Belleza Gótica: un poema de Charles Baudelaire

La única manera de abordar el tema de la Belleza es a través de la poesía. Ensayamos una burda explicación:

Cuando un poeta es bueno, sus versos dibujan imágenes en nuestra mente; pero cuando el poeta es genial, utiliza nuestras propias imágenes para urdir sus fantasías. Charles Baudelaire no nos dice demasiado sobre la Belleza en este poema; él sólo nos sugiere una idea, una sombra si se quiere, y nosotros, los lectores, llenaremos ese vacío con nuestra propia concepción de la Belleza.

Es así que la poesía se torna una virtud divina, un don que los mortales apenas acariciamos; pero que oscuramente intuímos como parte esencial de nuestra naturaleza.

Cada uno de nosotros imaginará un rostro diferente para la Belleza de Baudelaire, haciendo que el poema jamás deje de escribirse. Sus versos se dilatarán en las fronteras del tiempo, hasta que el último de los hombres que lo lea complete el círculo. Entonces sí, finalmente podremos decir que el poema ha concluido.

Uno de los amigos de este Espejo, Emanuel Swedemborg, intuyó que detrás de la poesía que los mortales podemos contemplar existía otra, acaso más inabarcable pero más perfecta: la poesía de Dios. Según nuestro visionario, Dios puede percibir en un sólo instante todas las imágenes y sutilezas con las que los lectores han adornado un poema. El cuadro es ominoso, imaginemos que los miles de seres que nos precedieron en la lectura de esta poesía, y los millones que nos sucederán, seremos parte unos versos que sólo la divinidad puede apreciar.

Me apresuro a terminar este exordio para que puedas completar tu parte.

La Belleza.
La Beaute, Charles Baudelaire.

Yo soy Bella, oh mortales! como un sueño de piedra,
y mi seno que a todos eternamente torturó,
ha sido creado para inspirar amor a los poetas.

Eterna e incólumne, como la materia.
Incomprendida esfinge, reino en azul;
El níveo corazón junto a la blancura del cisne;
detesto el movimiento que desplaza las líneas.

Yo jamás lloré, como tampoco jamás reí.
Los poetas, ante mis gestos altivos,
Que recuerdan antiguos monumentos,
consumen sus días en penosa labor.

Que para fascinar a estos dóciles amantes
Tengo puros espejos que embellecen las cosas:
Mis ojos, mis dos enormes pozos de eternidad.

Charles Baudelaire.

Esta traducción del poema La Beaute, de Charles Baudelaire, fue traducida por El Espejo Gótico. Para utilizar nuestra versión puedes escribirnos a: elespejogotico@gmail.com

Más poemas de Charles Baudelaire. I Más poesía gótica.

Más Literatura Gótica:

6 comentarios:

Anónimo dijo...

este poema esta chevere y my gotico. este es uno bien bonito.

Cronos by black dijo...

Buen poema..

Anónimo dijo...

esta bonita tu pagina,pero este poema de charles baudelaire esta mal traducida.

Aelfwine dijo...

Un anónimo especialista en francés! Qué curioso. En todo caso, que no estés de acuerdo con la selección de palabras no significa que esté mal traducido..
Y de paso.. se dice "mal traducido"
Saludos.

SanThy dijo...

Que tal jovenes del Espejo Gotico, sigo entrando muy seguido a su blog, me parece de lo mejor que pude encontrar en la web. Sobre este poema lo lei y use algunos fragmentos de el(No es mi intencion robar ni darme credito). Tengo en mi pobre blog su enlace, para aquellos que dicen que no tengo nada pues que se den una vuelta a este blog.... Saludos compañeros oscuros y espero que sigan aportando mucho para que personas como yo sigamos siendo maravillados con la cultura G....

Saul dijo...

Que tal mis hermanos, en esta noche me da gusto encontrarme con espacios como estos, dedicados a la poesía, si bien no soy todo un poeta si soy un apasionado por ella y los invito a que si es de su agrado visiten una pequeña pagina que tengo en facebook llamada versos de la noche de antemano gracias y que las sombras los protejan¡¡¡¡¡