Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poemas de William Wordsworth.
Relato de Lord Dunsany.
Microficción.

Poema de John Keats.
Relato de Charles Nodier.
Poema de W.B. Yeats.


Superman como símbolo de Moisés


Superman como símbolo de Moisés: mitología del superhéroe.

Resulta difícil justificar un título tan ambicioso, al menos para los que nos interesa la mitología de los superhéroes; sin embargo, la relación entre Superman y Moisés es demasiado evidente como para perjudicarla con un mal razonamiento.

Hace ya bastante tiempo, mientras buscaba referencias para el artículo: La psicología de los superhéroes, me topé con un libro realmente interesante: El mito del superhéroe (The Myth of the Superhero), de Marco Arnaudo, donde se retorna a un tema habitual en el estudio de los comics: la influencia de los mitos bíblicos en la construcción de los superhéroes.

La relación entre los superhéroes y los mitos hebreos comienza por sus creadores; por ejemplo, de Superman (Jerry Siegel y Joe Shuster), Batman (Bill Finger y Bob Kane), Capitán América (Joe Simon y Jack Kirby), y de una larguísima lista de personajes a cargo de Stan Lee y Will Eisner, por citar a los más conocidos; todos ellos de procedencia hebrea.

Dejemos de lado por un momento a los X-MEN y su clara alusión al antisemitismo, o a Spiderman, cuyo Peter Parker parece una réplica del inmigrante hebreo que llega Nueva York: neurótico, nervioso y lleno de culpa. El vínculo entre los superhéroes y la tradición hebrea alcanza su punto máximo con Superman, en cierta forma, una rara combinación entre la figura de Sansón, el Golem, e incluso Moisés.

A simple vista esto puede parecer descabellado, sin embargo, basta analizar las similitudes entre la mitología de Superman y ciertos aspectos de la tradición hebrea para advertir que sus semejanzas no pueden ser producto del azar.

Menos aún si consideramos que la mayoría de los superhéroes clásicos fueron creados a finales de los años '30, época donde los judíos fueron brutalmente perseguidos en Europa.

El pueblo hebreo, siguiendo la tradición del libro del Éxodo, debió enfrentarse a la aniquilación cuando el faraón ordenó ahogar a todos los niños varones hijos de esclavos. La madre de Moisés logra evitar la muerte de su hijo colocándolo en una cesta sobre la corriente del Nilo.

Por otro lado, los kryptonianos se enfrentan a una extinción similar, solo que en vez de utilizar un canasto los padres de Kal-El consiguen salvarlo colocándolo en una especie de sonda, o pequeña nave espacial, con destino a la Tierra.

Desde luego, en Kryptón no hay ningún faraón despótico que resuelva la aniquilación de los niños varones, sin embargo, el faraón es el representante de sol en la Tierra, y justamente es el sol de Kryptón quien origina la catástrofe conocida como "plaga verde" en aquel remoto planeta de la galaxia.

Cada uno en su "cesta", por decisión de sus padres, Superman y Moisés eluden la muerte y, en cierta forma, la sistemática extinción de sus estirpes.

También es sugerente que el verdadero nombre de Superman, Kal-El, incluya el sufijo "El", que en hebreo significa "Dios", el mismo que se encuentra en numerosos nombres de ángeles, entre ellos, Miguel, aquel arcángel que derrotó a Satanás y lo precipitó a los infiernos; digno precursor bíblico para un "salvador" llegado de Kryptón para combatir el mismo mal, ya bajo otro rostro.

Por otro lado tenemos el alter ego de Superman: Clark Kent, especie de parodia o estereotipo de los judíos que emigraron a los Estados Unidos en los años '30.

La S de Superman es en realidad un símbolo que significa "esperanza"; la misma que su padre, Jor-El (especie de versión kryptoniana del profeta José) deposita en su hijo.

En ambos casos, Jor-El y José, profetizan la catástrofe y son desatendidos por el pueblo.

Superman fue, en su infancia y adolescencia, un trabajador rural, y al igual que el pueblo hebreo, al que se le negó la posesión de tierras, su padre adoptivo no es dueño de los campos que trabaja.

Esta misma imposibilidad de ser dueño o titular de las tierras que trabajaban impulsó al pueblo hebreo al trabajo intelectual, es decir, a las letras; oficio que Superman adoptó bajo la forma del periodismo gráfico.

La influencia de los mitos bíblicos en la configuración de los rasgos esenciales de Superman es evidente, aunque no sería legítimo afirmar que ésa es su única influencia.

La figura de los superhéroes requieren muchos factores trabajando en simultáneo, en especial, una enorme flexibilidad para adaptarse a los intereses e inquietudes de una época determinada.




Más mitología comparada. I Libros de mitología.


Más literatura gótica:


El artículo: Superman como símbolo de Moisés fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com