El tercer Señor Oscuro de la Tierra Media


El tercer Señor Oscuro de la Tierra Media.




[Entre los sirvientes de Melkor que tienen nombres, el más grande era el espíritu al que los Eldar llamaban Sauron, o Gorthaur el Cruel. El Silmarillion]


¿Qué hace exactamente Sauron en el Silmarillion para ganar esta distinción? Glaurung es mucho más aterrador para los enemigos de Morgoth que Sauron. Aniquila legiones enteras de Elfos de la Primera Edad; casi por sí solo rompe el asedio de Angband y usa su mirada mágica para controlar la mente y aplastar el alma de cualquiera. No solo eso, sino que exhibe una astucia significativa y es un líder exitoso de las fuerzas de Morgoth por derecho propio. ¿Cómo es que este super-dragón no es el sirviente número uno? Cuando Morgoth necesitó matar Elfos recurrió a Glaurung y le entregó el mando en la batalla más crítica de la guerra. El resultado fue una victoria tan absoluta que, en un instante, toda la dinámica de la Tierra Media cambió por completo [ver: Morgoth y la ingeniería genética que creó a los Orcos]

Esta [hay que decirlo] también fue una batalla en la que Sauron estuvo notoriamente ausente [un tema recurrente]. No es exactamente lo que esperarías del «mejor sirviente» de Morgoth. Si fuera realmente tan útil, uno creería que habría tenido un papel relevante en una batalla para la que Morgoth se había estado preparando durante más de 400 años [ver: Morgoth vs. Sauron: ¿quién fue más poderoso?]

Después de todo, las mayores contribuciones de Sauron a los esfuerzos de Morgoth en la guerra de la Primera Edad fueron esconderse de los Valar [dos veces], rogar misericordia cuando ya no pudo esconderse más, perder Tol Sirion ante un abrumador ejército de dos personas, meterse con la chica equivocada y ser derrotado por su perro parlante [ver: ¿Cómo era el aspecto de Sauron en realidad?]

Dejando el humor de lado, el currículum de la Primera Edad de Sauron es bastante pobre Y no olvidemos que todo lo que pasó después fue menos importante; palideciendo comparativamente en términos de magia, poder, épica, etc., con los sucesos de la Primera Edad. Entiendo que Sauron, aparentemente, es el heredero natural de Morgoth; no debido a sus hazañas, que fueron escasas en comparación con sus derrotas, sino a que es el único aliado capaz de recoger la antorcha si Morgoth cayera. Glaurung, considerablemente más poderoso que Sauron, probablemente habría encontrado un montón de oro debajo de una montaña en algún lugar y estaría contento con eso; quizás sin amenazar a la Tierra Media por razones propias.

Pero Tolkien, en la cita inicial, está hablando de Sauron en el contexto de un «sirviente», no de su potencial como posible Señor Oscuro. Sostiene, sin ambigüedades, que Sauron era el sirviente «más grande», incluso cuando Glaurung demostró ser mucho más devastador para sus enemigos. Estoy bastante seguro de que la idea de ser derrotado permanentemente nunca entró en la mente de Morgoth y que la habilidad para sucederlo nunca fue una calificación buscada en sus subordinados. Lo único que hace a Sauron especial es que es el único tipo lo suficientemente inteligente para sobrevivir a la caída de Morgoth [ver: ¿Tom Bombadil podría haber derrotado a Sauron?]

Con Morgoth fuera de escena, Sauron tampoco parece haber sido un Señor Oscuro particularmente eficaz. Nada de lo que hizo por su cuenta tuvo éxito en última instancia y cada uno de sus planes fracasó de alguna manera. Su plan para destruir a Númenor le costó su cuerpo físico; y su intento de fundirse a sí mismo con el Anillo Único eventualmente lo llevó a su fin [ver: ¿Qué significa realmente la inscripción en el Anillo Único?]. Entonces, ¿qué nos estamos perdiendo?

Mucho, en realidad.

Sauron, con la ayuda de la aristocracia corrupta, fue responsable de hundir Númenor. Perder su cuerpo físico en el proceso no parece un tributo demasiado oneroso. También fue responsable de subyugar gran parte de la Tierra Media durante la Segunda Edad. ¿Qué hizo su competidor más cercano, el Balrog de Moria, en el mismo período? Esconderse debajo de una montaña antes y después de echar a un grupo de Enanos. ¿Y el último de los dragones? Bueno, arrasó con Erebor... y no mucho más [ver: ¿Qué sucedió durante la lucha entre Gandalf y el Balrog?]

Sauron tomó la antorcha de Morgoth, algo que ningún otro poder del mal hizo efectivamente. Eludió la captura dos veces, ¡que es dos veces más de lo que Morgoth logró hacer! Además, el poder principal de Sauron es el engaño, de modo que quizás incluso engañó a Morgoth para ser considerado su lugarteniente.

El problema con este tipo de razonamiento es que fácilmente podemos confundir qué significa el poder. ¿Quién es más poderoso, un general de ejército o un luchador de artes marciales mixtas? En un combate personal, uno contra uno, estoy seguro de que el luchador derrotaría al general, pero eso no significa que sea más poderoso en un sentido más amplio. De manera similar, otras criaturas de la Tierra Media pueden haber sido más poderosas individualmente que Sauron, pero este trabajó en términos de organización, corrupción y engaño y durante largos períodos de tiempo, generando efectos mucho más fuertes y perdurables que las tierras arrasadas por el fuego de Glaurung [ver: Sauroniano: análisis de la Lengua Negra de Mordor]

J.R.R. Tolkien lo insinúa a lo largo de toda su obra: sin liderazgo, las fuerzas del mal [Orcos, Balrogs, Dragones] simplemente se dispersan y pierden poder. Por supuesto, siguen siendo poderosos; pero, ¿cuánto daño hace un Balrog en las profundidades de las minas de Moria? ¿Cuánto daño hace Smaug durmiendo profundamente bajo la Montaña Solitaria?

Sauron no solo organizó los ejércitos del mal [incluidos los orientales, Uruk-Hai, etc.], sino que usó su conocimiento y poder para corromper a su oposición [Saruman], y debilitar a sus enemigos [Denethor]. Incluso sus objetos mágicos [sin dirección específica] eran capaces de corromper. Bastó una breve interacción con estos objetos, como el Anillo Único, para plantear una seria prueba de voluntad a personajes evidentemente poderosos, como Galadriel y Gandalf [ver: Gandalf, como Señor del Anillo, sería peor que Sauron]

Aunque no está cubierto en El Hobbit y El Señor de los Anillos, Sauron causó la caída de Númenor. Esa fue una gran victoria. Los hombres de Númenor, según algunas medidas, eran más poderosos que los Elfos. Fueron los Hombres de Númenor quienes crearon los muros y la torre de Orthanc, la cual, en la Tercera Edad, «ningún poder en la Tierra Media tenía la capacidad de derribar», ni siquiera los Elfos y los Ents [ver: ¿Qué pasó con las Ent Mujeres?]

Además, Sauron causó la caída de Númenor no a través de la fuerza sino de la persuasión, la mentira, el engaño. No solo corrompió a los hombres de Númenor sino que los hizo usar su poder contra los Valar. Impulsado por Sauron y temiendo la vejez y la muerte, Ar-Pharazôn construyó una gran armada y zarpó hacia el oeste para hacer la guerra contra los Valar, apoderarse de las Tierras Imperecederas, y así lograr la inmortalidad. Sauron, por supuesto, se quedó atrás. Tolkien describió esta excursión como «la mayor fuerza jamás reunida en Arda»; lo cual no es poco.


[La grandeza de Sauron es similar a la de Gandalf. El suyo no es un poder físico bruto, o mágico, como el de la reina en el ajedrez; es más como el del maestro de ajedrez que mueve las piezas.]


Con estas palabras, Tolkien deja en claro cuál es la naturaleza del poder de Sauron, y por qué fue el heredero natural de Morgoth, aun cuando no era la criatura físicamente más poderosa, o mejor dicho, la más capaz de ejercer un daño significativo e inmediato.

Individualmente, un dragón tiene una enorme capacidad de destrucción, sin embargo, vemos que «Sauron puede torturar y destruir las mismas colinas» [Galdor, en el Concilio de Elrond]. Para Tolkien, una cosa es el poder y otra es la capacidad de destrucción. Sauron tiene poder, Glaurung tiene capacidad de destrucción. Tolkien probablemente diría que Galadriel era más poderosa que Smaug, pero ella difícilmente podría vencerlo en una pelea; su poder estaba en preservar, nutrir, resistir y brindar ayuda: un tipo diferente de poder.

Otra observación interesante: Sauron es poderoso de la misma manera que Gandalf, dice Tolkien. ¿A qué se refiere exactamente? Ambos recopilan y difunden información, reúnen fuerzas, forman alianzas e influyen en otros poderes para hacer lo que se debe hacer, según sus intenciones. Trabajan más como maestros de ajedrez que como peones, para seguir con la imagen que propone Tolkien [ver: ¿Gandalf podría haber derrotado a Sauron?]


[En todas las hazañas de Melkor en Arda, en sus vastas obras y en los engaños de su astucia, Sauron tuvo una parte, y fue solo menos malvado que su maestro porque durante mucho tiempo sirvió a otro y no a sí mismo. Valaquenta]


Con esto, Tolkien deja en claro que Sauron estuvo involucrado en todo lo que hizo Morgoth, incluso si esto no se desarrolla explícitamente en la historia. Es decir que es mucho lo que no conocemos sobre esos aportes a la causa de Morgoth, solo que existieron, y que en cierta medida fueron decisivos.

Muchas cosas en El Señor de los Anillos funcionan de esta manera. Por ejemplo, nunca vemos a Elrond o Galadriel haciendo mucho realmente [me refiero a la trilogía] pero todavía nos queda la clara impresión de que son personalidades importantes y poderosas. Glaurung bien podría haber sido mejor destruyendo ejércitos en un campo de batalla; pero si Morgoth hubiese querido hacer algo que requiriera astucia y sutileza, se habría dirigido a Sauron.

Volvamos a la cita con la que abrimos este artículo: «Entre los sirvientes de Melkor que tienen nombres, el más grande era el espíritu al que los Eldar llamaban Sauron, o Gorthaur el Cruel». La lectura más fácil parece ser la siguiente: dentro de un grupo de seres [sirvientes], entre los cuales debemos incluir a Glaurung, Sauron era «el más grande» de alguna manera no especificada. Pero, ¿qué significa ser «el más grande» en este contexto? Es una definición bastante genérica. Podríamos tomarla de varias formas, entre otras, que Sauron era el más efectivo o el más destructivo de los sirvientes de Morgoth, pero también podría referirse a su astucia, inteligencia y [algo que no suele tenerse demasiado en cuenta cuando se trata del mal en la Tierra Media] lealtad.

En efecto, Sauron es leal, quizás no del todo a Morgoth, pero sí a su causa; y eso queda demostrado en la forma en la cual asumió el rol de Señor Oscuro en la Tierra Media una vez que su antiguo amo quedó fuera de combate. Y no solo eso, sus logros como Señor Oscuro son numerosos, y ciertamente más impactantes que sus escasas victorias como sirviente.

Por ejemplo, parte de aquella corrupción de los Numenoreanos incluyó hacer que la mayoría [que adoraba a Morgoth, no a él] realizara sacrificios humanos de la minoría [que permaneció leal a Eru]. En ese contexto, provocó una invasión [¿casi exitosa?] de lo que equivale al Cielo en la Tierra Media, lo que causó tanto miedo y alarma entre los Valar que le rogaron a Eru que interviniera. Y Eru intervino, literalmente partiendo el planeta en dos, transformándolo por completo, retirando Aman a un plano inaccesible desde el plano físico. Ni Morgoth se hubiese atrevido a soñar tanto [ver: El horror cósmico en El Señor de los Anillos]

Además, Sauron engañó a los seres más sabios del planeta, los Eldar, para que se convirtieran en sus secuaces involuntarios durante la forja de los Anillos. Convirtió en su sirviente a uno de los seres enviados a luchar contra él, un Maia [Saruman]. Y cuando este Maia trató de engañar a Sauron [¡pésima idea!], este lo redujo a un mendigo charlatán con el nombre más degradante posible [Sharkey], que suena como un pilluelo callejero de una novela de Dickens [ver: El misterioso Anillo de Saruman]

Por supuesto, Sauron comenzó varias guerras mundiales y, aunque las perdió todas, se llevó consigo a muchas de las figuras más importantes de su tiempo, tanto Elfos como Hombres. Además, durante estas guerras también se destruyeron porciones significativas de Arda, para siempre.

Otra victoria de Sauron fue haber creado y gobernado un reino de horror, envenenando la propia tierra. Creó nueve sirvientes inmortales que infundían miedo en los corazones de todos los que tenían la mala fortuna de cruzarse en su camino [ver: Los extraños poderes de los Nueve Anillos]. Capturó la joya del reino más grande de la tierra, Minas Ithil, y la convirtió en una visión infernal de sufrimiento y terror, manchándola tan profundamente que no pudo ser limpiada y tuvo que ser destruida. Ayudó a destruir la ciudad capital del reino más grande de la tierra, Osgiliath, y después de que esta fuera reubicada en Minas Anor/Tirith, también la asedió y destruyó parcialmente. Gobernó gran parte del planeta, tal vez la mayor parte [¿quién sabe hasta qué limites orientales llegó su influencia?], y a muchos, quizás a la mayoría, de los Hombres que vivieron allí durante miles de años.

Y no olvidemos que Sauron tenía un volcán como mascota. Sí, un volcán. Controló cientos de miles de Orcos, Trolls, bestias y quién sabe qué más, simultáneamente, solo con el poder de su voluntad. De hecho, dependían tanto de su voluntad que cuando Sauron se distrajo un segundo con toda la situación de «hay un Hobbit en mi volcán con mi Anillo», este enorme ejército de sirvientes quedó totalmente paralizado. Cubrió la mayor parte del continente en la oscuridad durante varios días. Solo pudo ser destruido por alguien que realiza una tarea casi imposible. Incluso después de ser destruido, todavía existe, y regresará al final de los tiempos para destruir el mundo con su mejor amigo [ver: El león, la bruja y el Fimbulvetr]

Sauron fue desterrado y debilitado por la destrucción del Anillo, pero solo Eru [o alguien específicamente elegido por Eru] podrá matarlo de verdad. Dominó el curso de los eventos en Arda durante unos 7.000 años. Casi todo lo que sucedió en este tiempo, y que vale la pena mencionar, tuvo que ver con él. La mayor parte del tiempo que Morgoth estuvo activo, Arda no existía o estaba prácticamente deshabitada. Sauron determinó la historia del mundo habitado durante un tiempo increíblemente largo. De hecho, Tolkien dijo que han pasado unos 6.000 años desde que Sauron fue derrotado. Eso significa que Sauron estuvo presente y causó problemas durante 1,000 años más que todo el tiempo que ha pasado desde su caída... Y aún no ha terminado, en algún momento en el futuro [con suerte, lejano], volverá e intentará matarnos a todos de nuevo.

Bajo esta perspectiva, Sauron parece haber sido mucho más poderoso que Glaurung.

Sauron fue el mayor sirviente de Morgoth porque era fiel, hábil, sutil y poderoso, de hecho probablemente el más poderoso de los Maiar. Si bien Gothmog, Señor de los Balrogs, o Glaurung, Padre de los Dragones, podrían haber sido excelentes generales de campo, liderando ejércitos y trayendo destrucción, Sauron era más sabio para mover las piezas.


[Mientras Morgoth todavía estaba de pie, Sauron no buscó su propia supremacía, sino que trabajó y tramó para otro, deseando el triunfo de Melkor, a quien al principio había adorado.]


J.R.R. Tolkien comenta que Sauron, siendo un Maiar no caído todavía, amaba el orden y la coordinación, y le disgustaba toda confusión y derroche. En este contexto, fue la aparente voluntad y el poder de Melkor para llevar a cabo sus diseños rápida y magistralmente lo que originalmente atrajo a Sauron. Ciertamente, los talentos organizativos de Sauron le permitieron elevarse en el favor de Morgoth lo suficiente como para que fuera parte de todo lo que hacía su maestro: [«En todas las hazañas de Melkor en Arda, en sus vastas obras y en los engaños de su astucia, Sauron tuvo un papel»]. Tolkien incluso observa que Sauron era menos malvado que Morgoth porque durante mucho tiempo sirvió a otro y no a sí mismo, es decir, porque podía reconocer la superioridad de otro ser.

Tolkien a menudo se refiere a la «grandeza» para describir la fuerza o el poder. Siempre es explícitamente claro y rara vez tiene matices, salvo cuando esa «grandeza» no es una expresión unitaria, sino perceptible únicamente en relación con otra unidad existente. Podemos ver otros ejemplos en sus descripciones de los Valar o de los Istari. En Las dos torres, por ejemplo, se nos informa que Saruman era considerado por muchos el jefe de los Istari; y, en el Concilio de Elrond, Gandalf declara explícitamente que «Saruman el Blanco es el más grande de mi orden». Sin embargo, estas son solo opiniones. De hecho, Círdan y Galadriel opinaban que Gandalf era «más grande» que Saruman [ver: Gandalf y la tercera ley de Clarke: la magia como forma avazada de tecnología]

La naturaleza ambigua de las estructuras de poder en la Tierra Media es fundamental para comunicar el equilibrio de poderes; porque todo existe dentro de un esquema inamovible [todas las cosas provienen y terminan en Eru]; de modo que el equilibrio calculado es clave para la tensión temática y la resolución a un nivel abstracto tanto para comprender las motivaciones de grupos como de un individuo dentro de las diversas historias.

Para finalizar, repasaremos una hazaña poco conocida de Sauron: su papel durante el cautiverio de Melkor .

En 1960, Tolkien escribió un ensayo que resuelve algunas dificultades con la cronología del despertar de los Elfos. En este ensayo le asigna algunos nuevos roles importantes a Sauron:


[El surgimiento y la caída (de los hombres) tuvo lugar durante el Cautiverio de Melkor, y no fue logrado por Melkor en persona, sino por Sauron. Ocurrió alrededor de 100 AV (Años Valianos) después del Despertar de los Quendi, unos 14.400 AS (Años Solares) más tarde. El despertar de los Quendi (The Awaking of the Quendi)]


Tan pronto como descubrió a los Quendi [si no mucho antes], Melkor construyó Angband. Una de sus funciones no solo era defender las costas occidentales, sino también ocuparlas. La función principal de Thangorodrim [originalmente volcánico] era producir humo, vapores y oscuridad. Todas las costas del noroeste estaban cubiertas y la luz se excluyó en gran medida durante cientos de años antes de que Melkor fuera atrapado. Sauron tuvo un papel principal en esto; y cuando los Valar finalmente llegaron a la Tierra Media, él [bajo las órdenes de Melkor] plantó una fuerte resistencia, mientras Melkor se retiraba y reunía casi todas sus fuerzas en Utumno.

Angband fue destruido en gran medida, aunque los Valar, que inmediatamente pasaron a Utumno [aparentemente el centro real del poder de Melkor], no hicieron ningún intento por demolerlo por completo. Pero cuando Melkor fingió sumisión a Manwë, le ordenó a Sauron que lo reconstruyera [lo más secretamente posible, en gran parte ampliando sus mansiones subterráneas] ya concibiendo su escape y regreso. No hubo más humos hasta que Melkor regresó: pero cuando lo hizo Angband estaba casi listo. Melkor lo convirtió en su principal sede de poder, por razones estratégicas y debido a la llegada de los Eldar. Si hubiera tenido éxito, tal vez habría regresado a Utumno, pero no hasta que los Eldar fueran derrotados o destruidos.

En todo esto Sauron tuvo parte, y una parte importante, tanto que siquiera concebir la posibilidad de un tercer Señor Oscuro en la Tierra Media, incluso con el poder devastador de Glaurung, resulta casi imposible.




Tierra Media. I Taller gótico.


Más literatura gótica:
El artículo: El tercer Señor Oscuro de la Tierra Media fue realizado por El Espejo Gótico. Para su reproducción escríbenos a elespejogotico@gmail.com

1 comentarios:

Patancita dijo...

Por que el Tercer Señor Oscuro? Si Morgoth es el primero y Sauron el tercero, quien es el segundo?



Lo más visto esta semana en El Espejo Gótico:

Análisis de «El Templo» de H.P. Lovecraft.
Tierra Media.
Tierra Media.

Relato de Henry Hasse.
Análisis de «El Montículo».
Relato de August Derleth.