Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Poema de John Keats.
Wallpapers del romanticismo.
Poemas de William Wordsworth.

Relato de Lord Dunsany.
Microficción.
Poema de John Keats.


4 novelas góticas fundamentales


Si bien el género gótico abarca distintos períodos y estilos, bien podemos hablar de una literatura gótica fundacional, no sólo desde lo cronológico sino desde lo estrictamente estético.

Siniestra y a menudo melodramática, desarrollándose en castillos embrujados o fantásticos paisajes, la novela gótica arrasó a lo largo de todo el siglo XVIII, influenciando incontables obras posteriores, entre ellas, el relato de terror tal como lo concebimos actualmente. Estas 4 novelas góticas fundamentales sentaron las bases de toda una literatura, no siempre apreciada en su justa medida. La primera, El castillo de Otranto (The Castle of Otranto, 1764), de Horace Walpole, nos inicia en la catástrofe y las invervenciones fantasmagóricas de una historia hasta el momento insólita. Vathek (Vathek, 1786), de William Beckford, alterna entre lo grotesco y lo exótico a medida que atestiguamos el descenso del califa Vathek hacia las regiones más insondables de la locura. El monje (The Monk, 1796), de Matthew Lewis, violenta y seductora, nos lleva desde aquel monasterio de capuchinos en Madrid a recorrer los senderos del amor prohibido. Y Frankenstein (Frankenstein, 1818), de Mary Shelley, nos permite apreciar la poderosa influencia de una tragedia perturbadora, que volverá una y otra vez sobre el cuento de terror de todos los tiempos.

Si nos viésemos en el aprieto de consignar 4 novelas góticas fundamentales, estos cuatro títulos serían, a mi entender, los que más y mejor han gravitado sobre la literatura.


4 novelas góticas fundamentales:





Más novelas góticas. I Novelas del romanticismo.


Más literatura gótica:
El resumen de las 4 novelas góticas fundamentales fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Anónimo dijo...

uuy... bueno, aqui no concuerdo... ¿dónde dejas a Melmoth?