Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Microficción.
Relato de Algernon Blackwood.
Clásicos del relato fantástico.

Relato de Robert Louis Stevenson.
Poemas y relatos de Rubén Darío.
Misterios.


«El amor engañoso»: Charles Baudelaire; poema y análisis


«El amor engañoso»: Charles Baudelaire; poema y análisis.




El amor engañoso (L'Amour du mensonge) es un poema maldito del escritor francés Charles Baudelaire (1821-1867), publicado en la antología de 1867: Las flores del mal (Les Fleurs du Mal).

Charles Baudelaire parece impulsar la idea de que el amor se torna vulgar cuando intentamos racionalizarlo a través del lenguaje.

La única forma de acercarnos a una descripción medianamente justa del amor es a través de la poesía. La razón para esta elección es sencilla: el lenguaje humano es una herramienta para comprimir largos procesos mentales y reducirlos a un concepto asimilable por todos, pero el amor, a pesar de nuestros esfuerzos, se resiste a aceptar cualquier reducción conceptual.

La palabra es un espejo, sigiloso como el andar de los gatos; y aunque su estructura formal sea elaborada no deja de ser un eco, un reflejo que transmite una idea pero vagamente sus particularidades. La poesía, en cambio, trabaja de forma diferente; es, en todo caso, un metalenguaje cuya función es decir lo indecible, definir lo indefinible a través de signos que deben tener múltiples interpretaciones.

La lengua es concreta; incluso sus metáforas lo son. Cuando hablamos buscamos que nuestro interlocutor nos entienda. La poesía, en cambio, persigue otras urgencias que nada tienen que ver con unificar el mensaje hacia un decifrado objetivo. Un poema que sólo tiene una interpretación posible es siempre un mal poema.

La poesía no intenta ni debe ser clara, aunque su lenguaje lo sea. Escarba astutamente en la imaginación del lector y de allí extrae sus formas, tonos y texturas confidenciales. Un buen poeta jamás abundará en lo circunstancial; sabe que el lector, dentro de esa selectiva e inabarcable biblioteca que llamamos memoria, completará con sus propias imágenes y recuerdos la esencia de lo que se insinúa en los versos.



El amor engañoso.
L'Amour du mensonge, Charles Baudelaire (1821-1867)

Cuando te veo cruzar, oh mi amada indolente,
Paseando el hastío de tu mirar profundo,
Suspendiendo tu paso tan armonioso y lento
Mientras suena la música que se pierde en los tejados.

Cuando veo, en el reflejo de la luz que la acaricia,
tu frente coronada de un mórbido atractivo;
donde las luces últimas del sol traen a la aurora,
y, como los de un cuadro, tus fascinantes ojos.

Me digo: ¡qué bella es! ¡qué lozanía extraña!
El ornado recuerdo, pesada y regia torre,
la corona, y su corazón, prensado como fruta,
y su cuerpo, están prestos para el más sabio amor.

¿Serás fruto que en otoño da maduros sabores?
¿Vaso fúnebre que aguarda ser colmado por las lágrimas?
¿Perfume que hace soñar en aromas desconocidos,
Almohadón acariciante o canasto de flores?

Sé que hay ojos arrasados por la cruel melancolía
Que no guardan escondido ningún precioso secreto,
Bellos arcones sin joyas, medallones sin reliquias;
más vacíos y más lejanos, ¡oh cielos!, que esos dos ojos tuyos.

Pero ¿no basta que seas la más sutil apariencia,
alegrando al corazón que huye de la verdad?
¿Qué más da tontería en ti, o peor aún, la indiferencia?
Te saludo adorno o máscara. Sólo adoro tu belleza.


Quand je te vois passer, ô ma chère indolente,
Au chant des instruments qui se brise au plafond
Suspendant ton allure harmonieuse et lente,
Et promenant l’ennui de ton regard profond ;

Quand je contemple, aux feux du gaz qui le colore,
Ton front pâle, embelli par un morbide attrait,
Où les torches du soir allument une aurore,
Et tes yeux attirants comme ceux d’un portrait,

Je me dis : Qu’elle est belle ! et bizarrement fraîche !
Le souvenir massif, royale et lourde tour,
La couronne, et son cœur, meurtri comme une pêche,
Est mûr, comme son corps, pour le savant amour.

Es-tu le fruit d’automne aux saveurs souveraines ?
Es-tu vase funèbre attendant quelques pleurs,
Parfum qui fait rêver aux oasis lointaines,
Oreiller caressant, ou corbeille de fleurs ?

Je sais qu’il est des yeux, des plus mélancoliques,
Qui ne recèlent point de secrets précieux ;
Beaux écrins sans joyaux, médaillons sans reliques,
Plus vides, plus profonds que vous-mêmes, ô Cieux !

Mais ne suffit-il pas que tu sois l’apparence,
Pour réjouir un cœur qui fuit la vérité ?
Qu’importe ta bêtise ou ton indifférence?
Masque ou décor, salut ! J’adore ta beauté.

Charles Baudelaire.



Más poemas de Charles Baudelaire. I Poemas góticos.


Más literatura gótica:
El resumen y análisis del poema de Charles Baudelaire: El amor engañoso (L'Amour du mensonge) fueron realizados por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Pienso que como dices racionalizar el amor.. lo hace brusco y lo degrada a tener una idea de ello..

Será también que las apariencias engañan?, o que el engaño es parte del conocimiento a poteriori?

Porque si supieramos antes, no tendria encanto..pero al mismo tiempo cuando sucede que hay algo especial en aquella mirada lejana del otro..sientes impulso es tenerla cerca y luego empieza el conocimiento.. donde fijas si era para ti, pero luego en ese proceso de conocer..hay diferencias..y el tiempo es la distancia más larga..

mmm, involucre mi vida personal.. y es que.. el amor y la seguridad provocan miedo a su futuro?

porque.. porque? la Idea de Eternidad..?

y alli evoco al Poema una invitación a la Eternidad de Clare si mal no recuerdo..

Lady Danny.

un Saludo.

paola dijo...

los poemas goticos son
hermosos

Albert dijo...

pendejos poemas goticos!!!
si es charles baudelaire
originario de Francia!!!
practicamente de 1860's

Anónimo dijo...

Él no solo adora su belleza como dice el ultimo verso, en mi opinión él está loco por esa mujer, es su amor platónico, pero se nota que no le han hecho el más mínimo caso y por eso lo dice de manera desinteresada, pero si le dedicó esta poesía que no venga a decir que "solo adora su belleza" adora su belleza y todo lo que de ella brota incitando a su imaginación.. la ha soñado, la ha detallado en sus fantasías, es su amor platónico! esta mujer no supo apreciar, fue ciega y .. es un amor engañoso, pues baudelaire se sintió frustrado con no poder lograr un poco más. Baudelaire, todos nos hemos reflejado en ese espejo de los amores platónicos, y por ello decimos "solo adoro su belleza" y es verdad, es lo único que podemos retener, no nos queda otro remedio! pero si esta belleza le hubiera concedido a Baudelaire una oportunidad...quién sabe cual hubiese sido la poesía correspondiente! jajaa
Si Baudelaire se me aparece en sueños esta noche, como que estará algo enojado, mejor que no! no comentaré mas nada de la vida del poeta, que solo estoy pensando a través del teclado..
me ha encantado ese poema.

Osman Gonzalez dijo...

el amor murió hasta en los poemas...