Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Relato de Edgar Allan Poe.
Poema de Robert Herrick.
Libro prohibido.

Poema de Robert Browning.
Relato de W.H. Hodgson.
Poema de John Keats.


Hechizo para revivir un animal

Hechizo para revivir un animal.


Un título como este puede llevarnos a pensar en la novela de terror de Stephen King: Cementerio de animales (Pet Sematary), y no estaríamos tan lejos de la verdad.

El primer hechizo para revivir un animal procede de los mitos asirios, pero fueron los egipcios quienes lo mejoraron y lo utilizaron con mayor frecuencia, especialmente para sus adorados gatos, un animal que consideraban sagrado.

Por supuesto que no se trata de un hechizo que realmente reviva a nuestras mascotas, sino más bien un hechizo que intenta trasmigrar el alma de un animal en particular hacia otro.

Durante una noche con la luna en cuarto creciente debemos tomar un puñado de tierra del lugar donde esté enterrado el animal que deseamos revivir.

Esa misma noche, antes del amanecer, debemos mezclarla con algunos granos de sal, y luego esparcirla sobre el suelo hasta formar un círculo.

Dentro del círculo se debe colocar la nueva mascota, un perro o un gato, por ejemplo, y decir siete veces en voz alta el nombre de nuestra vieja mascota.

¿Demasiado sencillo? Quizás. Las creencias antiguas no tenían las complicaciones de la magia renacentista. ¿Realmente funciona? ¿Es posible revivir a un animal mediante un hechizo? Definitivamente no. Si esperamos el retorno de un animal-zombie como el gato Church, de Cementerio de animales, quedaremos muy decepcionados.

A propósito de este clásico de Stephen King, me cuentan que el argumento original de la novela incluía un rito similar a este, aunque al final el autor decidió que sea la propia tierra maldita del cementerio la que vomitase a los muertos hacia afuera.


El artículo: Hechizo para revivir un animal fue realizado por Atenea Helenaus para El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a ateneahelenaus@gmail.com