Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de Samuel Coleridge.
Frases de William Shakespeare.
Relato de Edgar Allan Poe.

Poema de Robert Herrick.
Libro prohibido.
Poema de Robert Browning.


Sociedad secreta de los Nueve Desconocidos


La Sociedad Secreta de los Nueve Desconocidos.


La única sociedad secreta exitosa es aquella sobre la que no tenemos noticias.

En este sentido, se nos permite pensar en un conjunto finito -pero demencial- de sociedades y cultos herméticos cuyo nombre solo se conoce entre sus adeptos. No es el caso del extraño grupo que hoy consignamos en voz baja: la Sociedad Secreta de los Nueve Desconocidos.

Esta sociedad, a menudo llamada Los Nueve Desconocidos (Nine Unknown Men), es referida como una de las organizaciones secretas más antiguas de la humanidad. Para algunos, entre los que se cuentan distintos profetas de la conspiración, la orden es siniestra, y se le atribuyen distintas fechorías políticas y económicas. Otros, casi todos, teósofos, señalan que la sociedad es benigna, y que trabaja por el bien de la humanidad.

La leyenda señala que la Sociedad Secreta de los Nueve Desconocidos fue fundada por el emperador Asoka en el 273 d.C. Ambicioso como su ancestro, el enigmático Chandragupta, Asoka avanzó con sus ejércitos sobre la región de Kalinga, hoy Calcuta. Sus habitantes, fieros y temerarios, vendieron cara su derrota con casi 100.000 hombres en lo que fue una verdadera carnicería. Allí, sobre los cadáveres humeantes de incontables guerreros, Asoka, que poseía armas de poder inconmensurable, resolvió seguir el camino de la no violencia.

El emperador se convirtió al budismo, y fundó la Sociedad Secreta de los Nueve Desconocidos para preservar una serie de conocimientos potencialmente letales para la humanidad. Horrorizado por la guerra, obligó a sus físicos, ingenieros y estrategas a volcar sus esfuerzos por el bien. La ciencia cambió de rumbo, y pasó del diseño de armas nefastas a la confección de medicinas y nuevas formas de cultivo.

Sobre estos Nueve Desconocidos cayó el peso del secreto. Sólo ellos conocían el arcano de los saberes del emperador Asoka, de sus armas y su tecnología, a menudo señalada como "sobrenatural". Se dice que la Sociedad posee un registro meticuloso que abarca todos sus años de existencia, y que en ocasiones ofreció sus servicios en momentos puntuales de la historia, brindando pequeños consejos militares, e incluso revelando esquirlas de un saber demasiado grande para las naciones beligerantes.

La Sociedad de los Nueve Desconocidos está compuesta, naturalmente, de Nueve Hombres. Cada uno de ellos es el custodio de un libro prohibido, reservorio de aquella ciencia arcaica. Los Nueve Libros, entrelazados por crípticos vínculos, conforman el saber absoluto del emperador Asoka.

H.P. Blavatsky, quien aseguró haber entrado en contacto con la Sociedad de los Nueve Desconocidos en el Tíbet, y luego en la India; señala la naturaleza siniestra de los Nueve Libros, y brinda algunos detalles sobre su contenido.

El primero libro, y quizás el más abominable, reune los postulados para el control absoluto de las masas, y enseña cómo un emperador, o una nación, pueden administrar la información pública para manipular e influenciar a su audiencia. Estas técnicas de dominio psicológico ya habían sido denunciadas por Epicuro, que nada sabía sobre los Nueve Desconocidos, señalando que el hombre es proclive a trasladar sus deseos naturales hacia lo que se le sugiere que necesita.

El segundo libro abarca lo que podríamos considerar como fisiología de la muerte, dando detalles del sistema nervioso y los puntos precisos por los cuales se puede matar a alguien con una ligera presión de los dedos.

El tercer libro, de naturaleza medicinal, revela técnicas desconocidas por la ciencia. El coronel Olcott, seguidor de Madame Blavatsky, sostuvo que gracias a él se purifican secretamente las aguas pútridas del Ganges al liberar bacterias desde su nacimiento en el Himalaya.

El cuarto libro revela los secretos de la alquimia, acaso aprovechando el mito de que la India posee pocas minas de oro, y, sin embargo, es una de las naciones antiguas con mayor riqueza en este mineral.

El quinto libro expone los arcanos de la telepatía o comunicación no verbal a distancia.

El sexto libro, más cercano a los intereses militares, incluye instrucciones precisas para construir el Vimana, esto es, un dispositivo de vuelo que gestiona las fuerzas de gravedad, a menudo mencionado en diversos libros sagrados, entre ellos, el Ramayana.

El séptimo libro explica la naturaleza del tiempo y el espacio, y el modo por el cual la mente puede atravesar inmensos espacios, e incluso abstraerse del tiempo, con menciones a lo que vulgarmente se conoce como intrauniverso.

Los últimos dos libros, aún hoy, continúan lejos del mito. Muchos especulan sobre armas de poder inconmensurable, otros de una falla en el sistema hermético de los Nueve Desconocidos. A la luz de las guerras en los últimos doscientos años no sería alocado afirmar que la Sociedad Secreta de los Nueve Desconocidos ha fracasado rotundamente, y que sus arcanos, otrora míticos, han sido superados por la infinita capacidad del hombre para lastimarse a sí mismo.


Nota: Talbot Mundy escribió una interesante novela acerca de esta leyenda, llamada: Los Nueve Desconocidos (The Nine Unknown).




El artículo: La Sociedad Secreta de los Nueve Desconocidos (Los Nueve Libros de los Nueve Desconocidos) fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com