Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Samuel Coleridge.
Frases de William Shakespeare.
Relato de Edgar Allan Poe.

Poema de Robert Herrick.
Libro prohibido.
Poema de Robert Browning.


Peter Pan y los verdaderos Niños Perdidos

Peter Pan y los verdaderos Niños perdidos.


Pienso que casi todos estarán familiarizados con la historia de Peter Pan y los Niños perdidos de Nunca Jamás, inmortalizada por el escritor inglés J.M. Barrie. Lo que pocos saben es que aquellos Niños perdidos, incluso el mismísimo Peter Pan, existieron realmente.

Estos Niños Perdidos del relato; casi todos pequeños que viven en una especie de corte liderada por Peter Pan en una tierra donde es imposible envejecer, fueron inspirados por un grupo de hermanos llamados The Davies boys, todos ellos hijos de Sylvia y Arthur Llewelyn Davies, un matrimonio amigo de un joven escritor llamado J.M. Barrie. Todos los personajes masculinos de Peter Pan están basados en ellos: Peter, George, Jack, Nicholas y Michael.

Ahora bien, es difícil imaginar que una familia aparentemente feliz encarne a un grupo de huérfanos en una tierra lejana. Sin embargo, así fue. J.M. Barrie organizó una especie de teatro familiar, en el cual todos los sábados se representa una obra sin fin sobre un grupo de jóvenes aventureros que luchaban contra piratas en una isla abandonada. Allí se encuentra la primera mención de Neverland.

J.M. Barrie se convirtió inesperadamente en el guardián legal de los muchachos tras la muerte de sus padres; David en 1907 a causa de sarcoma, y Sylvia en 1910 de una rara enfermedad degenerativa. El tío Jim (Uncle Jim), tal como lo llamaba el grupo, pasó de ser un mero entretenimiento y un divertido contador de cuentos a la única persona que se preocupó por ellos.

Lejos estaban los días en los que la orfandad era un simple argumento literario. En la primera aparición de Peter Pan durante la novela El pequeño pájaro blanco (The Little White Bird) ya se anuncia el destino desdichado de los muchachos.

Los Niños perdidos de J.M. Barrie siempre estuvieron asociados a las historias de Peter Pan, aunque esto no los libró de un sino familiar nefasto. Los tres hermanos mayores sirvieron en la Primera Guerra Mundial; dos de ellos murieron antes de cumplir los veinte años de edad; uno en combate y otro ahogado; y el tercero se suicidó ya anciano.

No queda claro si algunas historias preveen los hechos que vendrán, o si en definitiva son su causa. J.M. Barrie retrató a una familia feliz en una tierra bastante similar al limbo, es decir, una región en donde todo sucede una y otra vez; donde los piratas nunca mueren y los héroes jamás envejecen. Fuera de Nunca Jamás la muerte no tiene prejuicios en cerrar prematuramente algunas historias.




El artículo: Peter Pan y los verdaderos Niños Perdidos fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com