Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


Monstruos poco conocidos que nos visitan en sueños


Monstruos poco conocidos que nos visitan en sueños.




Existen incontables criaturas que nos acechan en sueños. La mayoría, hay que decirlo, se conforma con perturbar nuestro descanso; otras, como los Íncubos, Súcubos y la Gente Sombra, persiguen propósitos menos inocentes.

Tal es el caso de esta extraño y casi desconocido monstruo que nos visita en sueños.

Su nombre es Flygia, y procede de los mitos nórdicos. Sabemos realmente poco de él, apenas su frecuentación con la noche, su habilidad para pasar desapercibido, y su aún más asombroso coto de caza, nada menos que los sueños de sus víctimas.

Como una réplica ancestral de Freddy Krueger, Flygia sólo aparece en sueños, donde induce en el soñador elaboradas fantasías de autoflagelación. Esto tiene un propósito práctico: conseguir que el soñador se lastime en sueños al rascarse y así poder beber de su sangre, ya que Flygia es incapaz de realizar daño en el plano físico.

Aquellos que despiertan con extrañas heridas en la piel quizá puedan atribuirle a este monstruo una explicación un tanto audaz, pero posible.

Otra diagnóstico tradicional sostiene que aquellos que sueñan siempre con la misma persona, cuyos rasgos aparecen difusos, casi irreconocibles, son víctimas de esta clase de monstruos del sueño.

Flygia es uno de los monstruos del sueño más fieles que registra la leyenda: acompaña a su víctima a lo largo de toda su vida.

Una vez encontrado el huésped, casi siempre, un pariente sanguíneo, Flygia se adhiere a sus sueños como un molusco voraz. Noche a noche urde un amplio abanico de horrores y fantasías escandalosas, que aumentan en voluptuosidad a medida que su víctima eleva sus defensas psíquicas.

Se dice que cuando alguien despierta y ve al monstruo flotando sobre la cama es señal inequívoca de que la muerte se avecina, ya que la conexión entre Flygia y su víctima se rompe únicamente con el deceso del soñador, salvo que se tenga la precaución de tomar algunos oportunos métodos profilácticos.

Podemos pensar en Flygia como una especie de ángel de la guarda siniestro, un ente pegado literalmente a nuestros sueños y pesadillas. Por más aberrante que parezca, las leyendas señalan que este monstruo es el causante de los sueños eróticos, tanto de hombres como mujeres, ya que además de alimentarse de sangre Flygia tiene un gusto particular por las poluciones y secreciones orgánicas hijas del deseo.

En este sentido, podemos ubicar a Flygia como una rara subespecie de Súcubo o Íncubo, pero sólo opera en las márgenes vecinas del sueño.

La única forma de desembarazarse de este monstruo que acecha en los sueños es tener un gato en la casa. La presencia de un felino en la cama evita ahuyenta a todas las criaturas no humanas del plano astral que intentan alimentarse de nuestros sueños.




Diccionario de sueños. I Leyendas de vampiros.


Más literatura gótica:
El artículo: Monstruos poco conocidos que nos visitan en sueños fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Laura Lauman dijo...

La gran proliferación de seres sobrenaturales e inexplicables me lleva a pensar a veces que la humanidad es mucho menor de lo que cree. No sólo me refiero a edad (hay seres que, al parecer, estuvieron por aquí antes del homo sapiens, y siguen por aquí) sino en cantidad de miembros. Y es que ya no se va a poder dormir tranquila sin sospechar que tu marido es un ser sobrenatural o que le asecha uno, Monesvol.

Bonito ángel de la guarda siniestro. Si la humanidad deja de existir en el planeta, ¿nos seguiría a Marte? ¿Iría con la especie humana hacia colonias espaciales?

Por si las dudas, de todos modos ya tenemos gatos en casa.