«Muerte no te enorgullezcas»: John Donne; poema y análisis.


«Muerte no te enorgullezcas»: John Donne; poema y análisis.




Muerte no te enorgullezcas (Death Be Not Proud) —a veces traducido al español como: Muerte no te envanezcas— es un poema metafísico del poeta inglés John Donne (1572-1631), escrito alrededor de 1610 y publicado de manera póstuma en la antología de 1633: Sonetos sagrados (Holy Sonnets).

Muerte no te enorgullezcas, sin dudas uno de los mejores poemas de John Donne, procede del dolor físico del autor, cada vez más constante y agudo durante sus ocho años como ministro anglicano. Históricamente, estos dolores tuvieron su matriz en la fiebre tifoidea, pero en los últimos años se han barajado otras hipótesis relacionadas con otras enfermedades.

Muerte no te enorgullezcas es uno de los sonetos de John Donne más poderosos, donde un hombre, presumiblemente el propio autor, se atreve a hablarle directamente a la Muerte, reprochándole que no hay nobleza en su extraordinaria su eficacia, y que, en definitiva, hasta ella debe morir a su debido tiempo. Este concepto luego sería utilizado por H.P. Lovecraft en la famosa frase de Abdul Alhazred, autor del Necronomicón, que apareció por primera vez en el relato: La Ciudad Sin Nombre (The Nameless City) [ver: Análisis de «La Ciudad Sin Nombre»]:


«No está muerto lo que yace eternamente; y en el paso de los extraños eones, hasta la misma muerte puede morir»

[That is not dead which can eternal lie, And with strange aeons even death may die]


Una de las utilizaciones más acertadas de Muerte no te enorgullezcas procede de la novela de terror de William Peter Blatty: Legión (Legión), que fue adaptada al cine como: El exorcista III (The Exorcist III), donde es el propio demonio quien cita a John Donne para denunciar la naturaleza pasajera y falaz de la muerte.




Muerte no te enorgullezcas.
Death Be Not Proud, John Donne (1572-1631)

Muerte, no te enorgullezcas, aunque algunos te hayan llamado
poderosa y terrible, no lo eres;
porque aquellos a quienes crees poder derribar
no mueren, pobre Muerte; y tampoco puedes matarme a mí.
El reposo y el sueño, que podrían ser casi tu imagen,
brindan placer, y mayor placer debe provenir de ti,
y nuestros mejores hombres se van pronto contigo,
¡descanso de sus huesos y liberación de sus almas!
Eres esclava del destino, del azar, de los reyes y de los desesperados,
y moras con el veneno, la guerra y la enfermedad;
y la amapola o los hechizos pueden adormecernos tan bien
como tu golpe y mejor aún. ¿Por qué te muestras tan engreída, entonces?
Después de un breve sueño, despertaremos eternamente
y la Muerte ya no existirá. ¡Muerte, tú morirás!


Death be not proud, though some have called thee
Mighty and dreadful, for, thou art not so,
For, those, whom thou think'st, thou dost overthrow,
Die not, poore death, nor yet canst thou kill me.
From rest and sleepe, which but thy pictures bee,
Much pleasure, then from thee, much more must flow,
And soonest our best men with thee doe goe,
Rest of their bones, and souls deliverie.
Thou art slave to Fate, Chance, kings, and desperate men,
And dost with poyson, warre, and sicknesse dwell,
And poppie, or charmes can make us sleepe as well,
And better then thy stroake; why swell'st thou then;
One short sleepe past, wee wake eternally,
And Death shall be no more, death thou shalt die!


John Donne
(1572-1631)




Poemas de John Donne. I Poemas de muerte.


Más literatura gótica:
El resumen, análisis y traducción al español del poema de John Donne: Muerte no te enorgullezcas (Death Be Not Proud) fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

10 comentarios:

Juan Carlos dijo...

No conocía el poema de John Donne, aunque sí el concepto, claro.
He llegado hasta este blog porque me encuentro leyendo a Benjamin Black y el personaje de Marlowe en la visita al anatómico forense ita el primer verso.
Un saludo cordial

Unknown dijo...

Woww!! Que poderoso lo sentí.
me encanto!!!

Unknown dijo...

Me encanto este poema..

Valkidia dijo...

Es estremecedor y interesante
Sobre todo acabo de perder a dos familisres y senti como si estuvieran aqui en este momento

miryea arregui dijo...

QUEDO MUDA, tan sólo siento.
adjunto con tu permiso enlace a esta tu página. Gracias

Caroline Aguilar dijo...

Gracias por compartir el soneto. Supe de él al ver la película "amor a la vida", en donde se habla de John Donne y la muerte..y por supuesto, el soneto.

Anónimo dijo...

Que Hermoso Todo Esto. Lleve Hacia Aquí Después De Ver La Maravillosa Película De Amar La Vida, Donde Se Habla De John Donne Sinceramente Me Encanto El Soneto. :)

Unknown dijo...

Este poema dramatico por demas es ademas una certeza de que debemos ver en ella una nueva oportunidad. Es triste en su contexto y alentador en su trasfondo, asi como una posibilidad de atravesar un espejo y encontrar otra realidad... es demasiado hermoso para los sentidos y cruel para el orgullo de la muerte.

Unknown dijo...

Muy buena película.

Unknown dijo...

Este poema lo leo frente a las cenizas de mi abuelita y aprendi que todos merecemos una pausa.



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Basil Copper.
Análisis de «Las Ratas del Cementerio» de Henry Kuttner.
Análisis de «Las Ratas del Cementerio» de Henry Kuttner.

Poema de Clark Ashton Smith.
Análisis de «La Habitación en la Torre» de E.F. Benson.
Relato de Evangeline Wilbour Blashfield.