Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de John Keats.
Wallpapers del romanticismo.
Poemas de William Wordsworth.

Relato de Lord Dunsany.
Microficción.
Poema de John Keats.


Hechizo para hacer que un hombre te ruegue

Hechizo para hacer que un hombre te ruegue.
Por Atenea Helenaus.



Los hechizos de dominación no son realmente efectivos cuando se los practica sin intenciones claras y una gran determinación.

Pero comparados con esos artículos de revistas femeninas que prometen despertar el interés en los hombres diciendo "sé tu misma" o "enfócate en ti", resultan casi tan eficaces como un vaso de agua para matar la sed.

No se dejen engañar. 

Desde ya que existen hechizos para despertar el interés de los hombres pero TODOS ellos funcionan durante un tiempo, o sea, su fuerza es superficial y únicamente temporal. 

Así que cuidado.

En estos casos lo mejor es combinar un buen hechizo para despertar el interés con otro que actúe sobre nosotras, abriendo nuestra mente e intuición. 

Estoy convencida que la mejor manera de capturar y sostener el interés de un hombre es entendiendo lo que ese hombre secretamente desea de una mujer.

Ningún hechizo te hará irresistible, en todo caso, serás irresistible cuando entiendas qué cualidad femenina única posees y cómo utilizarla para atraer la atención de los hombres.

Digo esto por las constantes consultas que envían a mi correo solicitándome hechizos de dominación, básicamente que hagan rogar a los hombres, sin entender que la cuestión va más allá de eso.

Claro que podríamos preguntarnos qué es lo que realmente quieren los hombres de una mujer.

Dion Fortune, una ocultista que se ocupó de la magia aplicada sobre las relaciones y tensiones entre hombres y mujeres, llegó a la conclusión de que los hombres se sienten "hechizados" por ciertos niveles del discurso femenino.

Probablemente esto se deba a una cuestión antropológica, quién sabe, pero lo importante es que el hombre oscila entre el desacuerdo directo, sin posibilidad de negociación, y la indiferencia. Pero todos ellos responden positivamente a un estilo de comunicación claro, abierto y rico en impresiones.

Según los estudios de Dion Fortune, los hombres solo se predisponen a experimentar una relación de gran intimidad cuando se consigue un nivel de comunicación acorde a sus expectativas.

En cierta manera, una buena comunicación logra que los hombres se sientan emocionalmente seguros respecto de la mujer, permitiéndoles compartir sus propios sentimientos sin reservas.

Otro detalle a tener en cuenta: el respeto.

Sí, suena a decálogo para la buena cristiana, pero psicológicamente funciona.

Los hombres entregan su completa atención a la mujer que los respeta. Desde ya que no hablo de sumisión, sino de respeto intelectual. ¿Cómo se obtiene? Escuchando y opinando con inteligencia.

Si el hombre no encuentra respeto frente a su discurso lo buscará en algún otro lugar.

Y la mujer que sabe comunicarse con su hombre puede influenciarlo de formas mucho más eficaces que "siendo ella misma" o cocinándole su plato preferido.

La trampa es evidente: las mujeres nos comunicamos de forma distinta a los hombres. 

Necesitamos volumen, por así decir, más que precisión. 

Y los hombres, justamente, se enganchan con mujeres que saben exactamente qué decir, cuándo decirlo y lo más importante, cómo decirlo.

Vamos ahora a lo más importante: el hechizo.

El siguiente hechizo trabajará tanto sobre el hombre que te interesa como sobre tu propia claridad mental, haciéndote dueña de la situación:

El primer martes con la luna en cuarto creciente reune los siguientes materiales:
  • Tres velas blancas.
  • Una fotografía tuya.
  • Una fotografía del hombre que quieres que te ruegue.


Exactamente a la medianoche coloca ambas fotografías enfrentadas, como si ambas imágenes estuviesen mirándose.

Enciende tus tres velas blancas, como formando un triángulo con las fotos en el centro.

Repite las siguientes palabras mágicas:

DISPELLERE NON TARDUS
MENTIS POTIRI HOMO
(nombre completo del hombre que te interesa)


Ahora toma ambas fotografías y quémalas sobre las velas repitiendo las siguientes palabras mágicas

IACULARI MACULA LINGUAE
EX PARABOLA INFIRMARE VOLUNTATIS
(tu nombre completo)

Guarda las cenizas y utilízalas para frotarte las manos antes de ver al hombre que te interesa.

Descuida, puedes enjuagarlas, pero es importante que lo hagas justo antes de verlo.








Más literatura gótica:

El artículo: Hechizo para hacer que un hombre te ruegue fue realizado por Atenea Helenaus para El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com