a los que besaban cariñosamente. Hombres y mujeres por igual se arrojaron unos sobre otros en un frenesí de loco abandono. Vi a un malayo luchando en los brazos de una mujer blanca y escuché sus gritos de éxtasis. Vi a otros hundir los dientes profundamente en los brazos, las piernas, los hombros de los más cercanos a ellos en una furia primigenia. Había una hermosa muchacha, con el cuerpo desnudo, tendida en el abrazo de una figura de bronce, bebiendo con apasionado abandono los besos que él derramaba sobre ella. Los simios revoloteaban de un lado a otro entre la multitud enloquecida, recibiendo homenaje dondequiera que pasaban. Las serpientes se retorcían y sus espirales rodeaban las gargantas de los devotos. Y los gritos se convirtieron en un caos.

El aire se volvía más denso a cada minuto. Al principio no pude entenderlo, pero pronto lo tuve claro. Ya había visto ese vapor verdoso. Era el aliento de esa atrocidad infernal lo que adoraban estos desgraciados. Parecía sobresalir por todo el salón, envolviéndolo todo en sus húmedos pliegues. Sentí su toque enfermizo y me retorcí como si estuviera en las garras de alguna cosa repugnante. Mis compañeros se sentaron allí con caras rígidas, sus músculos tensos en un esfuerzo por resistir el espantoso espectáculo.

Los aullidos se mezclaron rápidamente en un grito rítmico. En mis aturdidos sentidos se escuchó el sonido de una sola frase: B’Moth... ¡Maestro! Se repitió mil veces mientras el pesado manto se cernía sobre nosotros, cada vez más denso.

El hombre sentado a mi lado me habló con un rugido de alegría.

—El Maestro está casi listo —gritó por encima del estruendo—. Unos días más y el mundo sentirá su poder. Ven... B’Moth... ¡Maestro, ven! —asentí con la cabeza fingiendo estar de acuerdo, y él continuó con sus gritos.

Una mujer me abrazó y me susurró cosas al oído. De repente, la atención de la multitud se centró en el sacerdote. Había descubierto el tanque de agua en la plataforma y, para mi horror, vi allí, con las mandíbulas abiertas, un enorme cocodrilo. Parecía revestido con el resplandor sulfuroso como todo lo demás.

En el pandemonio del ruido se inyectó un sonido nuevo y sorprendente, un chillido, agudo y penetrante en su poder, ¡la voz de una mujer en un terror mortal! Agucé la vista a través del denso vapor y vi: ¡Dios mío! ¡Era una mujer a la que este monstruoso sacerdote sostenía en alto sobre el tanque! Su propósito era claro. Tenía la intención de sacrificarla.

La miré horrorizado, paralizado. ¡No pude levantar un brazo para salvarla! A mi lado rugió una explosión ensordecedora. Un chorro de fuego atravesó la noche. Ellery había disparado su automática. Con fascinado horror vi que el tanque se astillaba cuando la bala lo atravesaba. El agua se derramó, iridiscente y fosforescente, cubriendo a los devotos. El cocodrilo se deslizó al suelo, y se tambaleó entre los más cercanos a él. Sus mandíbulas manchadas de rojo mordían furiosamente los brazos y piernas de las personas que ocupaban los asientos delanteros, mientras Ellery disparaba y disparaba.

Por fin encontró su objetivo. El cocodrilo se retorció en agonía mortal, agitó la cola, golpeando a media docena de hombres que se inclinaban ante él, y murió. El sacerdote dejó caer a la chica y echó a correr. En su prisa, la máscara que cubría su rostro se desprendió y cayó al suelo. Me quedé mirando con horror absoluto el rostro distorsionado por la lujuria que se me reveló.


9.

La chica llegó corriendo y desapareció en la calle. Estábamos en una posición peligrosa. La multitud frenética se volvió hacia nosotros con lujuria asesina. De nuevo, la pistola de Ellery escupió plomo y llamas, y la multitud se apartó. Corrimos hacia la puerta y escapamos por la calle hacia el auto. Vimos a la chica en la calle. A toda prisa, diciéndole que entrara en el coche, regresamos a la oficina del detective.

Cuando llegamos, encontramos a la secretaria muy angustiada. El perro policía que tanto amaba a Ellery parecía haberse puesto repentinamente enfermo. El detective se disculpó y salió de la habitación. Lo escuchamos afuera, llamando al perro. Hubo un golpeteo de pies caninos, luego un gruñido. Oímos un cuerpo pesado caer al suelo y un grito de dolor. Lanzándonos hacia la puerta, vimos algo que nos enfermó.

Ellery yacía en el suelo y la sangre le manaba de la garganta. Estaba muerto antes de que lo alcanzáramos. Y mientras el perro, mitad lobo, completamente salvaje, estaba allí, gruñiéndonos, la inefable enemistad de esos ojos, tocados con una luz diabólica, hablaba del demonio, el devorador, Behemoth. A su alrededor se enroscaba una fina voluta de vapor amarillo.

D'Arlancourt recogió el revólver de Ellery de la mesa y disparó contra el animal. El perro cayó muerto y, mientras caía, creí escuchar un estruendo siniestro desde los oscuros recovecos de la habitación, mientras el vapor flotaba por la ventana y se desvanecía.


10.

No hizo falta la declaración de la chica que habíamos traído con nosotros para convencernos de que se acercaba el día en que toda la horda de la jungla intentaría invadir la civilización. Los telegramas, sin excepción, hablaban de una serie de intentos con el mismo fin. De hecho, varios de ellos emplearon la palabra B’Moth, lo que mostraba claramente que todos los incidentes estaban conectados.

Pero todavía estábamos en la oscuridad e ignoramos sobre el momento y el lugar del intento. Se esperaba que la cosa surgiera en Argentina, África, India y una docena de países más. ¿Cómo podríamos esperar lidiar con todos ellos al mismo tiempo?

Lo que sí hicimos, sin embargo, fue enviar un cable a las fuerzas policiales de todo el mundo, diciéndoles que vigilaran con diligencia y estuvieran en guardia ante cualquier invasión de la selva o del mar. Probablemente nuestro mensaje les pareció fantástico, pero lo hicimos lo más convincente posible. Hecho esto, nos propusimos encontrar un medio para proteger a nuestra propia gente de la amenaza que sentíamos era inminente. Después de pensarlo un poco, encontré un posible medio para prevenir estas cosas horribles. Fue atrevido y arriesgado; no debía intentarse sin el pleno consentimiento del doctor Prendergast.

Llamé por teléfono al hospital y le pregunté si estaba allí. Me informaron que sí, y que las autoridades del hospital habían logrado reavivar el fuego que un asistente descuidado había dejado apagarse algún tiempo antes. El médico se estaba recuperando rápidamente. Le pedí a la oficina que me conectara con él, y él respondió con bastante alegría. No pudo proporcionarme ninguna información como la que yo deseaba. Finalmente, hice la propuesta que tenía en mente. Era la única forma que ofrecía incluso una posible solución al problema.

—¿Estás dispuesto a hacer algo por la causa de la humanidad? —pregunté.

—¿Qué es lo que quieres que haga? —preguntó con bastante ansiedad.

—Quiero que dejes que ese fuego se apague de nuevo durante unos minutos —dije lenta y claramente.

—¡Cielos! No puedo hacer eso. Sabes lo que significaría.

—Sí, lo sé. Y como el asunto es tan importante, te pido que lo hagas. Estaremos afuera y listos para encenderlo nuevamente.

—¿Por qué quieres que haga esto?

—Existe la posibilidad de que pueda decirnos cuándo ocurrirá esta invasión. Si va a ser pronto, todos los seguidores del Maestro tendrán que saberlo. Debes tratar de recordar todo lo que ocurre mientras se apaga el fuego. ¿Lo harás?

—Es mucho, pero lo haré —dijo resueltamente.

Corrimos hacia el hospital y observamos a través de la abertura de la puerta mientras el doctor Prendergast dejaba que el fuego parpadeara lentamente hasta morir. Su rostro se puso gris de miedo cuando las últimas chispas se apagaron y las cenizas se enfriaron. Podía ver, incluso desde esa distancia, las grandes gotas de sudor brotando de su frente, mientras la insidiosa influencia se apoderaba de él. La habitación se oscureció y las volutas de vapor se acumularon lentamente a su alrededor. Yacía en la cama como si estuviera muerto, pero, por su respiración, pude ver que todavía estaba vivo.

Vi la ferocidad distorsionada que había llegado a conocer tan bien estos últimos días extenderse por sus rasgos regulares. Escuché los gruñidos que venían de él como de algún animal salvaje. Gruñó y escupió con una furia de lujuria salvaje, mientras se transformaba de médico en demonio. Ya no permaneció inmóvil, sino que se movió emocionado y comenzó a hablar en un idioma sin sentido para mí. Parecía estar manteniendo una larga conversación; pero al final luchó, como si intentara librarse de una terrible opresión, y supe que era hora de volver a encender el fuego. Entré en la habitación, esquivando resueltamente la humedad que buscaba envolverme con sus espirales. Pronto encendí un fuego brillante y poco a poco el buen doctor revivió.

—¿Recuerdas algo? —pregunté ansiosamente.

—Sí, lo recuerdo todo. Apenas puedo darle crédito. Habrá una invasión del océano con la próxima luna llena. Los monstruos intentarán borrar todo el mundo civilizado, y se espera que los seguidores de B’Moth ayuden en la destrucción. Yo mismo he recibido la orden de ayudar.

—¿Estás seguro de que será con la próxima luna llena? —interrumpí con seriedad.

—Sí. La próxima luna llena, ¿cuándo será eso?

Consulté el calendario.

—En una semana a partir de hoy —dije—. ¿Tienes idea de dónde comenzará?

—Ninguna, pero supongo que será en algún lugar de este país —dijo, abatido.

—Bueno, estaremos en guardia en todas partes —dije.

D'Arlancourt y yo salimos del hospital y, apresurándonos a las oficinas del servicio secreto, volvimos a enviar varios telegramas y también mensajes de radio a los barcos en el mar. Les pedimos a todos que estuvieran atentos a cualquier acumulación de monstruos tanto en el mar como en tierra.

Pasamos algunos días de inactividad forzosa, y estábamos perdiendo la esperanza de poder prevenir la terrible catástrofe que estaba a punto de abrumarnos. Habíamos tenido grandes dificultades para influir en el departamento de guerra, pero finalmente consintieron en ordenar a los fuertes de varias partes del país que dispararan sobre cualquier cosa extraordinaria que perteneciera al mundo animal. Eso era lo más lejos que podían llegar, y la orden se dio más por cortesía que por cualquier otra cosa. ¿Y quién puede culparlos? Estaban acostumbrados a luchar contra ejércitos, no contra espíritus.

A medida que se acercaba el día de la luna llena, las fuerzas armadas de un mundo unido por el bien de la civilización estaban reunidas y ansiosas. Luego vino el mensaje. Era del vapor Malolana, navegando entre San Francisco y Hawai. La transmisión que habíamos enviado unos días antes había sido efectiva. El capitán informó que había visto una serie de cosas monstruosas nadando rápidamente hacia el continente, directamente sobre las rutas de los vapores que formaban el gran círculo hacia Honolulu. Había miles de ellas, como enormes peces manta, enormes sin comparación, ¡casi tan grandes como su propio barco!

Durante el día, llegaron otros mensajes de varios barcos en la ruta del gran círculo a Hawai, y todos mencionaron esta enorme variedad de Cosas. El Presidio en San Francisco fue notificado de inmediato y tomamos un avión que nos llevó a Chicago, Denver y, por lo tanto, a Mills Field.

Era la noche de luna llena cuando llegamos a San Francisco. Nos dirigimos a toda prisa al Presidio. La actividad estaba en todas partes. Las enormes armas desaparecidas que pueden disparar un proyectil a treinta millas estaban listas para lanzar destrucción a las hordas invasoras desde las profundidades. Los aviones de exploración flotaban en el aire para señalar la aproximación de los invasores. Los telescopios se orientaron ansiosamente sobre el Pacífico iluminado por las estrellas. Fort Miley también fue un escenario de actividad. Las estaciones navales de Bremerton y San Diego estaban atentas a cualquier cambio de rumbo por parte de las hordas del océano. ¡Y con la luna llena, llegaron! El océano, por millas, era una masa hirviente y arremolinada de horrenda inmensidad. Cuerpos verdes se abrieron paso a través del agua tranquila. El chasquido de su natación era claramente audible para los espectadores en los miradores del Presidio.

—¡Fuego! —emitió la orden, y las armas eructaron un mensaje de muerte. Una y otra vez se lanzaron proyectiles al centro de las hinchadas criaturas. Sin embargo, siguieron avanzando, lenta, implacablemente, incesantemente.

El aire era un infierno ensordecedor de chillidos y explosiones mientras las armas hacían su trabajo. El océano estaba rojo con la sangre de las Cosas. ¡Y aun así siguieron adelante!

Los aviones lanzaron bomba tras bomba sobre la horda, y regresaron por más municiones, ¡pero aun así el avance continuó! Una densa niebla que había aprendido a temer envolvía el mar: ¡el aliento del propio Behemoth! Una y otra vez las armas hablaron. Las mismas colinas temblaron. De Fort Miley también llegaron truenos. Los acorazados anclados en Navy Row se dirigieron a la boca del Golden Gate y lanzaron andanada tras andada contra los monstruos. Ahora estaban disminuyendo la velocidad y su número se redujo considerablemente, pero aun así el avance no se detuvo.

Por fin llegó la frenética noticia de la estación de guardacostas en la playa de que estaban desembarcando. La gente, presa del pánico, abandonó sus hogares y fue aplastada bajo el peso de la horda. Los cañones lanzaron un bombardeo concentrado sobre el lugar y destrozaron la playa.

Bajo el resplandor de los enormes reflectores vi ráfagas de rojo, donde se desarrollaba la espantosa carnicería; pero al final las criaturas se volvieron de regreso al mar. La niebla se disipó. ¿Había encontrado el Maestro su destino? Las cosas inmundas se alejaron pesadamente de la orilla, empujando los cadáveres de miles de sus muertos mientras lo hacían. Aun así, el trueno de los cañones los siguió, muy, muy lejos, mar adentro, hasta el límite extremo de su alcance; y cuando todo hubo terminado, nos hundimos, inertes en el suelo, sin palabras ante el peligro que acabábamos de afrontar.

Por supuesto, los detalles nunca se hicieron públicos, pero al día siguiente recibimos cablegramas de todas partes del mundo que contaban un intento concertado de recuperar el poder por parte de estas criaturas de un pasado espantoso. De la India llegaron mensajes que hablaban de invasiones de hordas de tigres y elefantes; de África, de leones, toda la vida salvaje del bosque; de Birmania, historias de enormes simios que aplastaron la vida de los hombres; de América del Sur, toda la vida reptil de los bosques amazónicos se amontonó en un despliegue implacable. Pero gracias a nuestro conocimiento de su propósito, esos intentos se vieron frustrados.

Las historias de incendiarismo, por supuesto, no podían mantenerse fuera de la prensa. La dinamita del edificio McAuliffe en Nueva York es propiedad común. Es bien conocida la carnicería del profesor Atkinson en su laboratorio de higiene experimental. En todo el mundo civilizado, las fuerzas policiales tuvieron que enfrentarse a la amenaza del derrocamiento de la civilización.

Pero la civilización triunfó y las fuerzas de la destrucción se redujeron considerablemente, aunque no se erradicaron, ni nunca lo serían del todo. El doctor Prendergast se ríe ahora de la niebla, y la lluvia no tiene terrores para mí.

¿Será correcta mi conjetura? ¿Las Cosas se retiraron a mar abierto porque fueron derrotadas o porque consiguieron lo que realmente buscaban? ¿B’Moth está muerto?, me pregunto.

Bertram Russell (¿?)

(Traducido al español por Sebastián Beringheli para El Espejo Gótico)




Relatos góticos. I Relatos pulp.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del cuento de Bertram Russell: El azote de B'Moth (The Scourge of B'Moth), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Artículo.
Relato de Charles R. Tanner.
Etimologías y curiosidades.

Relato de Amelia Reynolds Long.
Artículo.
Poema de Louise Bogan.