«El mensaje del viento de Marzo»: William Morris; poema y análisis


«El mensaje del viento de Marzo»: William Morris; poema y análisis.




El mensaje del viento de marzo (The Message of the March Wind) es un poema prerrafaelita del escritor inglés William Morris (1834-1896), publicado en la antología de 1891: Poemas por el camino (Poems By the Way).

El mensaje del viento de marzo, sin dudas uno de los poemas de William Morris más importantes, desarrolla la firme postura política del autor en contra de las desigualdades sociales. En definitiva, el viento que sopla desde las grandes ciudades trae consigo el testimonio de sus desventuras, y su voz, como un canto ancestral, agita la noche de los desafortunados.

Resulta difícil leer este notable poema de William Morris sin sentir que las mismas desigualdades, las mismas injusticias sociales que desvelaron al poeta, siguen tan vigentes como entonces.




El mensaje del viento de marzo.
The Message of the March Wind, William Morris (1834-1896)

Bella es ahora la primavera, y la tierra mira
con los ojos de un amante el rostro del sol;
la luz se perpetúa, y la esperanza abraza
los acres de verde que de a poco florecen.

¿Siempre seremos felices? Acércate y escucha:
dicen que allá abajo, cuando la luna nueva se ponga,
y el cielo de marzo se oscurezca, desde la cima del cerro
quizás veremos el resplandor de la gran ciudad.

¡Escucha el viento en las ramas de olmo!
Sopla desde Londres, y del oro, la esperanza y del desasosiego habla,
del poder que no puede; de la sabiduría que sabe
pero que de lo peor y lo mejor no enseña nada.

¡Escuchen! El viento de marzo habla de gentes,
de la vida que allá se vive, tan demacradas y lúgubres
que si entre ellos viviéramos
mi cariño vacilaría, tu belleza se oscurecería.

Los cantantes han cantado y los constructores han construido,
los pintores han moldeado sus cuentos encantadores;
¿Para qué se ha dorado el libro del mundo, para quién,
cuando todo es para éstos, excepto el negro de la noche?

Volvamos a la posada, mi amor, a las luces y al fuego,
a la antigua melodía del violinista, a los pies que se arrastran;
pronto habrá allí reposo y deseo,
y será dulce la luz de la mañana.

Y mientras volvemos, mi amor, el viento sopla detrás,
llevando el último cuento que narra esta noche:
como la semilla invernal, escondida, imperecedera,
como el trigo sembrado en otoño que reverdece bajo la nieve,
como el amor que nos abrumó, desprevenidos, sin amar,
como el bebé que en tu vientre crece,
así florece la esperanza del pueblo.

¡Pero miren! La vieja posada, las luces, el fuego,
la antigua melodía del violinista, los pies que se arrastran,
pronto habrá reposo y deseo,
y los ideales, transformados en hechos,
serán dulces a la luz de la mañana.


Fair now is the spring-tide, now earth lies beholding
With the eyes of a lover, the face of the sun;
Long lasteth the daylight, and hope is enfolding
The green-growing acres with increase begun.

Shall we be glad always? Come closer and hearken:
Three fields further on, as they told me down there,
When the young moon has set, if the March sky should darken,
We might see from the hill-top the great city’s glare.

Hark! the March wind again of a people is telling;
Of the life that they live there, so haggard and grim,
That if we and our love amidst them had been dwelling,
My fondness had falter’d, thy beauty grown dim.

The singers have sung and the builders have builded,
The painters have fashioned their tales of delight;
For what and for whom hath the world’s book been gilded,
When all is for these but the blackness of night?

Come back to the inn, love, and the lights and the fire,
And the fiddler’s old tune and the shuffling of feet;
For there in a while shall be rest and desire,
And there shall the morrow’s uprising be sweet.

Yet, love, as we wend, the wind bloweth behind us,
And beareth the last tale it telleth to-night,
Like the seed of midwinter, unheeded, unperish’d,
Like the autumn-sown wheat ’neath the snow lying green,
Like the love that o’ertook us, unawares and uncherish’d,
Like the babe ’neath thy girdle that groweth unseen;
So the hope of the people now buddeth and groweth

But lo, the old inn, and the lights, and the fire,
And the fiddler’s old tune and the shuffling of feet;
Soon for us shall be quiet and rest and desire,
And to-morrow’s uprising to deeds shall be sweet.


William Morris
(1834-1896)




Poemas góticos. I Poemas de William Morris.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de William Morris: El mensaje del viento de marzo (The Message of the March Wind), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Fredric Brown.
Libros de Radu Florescu.
Novela de Oliver Goldsmith.

Poema de Ella Wheeler Wilcox.
Libros de Raymond T. McNally.
Nombres de vampiros.