Poema a las lágrimas.

La reducción de cualquier poema a su expresión esencial, siempre nos conducirá a la misma reflexión: todos los poemas son tristes, ya que todo recuerdo es triste.
El postulado no nos pertenece, aunque compartimos esta opinión, que tantos intelectuales sostuvieron con espíritu rebelde y beligerante.
Todo recuerdo es triste, especialmente cuando es el recuerdo de un momento dichoso, precisamente porque su evocación es una prueba del paso del tiempo y de nuestra inevitable mortalidad.

Lágrimas, no fluyan más.
Tears, flow no more, Edward Herbert of Cherbury.

Lágrimas, no fluyan más,
Y si vuestro anhelo es fluir,
Hacédlo con suavidad.
No invadan el mundo
Desde las pequeñas primaveras
Que vuestro flujo supo cultivar,
Antes de reposar llegando al mar,
En aquel lecho salobre,
Cuya esencia es similar
Al de estas lágrimas que corren.

Revolved mi corazón,
Sobre el ardiente fuego
De mis pálidos deseos;
O dejad que vuestros torrentes caigan
Sobre aquel diminuto juego
De chispas que en el aire se elevan,
Para diluirse luego en el calor de las llamas.
Así como se sacrifican sobre el fuego,
Mi amor se sacrifica en lágrimas.

Sin embargo, si la tempestad
De mis suspiros os conmueve,
Tu también deberéis fluir.
Mientras mi deseo aun quema.
Ningún alivio le traeréis a mi pena
Con vuestras vanas ansias de ayuda.
¿Porqué la ira permanece impávida
Ignorando estas pobres lágrimas,
Avivando mis moribundas llamas?

Edward Herbert of Cherbury.

Más Poemas Góticos. I Poemas de Amor. I Poemas Tristes. I Poemas de Edward de Cherbury.

Más Literatura Gótica:
El poema de Edward of Cherbury, Tears, flow no more, fue traducido al español por El Espejo Gótico. Para la utilización de nuestra versión escríbenos a elespejogotico@gmail.com