«No hay un mañana»: Ann Finch; poema y análisis


«No hay un mañana»: Ann Finch; poema y análisis.




No hay un mañana (There's No To-Morrow) es un poema de la escritora inglesa Anne Kingsmill Finch, condesa de Winchilsea (1661-1720), publicado en la antología de 1713: Poemas misceláneos (Miscellany Poems).

No hay un mañana deduce que el hoy solo existe como la muerte del pasado, y el mañana como una mera presunción, un acto de fe, una ilusión a la que nunca se llega por completo. Para eso, elabora un recurso muy ingenioso.

Ann Finch utiliza el término To-Morrow para referirse al mañana; es decir, a su forma típica del Inglés Antiguo, To-Moreweto, «hacia»; y morewe, «mañana»—; con lo cual, una traducción más precisa del título sería: No hay un hacia el mañana, es decir, un hoy.



No hay un mañana.
There's No To-morrow, Ann Finch (1661-1720)

Largo tiempo han amado, y ahora la ninfa deseada
Viste la mortaja del matrimonio, como lo requiere el caso;
Urgida en el día donde su tristeza fue forjada,
Él prometió casarse con ella mañana.
Una y otra vez lo juró, para aplacar la tormenta
Que con sus votos habría de invocar.
El Mañana llegó en plácidas sucesiones;
Impacientes cada uno en si, la dama encinta
Lo conmina a mantener la palabra,
Y el infame sostiene sus mentiras.
Cuando al final, agotado, sin compasión,
Ajeno al remordimiento de la confesión,
Por sus juramentos eligió el engaño, la ilusión
De que era libre cuando no había un Mañana.
Pues cuando llegó el momento
Pensó que el mundo es Hoy,
Que no hay dicha en el Mañana.

El cuento es fantasía, más su moral es verdadera;
Mañana y mañana, nuestra juventud nos engaña:
En la decrepitud permanecerán las lágrimas.
El moribundo jamás piensa que hoy morirá;
Deshecha todos los designios del Señor:
Para la mente despierta no hay un Mañana.


Two long had Lov'd, and now the Nymph desir'd,
The Cloak of Wedlock, as the Case requir'd;
Urg'd that, the Day he wrought her to this Sorrow,
He Vow'd, that he wou'd marry her To-Morrow.
Agen he Swears, to shun the present Storm,
That he, To-Morrow, will that Vow perform.
The Morrows in their due Successions came;
Impatient still on Each, the pregnant Dame
Urg'd him to keep his Word, and still he swore the same.
When tir'd at length, and meaning no Redress,
But yet the Lye not caring to confess,
He for his Oath this Salvo chose to borrow,
That he was Free, since there was no To-Morrow;
For when it comes in Place to be employ'd,
'Tis then To-Day; To-Morrow's ne'er enjoy'd.

The Tale's a Jest, the Moral is a Truth;
To-Morrow and To-Morrow, cheat our Youth:
In riper Age, To-Morrow still we cry,
Not thinking, that the present Day we Dye;
Unpractis'd all the Good we had Design'd;
There's No To-Morrow to a Willing Mind.


Ann Finch, condesa de Winchilsea (1661-1720)




Poemas góticos. I Poemas isabelinos.


Más literatura gótica:
El análisis, traducción al español y resumen del poema de Ann Finch: No hay un mañana (There's No To-morrow), fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

0 comentarios:



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Origen y significado.
Relato de H.P. Lovecraft y C.M. Eddy, Jr.
Poemas de Thomas Carew.

El apocalipsis transgénico de Margaret Atwood.
Poemas de Dinah Craik.
Novela de Sarah Wilkinson.