Cómo conversar con el ángel de la guarda.


Cómo conversar con el ángel de la guarda.




El ocultista Aleister Crowley destaca en El libro de Abramelin algunos procedimientos para favorecer una conversación con el ángel de la guarda, aunque aclara que no existen métodos absolutos para obtener su atención, y que todo dependerá, en mayor o menor medida, de la voluntad y los deseos del oficiante [ver: La verdadera historia del ángel de la guarda]

En este sentido, cada ángel de la guarda posee gustos, simpatías, deseos y rechazos particulares, de modo que existe un ritual inalterable que funcione sobre cada uno de ellos, sino que luego de varios intentos el oficiante podrá ir descubriendo qué cosas le agradan y qué palabras le resultan inadecuadas para obtener su atención. No obstante estas advertencias, Aleister Crowley incluyó un ritual para convocar al ángel de la guarda, aunque estimula a sus seguidores a modificarlo y ajustarlo a las características de sus propios ángeles de la guarda.

Este rito es notablemente complejo en su concepción, y requiere tiempos que normalmente serían imposibles para cualquiera que no sea un hechicero consumado [ver: Hechizo para contactar con tu ángel guardián]

Ya en la Abadía de Thelema, Aleister Crowley se convenció de que podía proveerle a sus seguidores un método más accesible. Escribió entonces el Liber Samekh, basado en el Ritual del No Nacido [Bornless Ritual], sobre el que hablaremos en poco tiempo; básicamente un rito diseñado para obtener la atención, el conocimiento y la conversación del ángel de la guarda. Y luego añade, como único secreto para el éxito de estas operaciones: «llámenlo a menudo».

No daremos aquí el ritual completo, ya que pueden hallarlo en el libro propiamente dicho, sino que daremos cuenta del proceso místico por el cual se desarrolla [ver: Significado de soñar con ángeles]

El adepto deberá ejercitar la concentración hasta sumergirse en las aguas más profundas de su conciencia. Con el tiempo, sostiene Crowley, el individuo será capaz de abstraer su mente de las operaciones del cuerpo, permitiéndole liberarse momentáneamente de sus sentidos groseros, y de este modo comenzar a percibir su entorno ya despojado de estímulos sensoriales. En este punto, la presencia del ángel de la guarda no solo es perceptible, sino que incluso puede manifestarse sin profundizar en el ritual.

También puede suceder que el ángel de la guarda se mantenga en una posición espectante y no colabore en modo alguno al acercarse a nuestra conciencia. En este sentido, habrá que permitirle un acercamiento paulatino, sin imposiciones ni órdenes de ninguna clase. Casi siempre, el ángel de la guarda se manifiesta abiertamente positivo en cuanto al acercamiento del mortal a cargo, aunque existen casos en donde pareciera que la cercanía de nuestra conciencia, ya libre de ataduras sensoriales, le produjese una suerte de intoxicación, de intensidad, que puede resultar peligrosa si no se la mantiene a raya.

La única forma de controlar al ángel de la guarda es empleando lo que Aleister Crowley denomina como «voz mental», es decir, la voz de nuestros pensamientos, de nuestro monólogo interior, mediante la cual es posible asignarle una disposición anímica acorde a las intenciones del sujeto [ver: ¿Por qué no hay ángeles mujeres?]

El nigromante sugiere, con total razón, que las personas impresionables se abstengan de realizar el ritual, ya que en última instancia puede provocar distintos estados de alienación. Según su propia concepción del ángel de la guarda, éste no siempre puede manifestarse pacíficamente, sino que incluso puede reaccionar con violencia ante el arribo de una conciencia mortal a su propio plano de existencia.

De más está decir que Aleister Crowley era proclive a admitir prodigios, como aquel encuentro con una entidad sideral llamada Aiwass, una especie de ángel de la guarda de nuestro propio mundo, quien le dictó algunos capítulos de su obra capital: El libro de la ley (Liber AL vel Legis).




Angelología. I Misterios.


El artículo: Cómo conversar con el ángel de la guarda, fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante Post!
Muy buen post! gracias por la informacion, justo el otro dia vi un blog que habla de este tema y me gustó mucho porque explica como meditar con tu angel y asi poder verlo y hablar con el: angeles

amando dijo...

me gutsto mucho el tema porke kiero saber kien es mi angel

Anónimo dijo...

Que opinan sobre los llamadores, unos amuletos como esferas que llaman a tu Ángel de la guarda cuando los necesitas.

M.J dijo...

Crowly fue un satanista
Indagen por internet



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Elizabeth Bowen.
Psicología.
Análisis de «Oscuridad» [Lord Byron]

Lovecraft y «la emoción más antigua de la humanidad».
Taller gótico.
Poema de Lord Byron.